dimarts, 2 d’abril de 2013

MATAR A UN RUISEÑOR: EL RESPETO A LA DIFERENCIA.


"Recordad que matar a un ruiseñor es pecado. Los ruiseñores no se dedican a otra cosa que a cantar para alegrarnos. No hacen nada más que derramar el corazón, cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar a un ruiseñor". 

Estos días he tenido la oportunidad de poder volver a ver esta obra maestra dirigida por Robert Mulligan. Una historia ambientada en la Alabama racista de la Gran Depresión de los años 30. Nos muestra unos hechos vistos desde la optica de unos niños hijos de un abogado defensor, Atticus Finch, interpretado genialmente por Gregory Peck. Este actor obtuvo el oscar por su interpretación en este film.



Con razón se ha explicado que este magnífico drama rural sudista versa sobre la injusticia, el racismo y la infancia. Olvidan un elemento que tanto en el libro original como en el film aparecen de forma mas que evidente: el respeto a la diferencia.

"Nunca conoces realmente a una persona hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos "
" Uno no comprende de verdad a una persona hasta que considera las cosas desde su punto de vista".

Scouth Finch es una niña diferente, en la escuela se pelea con otros niños de su edad o mayores, viste como otro muchacho; su padre, ese padre que todos nos habría gustado tener, le enseña a no odiar, a respetar la diferencia: "Oirás rumores, pero deja que sea tu corazón el que te guie". No le dice que debe vestir como otras niñas, solo le enseña a no usar la violencia para defender sus argumentos.



En la novela intentan avergonzar a Scouth por vestir como un chico y le dicen que mancha la reputación de su familia, una reputación que "se ve manchada" no solo porque el padre defiende a un negro, también por dejar a una niña este comportamiento tan poco "femenino".

Y versa sobre la inocencia, la de unas personas juzgadas no por lo que hacen, sino por lo que son, por su diferencia. Una inocencia vista desde la visión de unos niños y también desde la inocencia de una persona disminuida psíquica, otro inocente en el drama narrado. En el film este personaje es interpretado por Robert Duvall. El ruiseñor es el símbolo de esta inocencia.

Al grupo de dos niños se junta un tercero, un crio repelente y que forma el grupo de tres a través de los cuales se nos cuenta esta historia. Por cierto este niño dormía con el mayor de los hermanos de trece años, cosa frecuente en tiempos en los que se consideraba que la sexualidad empezaba a los catorce años. Este niño de mayor fue Truman Capote, y Scouth fue Harper Lee. Ella es quien firmó el libro en que se basó el film y ganó el premio Pulitzer por él.



El libro fue escrito en 1960 y cuenta una historia que tiene elementos autobiográficos. Es el único libro de esta enigmática autora que no da entrevistas y mantiene un clamoroso silencio sobre su vida privada. Amiga personal de Truman Capote, no ha faltado quien haya especulado con su posible autoría. 

Mas allá de las especulaciones el libro y el film abogan por la defensa de los derechos civiles, en una época en donde todo iba a cambiar para que ya nada volviera a ser igual. Las palabras de Atticus siguen teniendo su valor hoy, en tiempos de pesimismos:

"Quería que descubrieses lo que es el verdadero valor, hijo, en vez de creer que lo encarna un hombre con una pistola. Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final, pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence".

Mas información:

Artículo de El País: Atticus el héroe silencioso:

2 comentaris:

  1. Hola Leopold, te contacto desde inoutpost.com, nos gustaría hablar contigo, pero no hemos localizado tu email en la página. Nos podrías dar una forma de contacto en info@inoutpost.com?
    Gracias. Un saludo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Enviado correo a info@inoutpost.com Mi correo es leopoldest@yahoo.es. O mi cuenta en facebook: https://www.facebook.com/leopold.estape .

      Elimina