dilluns, 16 de juliol de 2018

LOS BORBONES EN ESPAÑA, UNA DINASTÍA MAS BIEN GOLFA.


De Felipe V al VI, mas de 300 años del reinado de una casa que no se ha caracterizado por buscar la modernidad, ni por rehusar la corrupción, pero que le ha gustado disfrutar del sexo mientras lo prohibía a sus subditos.




Felipe V era nieto del rey Sol, Luis XIV. Fue un rey inutil, enfermizo y melancólico al que su abuelo regaló el reino de España para apartarlo del poder en Francia. Era gris, incapaz y depresivo, pero sobretodo fue un borbón. El clero y sus esposas tomaban decisiones por él:

..."Felipe es un rey, ante todo, consorte de su mujer, Isabel Farnesio, que usó con frecuencia la frase «el rey y yo», como emblema de una singular monarquía dual en la que quien tomaba las decisiones era la reina. El estado psicopatológico de Felipe a lo largo de estos años fue calamitoso —aunque la enfermedad viniera de lejos— y hay que valorar positivamente el cierto descaro de Kamen a la hora de romper con las pudorosas valoraciones de la psicología del rey por parte de la historiografía romántica, que siempre prefirió creer en un rey secuestrado en la alcoba por su mujer —como lo creía Macanaz— antes que un rey inhabilitado mentalmente para reinar. " (1)


Retrato de Felipe V Jean Ranc 1723. Museo del Prado


Luis I fue un rey breve, amante de las fiestas más que del gobierno de la ciudad, dejó el mando del país en manos de su madrastra Isabel de Farnesio.

Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, conocida como la Parmesana. Fue quien llevó las riendas del reino gran parte del siglo XVIII. Ilustrada, ambiciosa, amante del arte y la ópera ( y enemiga acérrima de Farinelli) , Reina ilustrada promovió la llegada al poder de Carlos III, quien la dejó en un segundo plano tan pronto como fue coronado. Intentó cambiar el reino, para que todo siguiera en su sitio, como Dios y la familia manda.

Con Fernando VI, que iba de ilustrado, empezó la persecución a los gitanos en España. Intentó una reforma del reino con ministros ilustrados como el marqués de la Ensenada. Pero la enfermedad de su padre llegó. Carlos Fisas contaba como el rei defecaba y realizaba sus intimidades delante de la corte, sin inmutarse por ello: "Durante ese tiempo se mostró agresivo —«tiene unos impulsos muy grandes de morder a todo el mundo», escribió el infante Luis a su madre Isabel de Farnesio— y para calmarlo le suministraban opio; intentó suicidarse en varias ocasiones y pidió veneno a los médicos o armas de fuego a los miembros de la guardia real; jugaba a fingir que estaba muerto o, envuelto en una sábana, a que era un fantasma. (2)

1743, La familia de Felipe V, LM Van Loo.  Los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio, su segunda mujer, ocupan el lugar central y los hijos de los dos matrimonios del primer Borbón rodean a la real pareja. Todos son retratados con sus respectivas mujeres y sus vástagos. Así, se puede reconocer al futuro Fernando VI, príncipe de Asturias -hijo de Felipe V y de su primera mujer, María Luisa Gabriela de Saboya- y su esposa, Bárbara de Braganza


Carlos III fue aparentamente el único capacitado de toda la familia, para él ésta y sus intereses siempre fueron lo mas importante. En la Corte, se consideraba que Carlos III no era hijo de Felipe V y sí del cardenal Alberoni, clérigo muy hábil preparando los canelones y seduciendo mujeres. Fue unr ey conscientemente déspota e ilustrado, intentó reformar el reino  "sin quebrar el orden social, político y económico básico", muy propio en la història de España. Siguió con su persecución de los gitanos,dictó leyes contra el uso de la lengua catalana, el gallego o el euzkeda. Y dejó en herencia al más inútil de los borbones conocidos hasta entonces: Carlos IV.

1765, Retrato de Carlos III, Rafael Megs. Museo del Prado. 


Este rey inepto legó toda gestión de estado a su esposa María Luisa de Parma  y a su vàlido y amante Godoy. Formaron un espectacular trio, del que el rey era el mas fiel. Esposa y querido no tuvieron manía en llevar a la cama con todo lo que se movía a su alrededor. La reina Maria Luisa, de cuyas correrias la corte estaba bien informada, tenía como amante a un bello guardia de cops, Manuel Godoy. Y Carlos IV no tuvo objeción en nombralo su favorito. Godoy no solo gobernó, sino que dio hijos a la propia reina, cosa que al rey lo alibiaba de tan complicado esfuerzo.  La reina llegó a confesar que ninguno de sus hijos lo era del borbón, pero en la dinastía borbónica eso no era novedad. Seguramente la misma Ana de Austria tampoco  llegó a tener hijos con Luis XIII.  En el exilio se dedicaron a ponerse la cornamenta unos a otros, mientras los españoles luchaban por el retorno de tan infame familia. 

1789. Maria Luisa de Parma. Francisco de Goya. Museo del Prado


Si Carlos IV fue un inepto, su hijo Fernando VII aun fue peor. Según la biografía de Emilio La Parra (3), este rey "fue incluso más que un rey absolutista en el sentido de que tuvo plena autoridad sobre sus súbditos, no observó ningún reparo en saltarse las leyes y vigiló hasta los más mínimos detalles de su acción de gobierno. A la hora de preguntarnos por los motivos de su ascendiente sobre el pueblo pese a su despotismo, habría que resaltar que fue un monarca muy hábil para beneficiarse siempre del odio hacia sus enemigos" Tras la Guerra Napoleónica no dudó en reprimir duramente cualquier atisbo de libertad en España, rodeándose de una camarilla corrupta como su propio régimen. 

En el libro "Reyes que amaron como reinas, de Fernando Bruquetas de Castro, cita a Carlos IV como rey homosexual, junto al esposo de Isabel II i el presidente de la primera república Emilio Castellar.  (Editorial esfera). 

Le sucedió como regente su cuarta esposa María Cristina de Borbón-Dos Sicilias. Esta no dudó en rodearse de una camarilla corrupta, casarse en secreto con un guardia de corps. Gobernó hasta 1854, siendo expulsada de España en varias ocasiones. Junto a su marido, organizó una red de negocios como el de  la sal y el ferrocarril, posiblemente también el la venta de esclavos. En 1854 fue expulsada de España y le fue retirada la pensión vitalicia que le habían concedido las Cortes. Marchó con buena parte de las joyas de la Corona. Esta costumbre de expoliar los tesoros del estado fue seguido por Isabel II y Alfonso XIII.



Caricatura del siglo XIX satirizando la corrupción política


Isabel II y su marido Francisco de Asís de Borbón tenían la misma pasión por los hombres, aunque en amantes parece que ella ganó. Siguió el negocio de su madre, cobrando descaradamente por servicios del estado y beneficiándose de las concesiones públicas del estado. Al igual que su abuela Maria Luisa, la paternidad de sus 12 hijos parece que nada tuvieron que ver con su  marido. Este era conocido en la Villa y Corte como Paquita  (Isabelona / Tan frescachona / y don Paquita / tan mariquita)  , parece ser que sufría hipospadias,​ una malformación de uretra: no tenía el orificio de salida en el glande, sino en el tronco del pene, y ello le impedía orinar de pie.  Por la corte de la reina pasaron los personajes más grotescos, como sor Patrocionio, la monja de las llagas. 

Caricatura del lecho conyugal de la reina Isabel II.


Parece que el primer amante fue el genetal Francisco Serrano, ella tenía 13 años y la educó en las artes amatorias, siguió Salustiano de Olózaga, político progresista,el capitán José María Arana, Enrique PuigMoltó, capitán de ingenieros (el pollo real, seguramente el padre de Alfonso XII), José Mirall y Tirso Obregón, el compositor Emilio Arrieta, el general O’Donell o el político Carlos Marfiori, alcalde de Madrid...

De la paternidad de Alfonso XII se ha escrito mucho, pero aun no se ha llegado a ninguna conclusión, más allá del capitán PuigMoltó. Compartió matrimonio con  María Cristina de Habsburgo-Lorena con  Elena Sanz, una cantante de ópera 15 años mayor que él con quien tuvo dos hijos. Cuando dejó embarazada a su esposa del futuro Alfonso XIII ya estaba muy debilitado, muriendo poco después de tuberculosis. 

La regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena se caracterizó por la alternancia en el poder de los viejos partidos políticos, lo que llevó a aumentar la degradación de las instituciones y la aparición del caciquismo. En 1898 se independizaron las últimas colonias, no sin un buen baño de sangre en sus respectivas guerras. 

Alfonso XIII heredó todos los defectos de sus antepasados. Amante de la caza, los toros y la vida cuartelaria. Tuvo varios hijos "naturales" con la institutriz de sus hijos, con la  actriz española Carmen Ruiz Moragas t con la aristócrata francesa Mélanie de Gaufridy de Dortan. Fue productor de cine pronográfico, llegó a poseer una de las mayores colecciones de cine y fotografías porno-eróticas mas importante de su época. Homosexualidad, bestialismo, sexo duro... sus films más preciados presentaban monjas teniendo sexo. A él se debe el "borboneo" como una forma de influir en política, entendida como una "intervención directa en política, aunque sea, mediante la manipulación y el engaño". Es decir,   engatusar, engañar o utilizar en provecho propio sus actuaciones como monarca. 


Alfonso XIII cazando tigres en la India, 1933



Por lo que ya era un secreto a voces, el borboneo sigue vivo y presente en el Reino de España.


(1) García Cárcel, Ricardo (2002). Felipe V y los españoles. Una visión periférica del problema de España. Barcelona: Plaza & Janés

(2) El Rey perjuro:  https://el-rey-perjuro.webnode.com/news/fernando-vi-el-demente/


(3) Emilio La Parra, Fernando VII, un rey deseado y detestado. Editorial Tusquets.

4 comentaris:

  1. España rrenacerá de us cenizas y pondrá en su lugar a los traidores. Por Dios, la Patria y el Rey. Arriba España y viva el rey¡¡¡

    ResponElimina
  2. Oye, ¿y de nacionalistas catalanes no tienes ninguna historieta de este estilo? ¿O es que sois santos y los impresentables son siempre el resto de españoles? Ya está bien, hombre. Como diría la otra "Que vol aquesta gent?" Nos teneis hasta los cojones.

    ResponElimina
  3. Jajaja, Leopold, el troll anónimo que te ha escrito ofendidísimo porque le molesta que se hable de los borbones dejó su mensaje el 18 de julio. Se ve que estaba celebrando el aniversario del "glorioso alzamiento nacional".

    ResponElimina
    Respostes
    1. No dan mas de si. Si fueran inteligentes no serian fachas.

      Elimina