divendres, 4 de novembre de 2011

EL TALENTO DE HIDEKI KOH

Estos días expone en París el artista japonés Hideki Koh (1951), antes lo hizo en Sidney. Se trata de uno de los sucesores del artista japonés Hadao Hasegawa, cuya obra, como la de su maestro, se mueve en la fina linea que separa el arte erótico de la pornografía, sin necesidad de caer en ella.



De estilo refinado y exquisito, dentro de la tradición del arte homoerótico japonés. Su magistral utilización del color crea unos contrastes que nos sorprenden gratamente. Una peculiar característica suya es la representación de jóvenes, generalmente tatuados y descamisados.
 



Luis Antonio de Villena nos dice de él:
 
 Hideki Koh presenta abundantes parejas de adolescentes japoneses juntos, en general esbeltos, espigados, casi siempre vestidos a la manera tradicional (o con elementos de esa tradición) pero en poses de ternura o de descarado erotismo, donde tenderíamos a no saber si se trata de una muchacha en el coito, a no ser por el sexo. Se trata de un arte (grabado o pintura) que busca y consigue ser radicalmente esteticista y un punto transgresor. No hay masoquismo en Koh pero no faltan muchachos semidesnudos retratados con una espada corta en la mano… La sensación no es masoquista (insisto) pero sí muy japonesa, al insinuar el suicidio junto a una probable desesperación sentimental, siempre en relaciones de adolescentes o jóvenes masculinos…
 











 
Mas información:

3 comentaris:

  1. Yo lo que veo es la anulación de la masculinidad y la exageración del amariconamiento más exacerbado posible, denota el gusto del artista por este tipo de cursilerías Made in Japan, no es de mi agrado desde luego...

    Yoroshiku Onegaishimasu

    ResponElimina
  2. Xabier Lizarraga Cruchaga4 de novembre de 2011, 19:25

    Gracias de nueo Leopold... no conocía a este autor. Admiro la capacidad de reconocer una diversidad de expresiones de la masculinidad, incluso jugando con las delicadezas.

    ResponElimina
  3. dejando de lado el hecho de si la tematica es de mi agrado o no, tengo que reconocer el gran nivel artistico del autor y su dominio de la tecnica ( estoy convencido de que si en vez de estampas mariconas japonesas hubiese dibujado bodegones o naturalezas muertas no se le criticaria y el nivel artistico seria el mismo )
    solo los ignorantes critican el motivo y no las tecnicas pictoricas

    ResponElimina