dissabte, 11 de gener de 2020

AUGUST VON PLATEN: DOS POEMAS.

August VonPlaten (1796-1835) fue un poeta bàvaro considerado uno de los grandes poetas románticos, precursor del estecismo parnesiano del siglo XIX.






Homosexual confeso vivió una vida atormentada por la angustia que esta realidad le producía. Solo sus viajes a Italia le alegraron la vida, allí podía vivir su homosexualidad con mayor libertad.

Alberto Mira (1) señala que: "en sus encendidos poemas pasionales pueden leerse, al igual que en sus diarios, uno de los documentos más interesantes en la delimitación de las identidades homosexuales." Vivió una apasionada polémica con el homófobo poeta Heinrich Heine.

Según Wikipedia:  Entre los amores de Platen estuvo en 1822  Justus Von Liebig,​ célebre químico. En su diario, donde a lo largo de más de dos mil páginas describe sus experiencias, deseos y emociones homosexuales y detalla sus encuentros con numerosos jóvenes durante sus viajes por Italia, Platen utiliza exclusivamente la lengua francesa para hablar de estos amores.

Falleció víctima de la cólera y está enterrado en Siracusa, Sicilia.



OJALÁ FUERA AMARTE...

Ojalá fuera amarte mi único trabajo:
que la naturaleza me creó adorador y a ti te hizo mi ídolo.
El creador desplegó los mundos, como alfombra,
para el sagrado rito de inclinarnos a ti.
atravesaste, al alba de la creación, los cielos aun desiertos
y surgieron del casco de tu caballo las estrellas.
El amor es sin límites, sin final su alabanza:
se doblega a lo bello bien creó la belleza.
Sólo por el amor de tu buen nombre permanezco alejado,
porque nadie lo asocie con mi pésima fama.

ENCUENTRAS TAN SEGURA...
¿Encuentras tan segura la senda por la que andas,
que quieres nuevamente, tierno joven,
inconsciente a la causa del peligro
ver el rostro que un día te dio muerte?

¿De tan firmes cimientos crees tu alma,
que imaginas poder ver con prudencia
la luz profunda, oscura, intencionada,
de las estrellas de sus ojos negros?

¡No, deja a las heridas que se cierren,
procura la abstinencia y la carencia,
y aun de ti mismo, corazón, oculta
la gran riqueza del amor que alientas!


(1) Alberto Mira, Para entendernos. Ediciones de la tempestad.

Procedencia de los poemas, blog la Biblioteca de Akenatón:
http://bibliotecadeakenaton.blogspot.com/2010/09/






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada