diumenge, 22 abril de 2012

FRIEDRICH-PAUL VON GROSZHEIM MEMORIA DEL HOLOCAUSTO NAZI.


Tras la llegada al poder en la Alemania,  del régimen nazi de adolf Hitler, se inició una feroz persecución contra los homosexuales  como parte de su supuesta cruzada moral para purificar racial y culturalmente Alemania.  Les consideraban "antisociales", "débiles" e incapaces para tener hijos o fomentar el dominio de la raza aria. Normalmente eran detenidos y llevados a campos de exterminio donde eran considerados la escoria de la escoria. 

Palizas, castraciones, trabajos forzados, inyecciones mortales con morfina, lobotomías  eran la práctica común. Los mas jóvenes se les hacia servir como cobayas. Los suicidios eran numerosos, el porcentaje fue el mas alto después de la comunidad judía, se cifra por encima del 60%.


En virtud del artículo 175 del código penal, la homosexualidad masculina era ilegal en Alemania. Los nazis arrestaron alrededor de 100.000 hombres homosexuales, de los cuales 50.000 fueron encarcelados. Se desconoce cuantos sobrevivieron, pues la persecución contra la homosexualidad siguió una vez acabada la guerra, no se les trató como víctimas sino como delincuentes.

Friedrich Paul Von Groszeim fue testimonio activo de esta inhumana brutalidad. En 1937 y aplicando el artículo 137 fueron detenidos 230 hombres en la ciudad de Lübeck acusados de homosexualidad, entre ellos Friedrich, que fue liberado pocos meses después. Al año siguiente volvieron a detenerle, esta vez las humillaciones y torturas aumentaron, al final accedió a ser castrado para lograr la liberación.



La castración le liberó del servicio militar y de ir a la Guerra a se considerado "físicamente no apto". Pero no evitó que fuera detenido, pero esta vez como preso político por su condición de "defensor de la monarquía". Al ser preso político pudo ser reconocido como víctima del holocausto y asentarse en la ciudad de Hamburgo donde falleció en el 2003. 

Pero ocultó su homosexualidad hasta 1995 cuando dio a conocer su historia al Museo Contemporáneo del Holocausto de Washington. De haber declarado su homosexualidad al final de la guerra habría vuelto a sufrir la represiónLa Vereinigung der Verfolgten des Naziregimes  (Asociación de represaliados nazis) se negó a reconocer a los homosexuales procedentes de campos de concentración. Ello significó que se le negaron las indemnizaciones, que no estuvieron en los homenajes o monumentos, que ni siquiera se les citó en Nuremberg. Eran ignorados o perseguidos.


Mas información:

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada