diumenge, 25 setembre de 2011

ÁNGEL ZÁRRAGA. ¿ÁNGEL O DEMONIO?

Ángel Zárraga. (1886-1946) fue un pintor mexicano alabado por unos (Apolinaire le llamaba ángel del cubismo) y criticado duramente por otros (Picasso decía que era el demonio).

Se forma en Europa, estudiando en París, Bruselas o Madrid donde recibió una evidente influencia de Joaquín Sorolla. Gracias a una beca de Porfirio Diaz puede permanecer mas tiempo en Europa y llega a exponer en París, Florencia o Venecia. Empieza a dejarse influir por el cubismo y logra varios encargos para escenificar obras de teatro.  

Durante su estancia en París, en 1911 vivió y confraternizó con Amedeo Modigliani, fue entonces cuando pintó su "martirio de San Sebastián". San Sebastián es su autorretrato (aunque el modelo posiblemente fue el propio Amedeo), y la mujer que le adora su propia madre. Al lado una inscripción:"Señor, no puede honrar en el verso complejo. Pero, oh Señor, toma este trabajo sencillo y humilde, que hizo su manos mortales.  Ángel Zárraga
Fotografía de Amedeo Modigliani en 1911:
A partir de aquí desarrolla una basta actividad como pintor mural en Francia, castillos, iglesias o la misma sede de la  Embajada de México en París. Su frenética actividad se interrumpe durante la Segunda Guerra Mundial. Debe regresar a su país donde apenas es conocido, y quienes le conocen le tienen por un autor contrarevolucionario y afrancesado.

Sus ideas eran cercanas a la derecha mas extrema, aparte de ser un fanático religioso. aun así consiguió importantes encargos en la Catedral de Monterrey o los salones del Club de Banqueros del edificio Guardiola.

La Voluntad de Construir. Autor: Ángel Zárraga (Mural inconcluso por la muerte del autor).

Aunque aparecen mujeres en sus obras, lo normal es la aparición del hombre, siempre mas sensual y erótico que el género femenino.

Retrato de Ramón Novarro, 1925

La adoración de los Reyes Magos, 1911

Jugador en la liga de rugby. 1925.

Tras su fallecimiento en 1946, Salvador Novo decía de él: “Le ungía un prestigio europeo, proporcionalmente mayor a su llegada, que el que adornó a Diego Rivera a la más temprana suya... pero en la fecha en que volvió a su patria, ya su patria había sucumbido a la aceptación de lo que se tiene, entre el vulgo, por la escuela de Rivera, y la pintura realista, académica, de Ángel Zárraga, resultaba extraña, discordante... Era pintor mexicano cuyo nacionalismo hacía pensar en un Saturnino Herrán, en un Ramos Martínez, perfeccionados o evolucionados hacia una mayor maestría clásica... No hacía concesiones a la moda que se encontró arraigada a su regreso en su país”.

Los malabaristas


Pan y agua, 1910




  Mas información:
http://www.mexicodesconocido.com.mx/angel-zarraga-pintor-duranguense-que-traspaso-las-fronteras.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada