dimarts, 29 de desembre de 2015

ESPAÑA LGTB, UNA HISTORIA DEL SIGLO XX, III PARTE: LA TRANSICIÓN

Tercera entrega de publicaciones sobre la historia LGTB de la España s XX publicados en éste bloc, en esta entrega me centraré en los últimos años del franquismo y la transición. Recuerdo que para acceder a toda la información es necesario cliquear los enlaces en azul.






Primera entrega: http://leopoldest.blogspot.com.es/2015/12/espana-lgtb-una-historia-del-siglo-xx-i.html

Segunda entrega: http://leopoldest.blogspot.com.es/2015/12/espana-lgtb-una-historia-del-siglo-xx-i_23.html 




En 1970 se vivía un ambiente de liberación sexual que no gustaba a las mentalidades carpetovetónicas que gobernaban el país. La mayoría de países estaban despenalizando la homosexualidad, en nuestro país las personas trans, al igual que las lesbianas y gais, eran cada vez mas conscientes de su identidad y orientación, y luchaban para salir a la calle y visualizarse. La juventud masculina se dejaba crecer el pelo, las chicas dejaron las faldas para ponerse pantalones. El franquismo creía que esto iba acabar con las esencias patrias.


Y como suele ocurrir en nuestra historia en lugar de optar por la apertura, al grito de "Santiago y cierra España" optaron por una de las leyes mas retrógradas y represivas en contra de la homosexualidad: La Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social.


Mas influidos por el mayo francés que por los sucesos de Stonewall, en 1970 Armand de Fluvià (Roger de Gaimón) y Francesc Francino (Mir Bellgai) crean la Agrupación Homófila para la Igualdad Sexual (AGHOIS) que un año mas tarde es la base del Movimiento Español de Liberación Homosexual. En 1972 se reúne por primera vez, existiendo también ya algún grupo en Bilbao y Madrid.



En marzo de 1976, Antoni Ruiz tenía solo 17 años y confesó a su familia su homosexualidad. La reacción no fue la esperada, la madre pidió ayuda a una monja que inmediatamente informa a la Brigada Regional de Investigación Criminal. A la madrugada era detenido, eran las 6 de la mañana.


Aquí empezó un largo periplo: primero en la Jefatura Superior de Policía donde estuvo tres noches sin dormir, sufrió malos tratos, vejaciones y fue violado (un policía lo puso en contacto con otro preso "Este es maricón como tu, aprovecha"). Mas tarde pasó al Juzgado de Peligrosidad Social, allí siendo menor le obligan a firmar el ingreso a "un colegio", le engañaron.


Paco España fue uno de los mas célebres transformistas de los años 70. Casado con dos hijos y varios amantes, nunca renunció a su identidad homosexual: "Tuve que disfrazarme de camarero para ocultar que era mariquita". Su historia es la historia de muchos transformistas y transexuales que vivieron durante la dictadura, como Madame Arthur o Laura Villar. 



El 20 de diciembre de 1975 varios activistas homosexuales ligados al MELH (Movimiento Español de Liberación Homosexual) se reunían en convento del Caputxins de Sarrià iniciando el proceso de constitución del FAGC (Front d'Alliberament Gai de Catalunya). 

A diferencia de otros países, el FAGC se organiza a partir del activismo ya existente y no significa una ruptura como ocurrió en Francia o USA. El MELH ya fue evolucionando desde su creación en 1970, asumiendo que la lucha de liberación homosexual no era ajena a otras luchas de liberación.




El 26 de junio del 1977 mas de 5000 personas se manifestaban por las ramblas de Barcelona. La manifestación por la liberación sexual no solo movilizó a homosexuales y transexuales, muchos jóvenes libertarios, sindicalistas o solidarios se sumaron a este primer gran acto de visibilidad en todo el estado español.




A partir de los años 80 empieza un lento cambio en el trato que la izquierda española daba a la homosexualidad. Sin duda la labor de activistas como Armand de Fluvià, Jordi Petit, Empar Pineda o Germà Pedra provocó un cambio de actitud en las fuerzas progresistas. España era una sociedad mayoritariamente homófoba y defender los derechos LGTB podía hacer perder apoyos. Gran parte de la izquierda española tuvo una actitud hostil y homófoba en los años de la transición.




Àngel Llorent y Jordi Griset fueron víctimas de las terribles terapias reparativas. En estas teparias al joven se le obligaba a ver un film. Generalmente aparecían mujeres en posiciones eróticas, desnudas, de repente aparecían imágenes de hombres en bañador acompañadas de terribles descargas eléctricas. Creían que con esto los pobres pacientes aborrecerían sus deseos homosexuales. La realidad era muy distinta, los traumas que creaban eran y son muy difícil de superar.






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada