diumenge, 12 de maig de 2019

BENEDICTO IX, EL PAPA GOLFILLO.



Teofilacto vivió a principios del siglo XI y fue elegido Papa en tres ocasiones, la primera a la "muy adulta edad" de catorce años.



Algunos historiadores señalan que solo tenía 11. En una de las ocasiones en que renunció al cargo fue por una muy importante razón: el representante de Dios en la Tierra lo vendió por 1.500 libras.

Finalmente, y tras ser expulsado por tercera vez de Roma, se hizo monje de San Basilio en Grottaferrata donde murió entre el 18 de septiembre 1055 con poco más de cuarenta años.

La Enciclopédia Católica, poco partidaria a criticar la figura de los Papas, entre otras lindezas dice de él:  Benedicto IX era sobrino de sus dos predecesores inmediatos, sin embargo su carácter era totalmente diferente al de ellos. Fue una desgracia para la Silla de Pedro"

Eric Frattini (los Papas y el sexo) cuenta que los cronistas de la época, afirmaban que Benedicto IX (el Papa Niño) "creció haciendo lo que quería, con numerosos escándalos en su vida cotidiana”. Según el sacerdote e historiador francés Monseñor Duchesne, Benedicto IX no era más que "un mero golfillo que con los años del papado se convirtió en un ser agresivo". El mismo religioso afirma que "el niño Papa, manifestaba una precocidad inusual para todo tipo de mal". Otros testigos de la época afirmaban que el trono de Roma estaba ahora ocupado por el demonio disfrazado.

 Eric Frattini sigue contando: "Entre los "delitos" que se le achacaban a este "niño papa" estaban, el ser bisexual, sodomizar animales, ordenar asesinatos, satanismo, violación y mantener una relación sexual con su hermana de quince años." El entrecomillado de delitos es mio.



Eric tabien nos cuenta que "el gran Dante Alighieri (1265-1321), opinaba que durante el pontificado de Benedicto IX, el papado llegó al nivel más bajo de degradación que un pontificado pudiera llegar. Con ironía se le ha llamado  el Mozart o el Rimbaud de los papas.

El rechazo a su reinado seguramente hizo renacer el concepto de sodomía, olvidado desde finales de la Edad Antigua.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada