dilluns, 7 d’octubre de 2013

RAFAEL CANSINOS, LA HOMOFOBIA DEL LITERATO

Dentro el socialismo español de inicios del siglo XX,  la percepción de la homosexualidad era mas negativa. Si para la derecha ésta era inmoral, degenerada o incluso criminal, para estos sectores de la izquierda española ésta era una de las peores etiquetas que les alineaba con lo peor de la sociedad: aristócratas, sacerdotes o modernistas. Carmen de Burgos o Rafael Cansinos son los mas beligerantes defensores de estas teorías.

Contrario a estas teorías estaba el jurista Luis Jiménez de Asua, diputado socialista que defendió la despenalización de la homosexualidad, recibiendo durísimos ataques por parte de los sectores mas reaccionarios de la sociedad madrileña. En defensa de estas teorías declaró:

"El concepto"libertad de amar" significa que los estados no tienen para qué mezclarse en los sentimientos y emociones espirituales de los humanos. La amistad entre personas del mismo sexo o de naturaleza heterosexual tiende entre los individuos lazos que a menudo son eternos, crea deberes que se cumplen sin coacciones legales. El estado no regula las amistades ni prescribe la perfección de un contrato para que dos hombres se sientan unidos por simpatía recíproca."(7)



Rafael Cansinos fue un reconocido crítico literario, un buen ensayista, magnífico traductor (tradujo la obra completa de Balzac, además de autores como Goethe, Dostoievski, Schiller, o  Las mil y una noches, etc). A pesar de su educación cristiana, asimiló el judaísmo, también realizó la primera traducción al castellano del Korán. Franco le represalió por su pasado socialista, retirandole el carnet de prensa. Aun así siguió trabajando incansablemente hasta su fallecimiento en 1964. Una Fundación, con su nombre con mas de sesenta mil documentos, nos permite conocer la obra de este importante escritor español.

Una de sus obras mas conocidas es "La novela de un literato", una especie de memorias sobre el Madrid literario entre 1898 y 1936. El País (1) dice sobre la obra: "La novela de un literato retrata con gran tino una realidad machista y homofóbica, pero en honor de Cansinos diré que, aun siendo un varón de su tiempo, parece mostrar cierta sensibilidad ante la desigualdad femenina, como cuando saca a la pobre Carmen de Burgos, Colombine,teniendo que dictar un artículo a toda prisa mientras cuida a su niña y sofríe algo en la sartén."



Yo me centraré en explicar como aparece la homosexualidad en la obra de Rafael Cansinos. En primer lugar utiliza la homosexualidad para atacar al modernismo, una corriente artística que considera decadente, hueca y nociva, En segundo lugar la aristocracia, un modelo acabado. Y por último el clero, culpable de los atrasos del país. La técnica utilizada era muy sencilla, se trataba de pasar lo individual a lo colectivo: la homosexualidad es una etiqueta negativa, hay un sacerdote homosexual, resultado, todo el clero es homosexual.

Un ejemplo de esta técnica descalificativa, la injuria homofóbica, fue la utilizada contra el escritor Antonio de Hoyos, Marqués de Vivent (2):

""Antonio pasea impunemente la leyenda de su vicio, defendido por su título y su corpulencia atlética. Porque este degenerado tiene todo el aspecto de un boxeador [...] Antonio de Hoyos es una estampa, ya aceptada, del álbum de la aristocracia decadente [...] Pero cuidado, que ya vienen pisando recio las alpargatas socialistas de Pablo Iglesias[...], con una gran escoba dispuesta a barrer todo eso " (7)


Antonio de Hoyos fue una persona comprometida con su país, afiliado a la CNT/FAI al estallar la Guerra Civil, ofreció su pluma a la causa revolucionaria. Publicó en "El sindicalista", revista del Partido Sindicalista de Joan Peiró. Lo pagó caro, los vencedores le encerraron en la cárcel, dónde murió arruinado y abandonado de amigos y familia.

Otro autor víctima de su pluma fue Alvaro Retana, un provocativo escritor, maestro en el arte de la ambigüedad, compositor de canciones como "Ven y ven" (3). Entre otras cosas decía de él y de su amigo Pepito Zamora (4):

"Alvarito tenía un rival peligroso en este colega suyo que se llama Pepito Zamora... mas joven y atrayente que él. Retama tiene una expresión enfurruñada de medio hombre, que se siente incompleto, mientras que Pepito Zamora no tiene la menor pretensión hombruna, y se muestra y conduce con una naturalidad sorprendente en medio de su anomalía..."

Alvaro Retama


También ironizaba sobre la homosexualidad de Jacinto Benavente, lo que era difícil para muchos escritores masculinos de ponerse en la piel de mujeres protagonistas de sus obras, según él para este escritor no tenía ninguna dificultat: "Es que para conocer a la mujer hay que ser algo mujer" (5).

Pio Baroja, Augusto d'Halmar (6), Francisco Villaespesa, Alfonso Hernández Catá, Goy de Silva, entre otros muchos, sufrieron sus crítica, denunciando a veces una homosexualidad jamás demostrada, en algunos casos por el simple hecho de ser modernistas. No dudando en cambiar datos biográficos para dar mas veracidad a sus relatos.

Alberto Mira, en su De Sodoma a Chueca dice de Rafael Cansinos: 

"Cansinos difunde maldades como una verdulera como parte de una agenda concreta. A veces  basta un rumor, que el autor reproduce sin cuestionamiento de ningún tipo, para lanzar un sangriento dardo contra el escritor de turno. Y sabe que nada tiene tanto efecto como la homofobia." (7)


(1)Cansinos Assens: la agitada vida de los paramecios
(2)Antonio de Hoyos, Marqués de Vivent 
(3) Alvaro Retana
(4) Pepito Zamora
(5) Jacinto Benavente
(6) Pasion y muerte del Cura Deusto. Augusto d'Hamar

Mas información: 

De Sodoma a Chueca. Alberto Mira, Ed Egales. Todos los entrecomillados con (7) proceden de este libro.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada