dilluns, 30 de gener de 2012

IMÀGENES HISTÓRICAS.






En distintas épocas, en distintos lugares, hombres y mujeres quisieron inmortalizar sus relaciones con parejas del mismo sexo....



Imagen de Leverett Saltonstal, 1850 con dos amigos íntimos. Años después su familia le obligó a casarse contra su voluntad.

Dakota del Sur, 1910
Dakota del Sur,cowboys bailando, alrededor de 1910


 Amantes abrazados, 1880. Brassai.






Cuando a mediados del s XIX apareció la fotografia, muchas parejas homosexuales decidieron inmortalizar su relación.

Piotr Ilich Tchaikovsky






Magnus Hirschfeld (el de gafas y bigote a la derecha, junto a la de rayas y arriba de la del antifaz) y una interesante tropa, que debo suponer fue parte del Comité Científico-humanitario.
Walt Witman
Oscar Wilde y i Alfred Douglas




1863, John y Frank
1890
1920
1900
1886





1943
1915
1930
1935
1962
1966
1968
Joe d'Alessandro, 1970.
Truman Capote y Andy  Warhol.

dijous, 26 de gener de 2012

IMÁGENES DE LAS RELACIONES HOMOSEXUALES EN LA INDIA.

Hasta la llegada de la colonización británica las relaciones homosexuales eran  conocidas, practicadas y, a veces, divinizadas en la India antigua, sin que sus pobladores  tuvieran gran preocupación ni rechazo hacia ellas. Al igual que en Japón o Persia la influencia occidental llevó a muchos hindúes a avergonzarse de una práctica que los colonizadores  encontraban repugnante y practicaban puertas adentro. Occidente no llevó la homosexualidad a la India, pero sí la homofobia.


Las leyes antiguas regulaban y no reprimian estas relaciones. Los antiguos mitos de origen del hinduismo presentan con frecuencia antepasados andróginos. El Rig Veda (texto religioso hindú) dice que antes de la creación en el mundo no había diferencias, incluidas las de sexo y género. estos textos también mostraban las relaciones sexuales entre mujeres.

Las representaciones de prácticas homosexuales eran frecuentes en el arte indio antiguo como esta felación de un monje a un aristócrata, en el templo de Chapri del siglo XII.

Las mujeres pobres a menudo sólo podían sobrevivir gracias a la prostitución, dado que no se les permitía tener ninguna herencia; los muchachos huérfanos seguramente se encontraron en la misma encrucijada. En todo caso, desde una fecha muy temprana en la historia humana, se usó la prostitución, masculina y femenina, tanto para recolectar fondos para el culto, como para garantizar la subsistencia individual.






Como ha sucedido en otros muchos lugares, los movimientos anticoloniales y el exceso de celo de muchos nacionalistas, que llegaron a interiorizar totalmente los valores de los dominadores, empezando por el mismo Mahatma Ghandi (que desconfiaba profundamente de toda sexualidad), dieron a la homosexualidad la calificación de "vicio occidental", lo que ha llevado a una destrucción sistemática de los muchísimos ejemplos de prácticas homosexuales esculpidos en los templos o a la "heterosexualización" de algunas figuras, lo que da a los mismos hindúes una visión bastante sesgada de su pasado. Entre 1920 y 1940 los escuadrones de devotos de Gandhi acabaron con buena parte del patrimonio histórico hindú por representar el homoerotismo y el lesbianismo, esculpidos en los templos hindúes con el fin de fomentar entre los hindues la creencia de que tales comportamientos son el resultado de influjos extranjeros.


En la actualidad en la India nos podemos encontrar con los hijras, nacidos físicamente como hombres pero que optan por una apariencia femenina. No se consideran ni hombres, ni mujeres, se autoconsideran como un tercer sexo, aunque tienen las características de las transexuales femeninas. A falta de un censo oficial las estimaciones oscilan entre 50.000 y los 5 millones de hijras tan sólo en la India. La historia de esta condición cuenta con una larga tradición, tanto en la cultura védica, como en las cortes de los gobernantes islámicos del sucontinente.






Templo Vishnu, s. V

Monjes hindues. S.XI
Un príncipe indio y su joven amante varón ; detalle de una miniatura mogol, siglo XVIII
o XIX.

En la actualidad podemos encontrar los hijras.La mayoría se refieren a sí mismas en femenino y suelen vestir como mujeres. A falta de un censo oficial las estimaciones oscilan entre 50.000 y los 5 millones de hijras tan sólo en la India. La historia de esta condición cuenta con una larga tradición, tanto en la cultura védica, como en las cortes de los gobernantes islámicos del sucontinente.

Afegeix la llegenda





Por otra parte están los Sadhin, que nos recuerdan a las vírgenes juradas de Albania. El rol de sadhin se reconoce públicamente cuando la sadhin adopta ropas masculinas y se le rapa la cabeza. Pese a su apariencia masculina, la sadhin sigue siendo socialmente una mujer en muchos aspectos, y conserva su nombre de niña que le impusieron cuando era pequeña. Pueden desempeñar tareas masculinas productivas de las que las mujeres suelen quedar excluidas (arar, segar, criar ovejas, procesar lana). También desempeñan trabajos femeninos. En ocasión de ceremonias en las que participa un sólo género, las sadhins adultas pueden sentarse con los hombres y también fuman la pipa de agua y cigarrillos, que son comportamientos claramente masculinos (excepto en funerales).


Al igual que la China o el Japón, en la India se desarrolló una importante industria de pinturas, miniaturas y dibujos en los que podía observarse todo tipo de relaciones sexuales, destacando los temas relacionados con el Kamasutra.




Afegeix la llegenda

Las naiká como amantes de
todas las criaturas. Kotah State Rajasthan (1780). En la
extremo izquierdo central se ve dos mujeres abrazadas utilizando un
consolador.














En la India desde 1920 hasta la década de 1940 se destruyó parte de su legado homoerótico.  Gandhi decidió enviar escuadrones de sus devotos para destruir las representaciones eróticas, en particular aquellos que representan el homoerotismo y el lesbianismo, esculpidos en los templos hindúes que datan del siglo XI,
como parte de un programa para fomentar entre los hindues la creencia de que tales comportamientos son el resultado de influjos extranjeros.




Una reciente publicación,  "Gandhi, naked ambition" muestra una posible relación homoerótica con Hermann Kallenbach