dimecres, 4 de març de 2015

TERESA-FLORENCI PLA, "LA PASTORA", VÍCTIMA DEL SENSACIONALISMO FRANQUISTA


Teresa Pla Meseguer, Florenci, nació en una humilde familia de pastores de Vallibona, en la comarca de Els Ports.  Sólo fue a la escuela quince días, pues su profesión de pastora / pastor no le dejaba más tiempo libre ni las burlas sobre su apariencia le eran cómodas.



"Al nacer, me inscribieron en el registro civil como mujer, porque ya desde el 
principio se dieron cuenta de que mis partes no eran normales y nadie sabía bien si 
era hombre o mujer. ‘Si es mujer no hará la mili. Si la ponemos como hombre la 
harán desnudarse para tallarla en el cuartel y se morirá de vergüenza de que la vean 
los demás, todos le dirán cosas.’” (Giménez Bartlett 2011: 83)  

Un problema genético de nacimiento planteó dudas a sus padres y optaron ponerle nombre femenino "Así no hará la mili". Aunque los niños y niñas se reían de él/ella "Teresot, qué tienes entre las piernas" su enorme fuerza física hacía que nadie se atreviera a decírselo cerca. En 1949 tras ser cruelmente humillada/o por la Guardia Civil se pasó al maquis y adoptó el nombre de Florenci, actuando como hombre y hablando de él en masculino.



La prensa sensacionalista, con Enrique Rubio al frente, de la época se cebó con Teresa/Fulgenci atribuyéndole las mas inimaginables aberraciones:

"La Pastora, la cruel mujer que durante seis años sembró el crimen y el terror desde la sierra de Caro, al frente de una partida de bandoleros conocida por Banda de los Siete."

La “monstruosa mujer… (que)… había encontrado la vida adecuada para saciar su patológica sed de crímenes”. En un “espectacular atraco, ella personalmente asesinó a un matrimonio y dos hijos, dejando herido a un tercero”. "Pastora, una mujer lesbiana de instintos criminales…”.

"Viva la Guardia Civil, que ha atrapado a La Pastora, mujer de malos instintos, fea y pecadora."


Enrique Rubio confeccionó y divulgó una leyenda amarilla a instancias de una propaganda oficial que necesitaba justificar muchos expedientes abiertos. A Florenci, por la singularidad de su sexo, le atribuyeron delitos que jamás cometió y le pusieron precio a su cabeza. La delación en Andorra de un contrabandista que le debía dinero, supuso su detención en 1960 por la policía andorrana y entregada a las autoridades españolas. Sería acusada de las muertes de veintiún guardias civiles, siete alcaldes y un ermitaño.




Fue juzgada y condenada a muerte, pero la pena de muerte le fue conmutada por la cadena perpetua. En el año 1977 fue amnistiado, uno de sus carceleros, Marino Vinuesa se conmovió y la contrató para que trabajara en sus tierras en Marines. Se trasladó, años después, a la provincia de Castellón donde murió en el año 2004. 

En 1988 era entrevistado por la revista "Tiempo", allí reconocía que jamás se había sentido mujer: "me sentía hombre, y que todos me vieran como mujer me hacía sufrir."

Teresa/Florenci fue una persona excepcional, fue un maquis pacífico que intentó huir del 
estigma social y del analfabetismo. Fue feliz mientras vagaba como pastora en los paisajes vastos con su rebaño. Aceptó la pena con serenidad y rehízo su vida tras conseguir la anhelada libertad. 

"Donde nadie te encuentre" (On ningú et trobi) de Alicia Giménez Barlett, premio Nadal 2011 narra la historia de Teresa Pla Meseguer, mas tarde "Teresot" para finalmente adoptar el nombre de Florenci.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada