dimecres, 20 de març de 2019

DAMON Y PYTHIAS, MUCHO MÁS QUE AMIGOS

Cuando narran la historia de estos dos héroes sicilianos, no solo no cuentan una historia de infinita fraternidad. Aquí os lo cuento:

1878, Emile Signol, Damon, Pythias con Dionisios. Metropolitan Museum. 


Los hechos ocurrieron en la colonia griega de Siracusa, el siglo IV a C. Damón y Fintias eran dos filósofos de la escuela pitagórica que se enfrentaron al Tyrano de la ciudad, Dionisios. 

Pythias se enfrentó al Tyrano,  quien ejercía la autoridad completa y muy a menudo abusaba de su poder. Cualquiera que se enfrentaba a él era condenado a muerte. Enterado de que el joven Pythias le estaba dejando a la altura del betún, mandó prenderle para ejecutarlo. Y, ¿qué hizo éste?, solicitó poder regresar a casa para dejar todo en orden: 

 "¿A qué distancia se encuentra su hogar?", Preguntó Dionisio con suspicacia, "¿y cómo puedo estar seguro de que volverá?" 
"Mi hogar está a muchas millas de distancia", responde Pythias, "pero tengo un amigo, Damon, que está dispuesto a ocupar mi lugar mientras estoy lejos". 
Hubo un gran revuelo entre los transeúntes y un hombre se acercó a Pythias. 
"Soy Damon, mi señor", dijo. "Me entregaré como promesa del regreso de mi amigo, y si le ocurre algún accidente, moriré en su lugar". (1)

, Pythias et Damon chez Denys le tyran, Ecole Nationale Supérieure des Beaux-Arts, Paris.


Pero cumplida la fecha, Pythias no apareció, y Dionisios mandó ejecutar a Damon:

“Entonces, Damon, ¿dónde está tu amigo, de quien estabas tan seguro? Me temo que has sido engañado. 
"Me es imposible dudar de la constancia de mi amigo", respondió Damon. "Tal vez se ha encontrado con algún accidente en el camino". 
En ese momento, un caballo se abrió paso entre la multitud, y Pythias, cansado por el viaje, se cayó de su silla y corrió a abrazar a su amigo. 
"He llegado, a tiempo", jadeó. “Mi caballo - fue asesinado, y no pude encontrar otro. ¡Gracias al cielo, estoy a tiempo de salvarte!  (1)

Pero Damon se negó a ser salvado, y ambos amigos forcejaron para dar su vida por el otro. El hecho impactó en todos los asistentes y el propio rey les perdonó la vida. Después les pidió la amistad, siendo negada por los dos muchachos. La historia nos ha llegado gracias a Cicerón (Deberes) o Valerio Máximo (Dictorum et factorum). 

1632, Damon y Pythias. Il Guercino (Giovanni Francesco Barbieri),  Art Institute, Chicago


Esta historia de "verdadera amistad", de dos jóvenes "amantes... de la verdad", sin duda va más allá de una profunda fraternidad, pero como en muchos casos similares no podemos llegar a afirmar mas allá de una evidente sospecha. 

(1)  Damon and Pythias: The Story of True, Deep Friendship:   http://garyfcox.blogspot.com/2012/07/damon-and-pythias-story-of-true-deep.html

LA ALEMANIA ANTERIOR A HITLER.