divendres, 2 d’agost de 2019

HOMOSEXUALES Y TRANSEXUALES BAJO EL FRANQUISMO. (II PARTE)

El régimen fascista del general Franco fue homófobo, misógino y machista; cierto, pero ante todo clasista, cuando se trataba de los suyos, miraba hacia otra parte. En esta entrada intentaré aproximarme a ello.

Franco y Millán Astray, los novios de la muerte


Ilustres personas que llegaron a defender posturas republicanas, pudieron sobrevivir sin problemas con una simple adhesión al nuevo régimen. Este seria el caso de Jacinto Benavente o Rafael de León. En el mundo del espectáculo podemos ver a Modesto Mangas (Madame Artur), el bailarín Antonio o el cantante donostiarra Luis Mariano. Mientras García Lorca estaba enterrado en una cuneta, o Miguel de Molina, Margarita Xirgu o Luis Cernuda marchaban al exilio para salvar sus vidas.

La doble moral imperaba, debías aparentar ser nacional-católico de día, para poder ser pecador de noche, pero el pecado a más discreto, más tolerado. Mientras se reprimía a la población en los barrios bajos, las fiestas infinitas en los altos se realizaban con absoluta libertad.

Alberto Mira (1) comenta:

"El sistema represivo franquista no se dirige contra los sentimientos, sino contra una manifestación muy concreta de estos sentimientos que contiene un elemento erótico de género explícito. Así se permitía la expresión de  formas de afectividad entre hombres, siempre que la sospecha de erotismo quedase alejada."



El ejército era el mayor símbolo de esta masculinidad hispana. En el ámbito cuartelario cualquier atisbo de feminidad era terriblemente criticado. Así los motes que ponían a presos, compañeros o al mismo general Franco: Paco la Culona o Miss Canarias 1936. La España de la postguerra no tenía una ley que penalizara las relaciones homosexuales, salvo en el código militar, aunque fue en este ámbito donde los límites entre camaradería y deseo homoerótico a ves fueron difíciles de separar. Juan Soto en "Un hombre llamado Katy" nos cuenta las largas noches con legionarios y regulares con los que la orgía seguía tras marchar las mujeres, o su relación con un oficial de Melilla conocido como "la capitana"

El nombre feminizado de oficiales del ejército, tenía su continuidad en los funcionarios de prisiones. Sádicos semianalfabetos llenos de odio que disfrutaban torturando a los reclusos. Es el caso de la "Marquesona" del penal de Quero (Toledo), o la Jesusa del Penal de Ocaña. Al primero se le describió así:

""De unos treinta y ocho años, alto y de complexión fuerte, rubio, pelo rizado y andares muy afeminados. Asesino y degenerado de la peor calaña... Ejecutor material de palizas y tormentos a nuestros camaradas. Decía que le gustaba pegar más con las manos que con los palos, pues así podía sentir la sangre de los rojos en sus manos" (2)

La exaltación de la masculinidad era el signo de los vencedores, y esto se reflejaba en la publicidad y el cine, con un evidente homoerotismo. Harka es un buen ejemplo entre la relación entre los dos "amigos" deja en un plano muy discreto a la novia de uno de ellos.. Fernando Olmeda comenta: "A la vez que la falange presentaba a la homosexualidad como una práctica desvilizadora, toda su estética era homoerótica, basada en el modelo homoerótico,,,"  (2)

Este autor cuenta como importantes jerarcas falangistas se hacían acompañar de bellos efebos disfrazados de falangistas, o realizaban redadas para luego llevarlos a sus fiestas para "amenizarlas. "Todo tenia arreglo en la España de Franco" 

"Con Franco yo llevaba más joyas y más pieles, y me dio una medalla." Madame Arthur 


Acceso a la 1ª Parte:

Lesbianas bajo el franquismo:

(1) Alberto Mira, De Sodoma a Chueca. Ed Egales
(2) El látigo y la pluma. Fernando Olmedo. Ed Oberon,

2 comentaris:

  1. Las dictaduras son una pesadilla y es de esperar que cualquiera que conforme, sufra.
    La pérdida de García Lorca fue inconmensurable.

    ResponElimina
  2. Estupendo artículo, junto a los otros dos, que aparecen abajo. Me he acordado de la sorpresa que me llevé al leer la novela del madero metido a novelista, Tomás salvador, en la que nos cuenta historias de la división azul "División 250" y cuenta de una manera bastante natural -aunque algo de solapada- un pasaje de un divisionario gay.http://labasquebondissante.blogspot.com/2014/09/el-divisionario-gay-de-la-novela.html. Porque soldados abiertamente homosexuales siempre ha habido. https://www.religionenlibertad.com/historia_en_libertad/13808/el-guripa-antonio-garcia-perez.html

    ResponElimina