dimecres, 4 de setembre de 2013

RICHARD SCHULTZ, SOBREVIVIR AL HOLOCAUSTO

Anteriormente os he presentado a varios homosexuales que sufrieron la represión homófoba del régimen nazi. (vid:http://leopoldest.blogspot.com.es/2013/01/memoria-del-holocausto-testimonio-de.html  Este caso es distinto, Richard Schultz (1899-1977) fue un activista gay, amigo de Adolf Brand, que pudo sortear la persecución sin dejar de vivir su sexualidad y renovó su compromiso tras la caída del régimen en tiempos en que la homosexualidad seguía estando perseguida en Alemania.

Abandonó el negocio familiar de zapatería por una vida nómada que le llevó a distintas ciudades de Europa trabajando en el sector de la hostelería. Londrés, París, Viena, Egipto, Sudán, la Primera Guerra Mundial le impidió llegar a San Petersburgo. De regreso a Berlín entró a trabajar en el Gran Hotel Bristol hasta su destrucción en 1942.



En Berlín conoció a Adolf Brand lider del movimiento homosexual alemán enfrentado a Magnus Hirschfeld (vid: http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/06/adolf-brand.html  Formó parte de  las tertulias organizadas por su asociación activamente. Participó de forma tan activa como discreta con el movimiento de liberación homosexual dentro de la República del Weimar. Paralelamente tuvo varias parejas con las que pudo relacionarse con total libertad.

Con la llegada del nazismo siguió su estrecha relación con Brand, que sufrió el constante acoso policial, hasta la muerte de éste. Pudo organizar un salón literario en el que algunos homosexuales pudieron seguirse encontrando durante la larga dictadura nazi, desde 1930 hasta el final de la guerra. Su propia pareja, Hans Spann, fue enviado al frente donde murió. 

Robert Aldrich en su libro "La acera de enfrente" nos cuenta las muchas precauciones que se tomó para poder llevar adelante este proyecto y que gracias a él no solo se salvaron muchos homosexuales, sino también algunos judíos que tuvieron la suerte de ser salvados por él.

Afegeix la llegenda


Acabada la guerra la homosexualidad siguió perseguida en Alemania, ello no echó atrás a Schultz que se unió a La Liga Cultural para la Regeneración Democrática de la que fué uno de sus líderes y era una tapadera que permitía el que muchos homosexuales pudieran reunirse. En los años 50 en Berlín se relaja la persecución de la homosexualidad  y se une a la Sociedad para la Reforma Sexual (Gesellschaft für Reform des Sexualrechts), ambas asociaciones le permitieron seguir reuniendo a homosexuales en tiempos de persecución, pues en Alemania la homosexulidad estuvo perseguida hasta mediados de los años 70, justo cuando Schultz murió.

Esta biografía nos muestra cómo los homosexuales desarrollaron una serie de estrategias de supervivencia en distintas condiciones sociales. Podríamos citar a  los fotógrafos Jaro von Tucholka, el profesor Friedrich Weigelt, el actor Hans Henninger que se suicidó en lugar de ser detenido por la Gestapo, o el escritor Arnold Bauer que estaba conectado con el grupo de resistencia conocido Rote Kapelle.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada