dimarts, 8 de novembre de 2011

PÉLOPE, EL AMANTE MASCULINO DE POSEIDÓN

Tántalo era un rey de Anatolia que acumulaba  las maldades mas detestadas en la mitología griega, la  mas grave de todas ellas sacrificar a su propio hijo. El malvado rey para lograr sus objetivos descuartizó a su propio hijo, Pélope, hizo un estofado con él y se lo ofreció en banquete a los dioses del Olimpo.

Démeter, abatida por la pérdida de su hija Perséfone raptada por Hades,  aceptó el ofrecimiento y se comió el hombro del muchacho sin ser consciente de lo que hacía. Por suerte los dioses restantes advirtieron el engaño y evitaron comer el cuerpo del muchacho. Le devolvieron la vida y reemplazaron su hombro con uno de marfil que fabricó para él Hefesto. El nuevo joven resultó mucho mas bello y agraciado,  Poseidón se enamoró de él, haciéndolo su amante.



Pélope, Museo Metropoliitano, Nueva York

Se lo llevó al Olimpo, donde siguiendo la tradición, lo educó y le enseñó a conducir su carro divino. Pero las maldades de Tántalo siguieron en la sede de los dioses y Zeus enfadado, y posiblemente celoso, expulsó a Pélope de su real seno.

Ya adulto dominó el Peloponeso y quiso casarse con Hipodamia, para vencerla debía ganar en una carrera de carros a muerte al cruel padre de ella. Poseidón le cedió su carro, y con la  ayuda del traidor auriga de su suegro ganó la carrera. Éste intentó violar a su amada. Tras asesinarlo la maldición cayó sobre toda su descendencia, entre otros Agamenón, Menelao o Orestes.


Pélope paga al auriga su traición.


Pélope es el único amante masculino conocido de Poseidón. Era un hecho normal, tener un erómenos (amante adolescente) era símbolo de masculinidad, como el tener hijos. Hércules fue el prototipo de héroe griego, tuvo mas de cien erómenos y una cantidad infinita de hijos con distintas mujeres. Caso distinto es el de Epaminondas (fundador del Batallón Sagrado de Tebas) que se negó a tener hijos y sólo aceptó la presencia de sus erómenos.

Poseidon,., Museo Arqueológico Nacional, Atenas
 Mas información:

http://unamiradagay.blogspot.com/2011/11/4.html 

http://leopoldest.blogspot.com/2011/04/epaminondas-y-el-batallon-sagrado-de.html

2 comentaris:

  1. Ah, pues yo soy de los de Epaminondas, sólo acepto material masculino, además ¿para qué tener hijos hoy en día? ¿para traer más hambre al mundo?...

    SaLu2

    ResponElimina
  2. Estos dioses, eran más simpáticos que lo que tenemos ahora...

    ResponElimina