dilluns, 24 de novembre de 2014

TAL COMO ERAMOS EN EL ARMARIO

Durante décadas la industria del cine ha intentado ocultar cualquier tipo de evidencia LGTTB cuando no desacreditarla. Así hemos visto a "pacientes ingleses" que no eran ni ingleses, ni heterosexuales, ni siquiera pacientes, los héroes griegos los han presentado como campeones de la heterosexualidad o pioneras como Calamity Jane como una muy femenina mujer tras "catar" varón.



Así muchos actores tuvieron que aparentar una vida muy distinta a la que llevaban en la realidad, son los casos de Rock Hudson, Cary Grant, Raymond Burr, Montgomery Clift, etc.

Aquellos que quisieron visibilizar tal como eran en la realidad sufrieron los ataques homofóbicos en vida y tras la muerte. Al director FW Murnau la prensa sensacionalista se cebó con su figura tras su fallecimiento, al igual con el actor Ramón Novarro 





Sal Mineo, tenía 37 años cuando fue asesinado. Pronto la prensa sensacionalista publicó que el crimen tenía que ver con sus gustos homosexuales, aireando su especial tendencia por los rituales sadomasoquistas y las drogas. La realidad era muy distinta, su asaltante no le conocía, solo estaba interesado por su reloj y su cartera.

Willian Haines abandonó una prometedora carrera cinematográfica al negarse representar en su vida privada una heterosexualidad que no le correspondía. Triunfó como una brillante diseñador. 



La discriminación llegó a los años 80, actores que interpretaron papeles de homosexuales con VIH+ .El miedo y la ignorancia llevó al estigma y éste afectó directamente a cualquier referencia sobre la pandemia en el cine, incluso a actores que habían tenido papeles de homosexuales. Hugh Grant por Maurice o Rupert Everett y Colin Firth por Another Country lo sufrieron en primera persona. A pesar de estar galardonada los actores de este film también sufrieron el estigma durante casi dos años. Tras el estreno de al filo de la duda y Philadelphia la situación cambió.

Arthur Laurents(1917 - 2011), autor del guión de films de gran éxito en Hollywood o en Europa, sufrió la discriminación por ser homosexual y progresista. Empezó su carrera de escritor realizando guiones para la radio, para pasar luego producirlos para películas de entretenimiento del ejército norteamericano de la Segunda Guerra Mundial.

En 1946 conoció a Tom Hatcher que fue su pareja sentimental durante cerca de 50 años. En su autobiografía "Original Story By Arthur Laurents: A Memoir of Broadway and Hollywood " habla de sus homosexualidad, de sus amores o de la persecución del comité de actividades antinorteaméricanas.  En el guión de "The Way We Were" (Tal como eramos) narra parte de sus vivencias, y la persecución a la que le sometieron, a través del personaje de Barbara Streisand. Feminizando su personaje pudo llevar su historia a las pantallas.





Fue también guionista de "La Soga", "La jaula de las locas", "Anastasia", "Bonjour Tristesse". Durante el rodaje de "La soga" vivió un intenso romance con el actor Farley Granger.  Por su guión de "Regreso al infierno", tuvo que declarar ante del Comité de Actividades Antinorteamericanas y pasó a formar parte de la Lista Negra. Tuvo que huir a Francia hasta que fue borrado su nombre.


1 comentari:

  1. Lamentabilísimamente ésto pasa en todos los ámbitos, aún se ve lejos que un hombre capaz y productivo ocupe algún puesto político o un liderazgo empresarial y que su marido aparezca a un lado al recibir un cargoo... Por ejemplo

    ResponElimina