divendres, 12 d’abril de 2013

LA TRANSEXUALIDAD BAJO EL FRANQUISMO


"Usted lector ha oído hablar de los travestis, de los gais, de lo que en castellano puro se llaman maricas o, finalmente, homosexuales." Enrique Rubio.

Nadie como las personas transexuales sufrieron la terrible represión del franquismo. Se considera que la mayor parte de los 5000 represaliados lo eran,  por el simple hecho de visualizarse, pues ser transexual era un delito.

La Guerra Civil significó el cierre de todos los locales en los que podían acudir. Salir con ropas del "sexo opuesto" a las calles podía significar palizas, detenciones y todo tipo de humillaciones públicas. El franquismo no distinguía homosexualidad de transexualidad, una persona trans visualizaba aquello a lo que el fascismo reinante mas temía "el afeminamiento de la especie".



En aquellos lugares donde aun existía una cierta tradición (Cádiz, Valencia o Barcelona) poco a poco y con discreción podían visualizarse. En el Puerto de Santa María o Sanlucar, en los barrios marítimos de Valencia ("En la Malvarrosa no, allí me tiran piedras") o en el Barrio Chino barcelonés eran lugares por los que con dificultades podían
circular. 

En la España profunda el futuro de una persona trans  era emigrar, pues por el simple hecho de serlo podía ser detenida y obligada a recibir las terribles terapias a las que les sometían, las mismas que se realizaban a los homosexuales. Su futuro no era halagüeño, el mundo del espectáculo, limpieza de hogares, si se tenía suerte de tener pareja hacer las labores de hogar o ser trabajadoras del sexo.

Uno de los principales instigadores de este odio hacia personas trans y homosexuales fue el presidente del gobierno Carrero Blanco. Para él el que un joven se dejara el pelo largo ya era un síntoma de "afeminamiento", para este político los Beatles eran unos "melenudos maricas". El fue el promotor de la ley de Peligrosidad Social que no condenaba los actos, sino la el simple hecho de ser. No distinguía, todos eran invertidos, maricas. Enrique Rubio, excelsa pluma defensora de valores patrios, se refería a las personas trans como "maricas disfrazados de mujeres".



Es justamente esta época en la que empiezan a dar la cara, a visualizarse en muchas ciudades, a salir a la calle. Y es aquí donde la corrupta policía franquista aparece. Los locales en los que actuaban pagaban para no ser molestados, las trabajadoras del sexo estaban bajo el control de redes de proxenetas asociados a la policia. Pero aun así esta actuaba, organizaba redadas, que acababan con palizas, broncas e insultos y el peligro de pasar a manos de la justicia.

Paco de España: "no somos machos, pero somos muchas"


Médicos y farmacéuticos antepusieron su ideología a la necesidad de atención en una època en la que ya se estaban atendiendo a personas trans en otros países. En otros casos se beneficiaron de los desconocimientos de los incautos que acudieron a ellos. La desesperación llevó a muchas personas al suicidio. Las mas atrevidas pudieron viajar al extranjero para lograr la ansiada cirugía  pero a la vuelta la justicia les negaba el cambio de nombre por "fraude a la naturaleza".

El resurgimiento del movimiento de liberación LGTB fue  gran medida gracias a las personas trans. En Stonewall o en la manifestación de Barcelona en 1977 ellas fueron las protagonistas.





Mas información:

Los otros represaliados del franquismo. Ed Bellaterra.
Artículo de El Mundo con varios testimonios. Recomiendo lectura de los comentarios de los lectores.
El látigo y la pluma. Fernando Olmeda, Ed OBERON




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada