dilluns, 24 de juny de 2013

BHUPEN KHAKHAR, LA MADUREZ DEL ARTISTA

Los templos o la literatura hindú nos muestran un país en el que las relaciones homosexuales se pudieron vivir con relativa normalidad. La presencia británica cambió la percepción que la India tenía sobre la homosexualidad y se dictaron leyes homofóbicas que siguieron tras su independencia. Hasta el 2009 no se inició un lento proceso hacia su despenalización que aun no ha llegado por completo.

Sorprende el éxito y aceptación que ha tenido este país la obra de Bhupen Khakhar (1934-2003) cuyo contenido homoerótico es mas que evidente. Khakhar salió tarde de armario y pronto lo plasmó en su obra, siendo aceptada tanto dentro como fuera de la India donde es reconocido como uno de los artistas mas prestigiosos del siglo XX.






Sin una educación artística formal, empezó a trabajar sus oleos o acuarelas en sus tiempos libres ( era censor jurado en la ciudad de Barona). Su obra inicial representaba temas tradicionales de la India: templos jainistas o miniaturas mongoles; optó por el arte figurativo, experimentó con el collage o con representaciones geométricas de la realidad.

Fue en 1979 en Inglaterra cuando decide hacer pública su homosexualidad, hasta entonces lo había intentado ocultar. Cuando dio el paso ya era un autor reconocido que había expuesto en salas tan importantes como la Tate Gallery de Londres o el Centro Pompidou de París.



Los desnudos de Khakhar aparecen íntegramente, no oculta el sexo de sus personajes que pueden aparecer en erección de forma natural.  No se trata de jóvenes musculosos que muestran orgullosos su belleza el objeto de su trabajo artístico, son hombres maduros de cabellos blancos conversando, amándose o teniendo sexo rodeados de paisajes o personas que les observan. 

















Su salida del armario artística fue a través del cuadro "No se puede contentar a todo el mundo"; esta obra nos muestra a un hombre maduro desnudo en el balcón observando la vida que transcurre en la calle. Su salida fue un acto de valentía, de defensa de su propia identidad  pues en su país el código penal aun castigaba la homosexualidad. Se trata de un cuadro admirado mundialmente, que se ha expuesto en las mejores salas mundiales, entre ellas el Reina Sofía de Madrid. A pesar de ello su publicación en una red social como el facebook implicaría un grave riesgo para el atrevido que lo hiciera, pues allí obras como ésta aun se las considera pornográficas.




A pesar de la naturalidad con la que aparece el sexo homoerótico en su obra jamás afectó a su reputación dentro o fuera de la India donde fue aceptado sin ningún tipo de prejuicio y artistas o intelectuales como Salman Rushdie quisieron ser retratados por él.



Mas información:


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada