diumenge, 10 de maig de 2020

CHARLES ADAMS, EL JOVEN QUE IBA PARA PRESIDENTE USA.

Charles Adams (1770-1800), fue hijo y hermano de presidentes USA. Auguraba un gran futuro, pero ser homosexual en el siglo XVIII no era fácil. 


La magnífica serie HBO "Adams" nos muestra las difíciles relaciones relaciones que mantuvo con su padre y su "escandalosa" vida privada, pero pasa de puntillas sobre el verdadero problema, su homosexualidad. Abigail y John tenían una visión monárquica de la presidencia de los Estados Unidos y educaron ferreamente  sus hijos para que les sucedieran algú día.

Charles nació en la granja de su familia, en  Massachusetts. Con nueve años junto a su hermano John Quincey y su padre, viajaron a Francia. Algo no funcionó bien y su padre lo envió de regreso, emprendiendo el viaje a través del Atlántico solo.

Poco después ingresó en Harvard, donde mostró su rebeldía alejándose cada vez más del aprecio de sus padres escandalizados por las proezas que les llegaban de su díscolo hijo. Mientras John Quincey fue un ejemplo para ganar los elogios de sus padres, Charles todo lo contrario. Pero acató la férrea disciplina familiar, acabó la carrera sin escándalos e incluso declinó ir a las fiestas salvajes que ya por entonces se organizaban.

Tras salir de la universidad, su padre le enderezó la carrera entrando en un prestigioso bufete de abogados, es allí donde conocería a John W. Mulligan, el que sería su amante de por vida. Poco después irían a vivir juntos, escandalizando a toda la familia. La familia Adams veían las relaciones homosexuales (1) como un defecto moral que era necesario extirpar de raiz. John Adams llegó a decir que la derrota de Napoleón fue una "venganza del castigo divino por la infidelidad del ateísmo, los incidentes de fornicaciones y sodomía "
A pesar de las amenazas del padre y los consejos de la madre, Charles se negó a separarse de su amante. Fue entonces cuando se fueron a vivir con el Barón von Steuben,( clicar para ampliar información) también homosexual y mucho más mayor que ellos. El barón tenía el apoyo y confianza del presidente George Washington, John Adams entonces era el vicepresidente.

La relación entre los tres duró un año, Charles abandonó y marchó a Nueva York. Allí Charles de sintió libre, ingresó en el  "the Friendly Club", una asociación de librepensadores, cuyos miembros en su mayoría eran homosexuales. A pesar de la distancia, Chales siguió en contacto con Mulligan. 


De repente y ante la sorpresa general, Charles decidió casarse, ¿fue una tapadera?  Durante un breve tiempo pareció que todo iba bien, tuvo dos hijos, su trabajo era brillante, hasta que un dia su padre, ya presidente USA, le visitó encontrando a su esposa e hijos en un estado de total abandono. Fue cuando escribió a su esposa Abigail "Es el diablo, yo lo repudio" Jamás volvieron a estar en contacto.

Durante su breve matrimonio, Charles siguió en contacto con el club de amigos neoyorquinos y Mulligan. Y esta doble vida seguramente le pasó factura sobre su frágil salud. En la correspondencia de sus padres aluden bastante a su hijo de padecer el pecado de "Absalon", el amante del rey David, (clicar) lo que curiosamente significa que su interpretación del texto bíblico es similar al que muchos hoy defendemos, También señalaban un supuesto alcoholismo, no hay ninguna prueba de ello.

A menudo se ha señalado que su muerte era debida a la cirrosis hepàtica. Tampoco hay constancia de ello. Era homosexual y debía morir por su mala vida. En la poca correspondencia de su madre que no se ha destruido, ésta señala que murió de "gota en el pecho", esto podía significar una neumonía o tuberculosis. Lo cierto es que el final de la vida de Charles coincidió con la presidencia de su padre y se intentó borrar todo rastro de sus últimos meses.

Los Adams se les señala como la familia estadounidense perfecta. Pero al mismo tiempo que John y Abigail forjaban su hijo John Quincey como el futuro presidente, aplastaron su hijo Charles con una homofobia implacable. Después de la muerte de Charles, la familia hizo lo que pudo para ocultar la verdad sobre Charles, quedando su figura en el olvido, como la de muchos gays y lesbianas de aquella época en la que empezaban a florecer las libertades.


(1) la palabra homosexual aun no existía.
Más información: https://18thcenturypride.com/the-forgotten-adams-the-story-of-charles-adams/