diumenge, 29 de març de 2015

LEON IX, EL PAPA QUE NO QUISO CONDENAR LA SODOMÍA PARA EVITAR QUEDARSE SIN CLÉRIGOS.

Leon IX fue nombrado Papa poco después de la abdicación de Benedicto IX, nombrado con 10 años y célebre por sus golferías, le tocó poner orden en una iglesia donde la corrupción imperaba. 



Bruno de Egisheim-Dagsburg (1002-1054) pertenecía a la familia del emperador alemán Enrique III por parte de padre y era descendiente de Carlomagno por parte de madre. El emperador alemán le nombró Papa en 1049 tras el efímero reinado de Dámaso II, el objetivo era poner orden tras los desmanes de Benedicto IX. Optó por el nombre de León IX y condicionó su aceptación al cargo a la celebración posterior de una elección canónica, lo que da una primera idea de su voluntad de independizarse y recuperar una dignidad perdida. 

Partidario de las ideas cluniacenses inició una reforma eclesiástica a partir del Concilio de Reims (1049). En este concilio de señalaron las penitencias que debían cumplir los clérigos  por los pecados de "masturbación, pensamientos impuros, tragar semen, beber sangre menstrual o amasar pan sobre el culo desnudo". En las conclusiones del concilio se señaló a la sodomía como "acto del diablo".



Uno de los colaboradores de este Papa fue un monje, Petrus Damianus, autor  del "Liber Gommorrhianus", en él  señala que sodomía eran "todas aquellas prácticas sexuales que no servían para la reproducción". En este libro intentaba atacar los distintos pecados "contra natura" practicados por los monjes de su época.

Este colaborador propuso la expulsión inmediata de todos los clérigos y monjes sodomitas. Leon IX se opuso a esta medida de expulsar a los religiosos que no seguían los preceptos de la castidad, según sus asesores podía significar quedarse sin monjes ni clérigos. Cuenta Eric Frattini  que "la sodomía, la lujuria, el bestialismo, el asesinato, el incesto o la pederastia eran prácticas muy comunes entre clérigos, prelados y príncipes de la iglesia".

Un ejemplo de como vivían muchos prelados es la figura del abad Eugenio de Brest. Enemigo del Papa, éste le acusó de ser una especie de sátiro libidinoso. Según esta acusación tenía un convento de monjas a su disposición a las que penetraba analmente para evitar su embarazo y no "pecar" según el pensamiento de su época. Frattini cuenta que murió mientras sodomizaba a una gallina, tras haber sodomizado a mas de doscientas monjas. 



Leon IX hizo caso omiso a las peticiones de Petrus Damianus, los clérigos, abades y obispos de su tiempo tampoco hicieron caso de las prohibiciones y recomendaciones de este Papa, los obispos de las principales ciudades italianas siguieron con sus esposas, los clérigos con sus concubinas. Pero se inició un discurso, que poco a poco fue calando en el cristianismo, que criminalizaba las relaciones no reproductivas, especialmente las homosexuales. Aunque los dirigentes raramente los aplicaron para ellos, si vieron en este discurso una forma de imponer aquello que no creían. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada