dijous, 2 de juliol de 2015

MARGARET THATCHER Y LA PROPAGANDA HOMOSEXUAL.

Los claroscuros de la Dama de Hierro. 



Margaret Thatcher no se había caracterizado por ser del sector mas retrógrado a la hora de afrontar las leyes que penalizaban la homosexualidad. Durante los años 60 Thatcher fue uno de los parlamentarios que votaron a favor de la no discriminación de la homosexualidad, en Inglaterra, en Irlanda y en Escocia. Uno de sus ministros fue el conde de Avon, homosexual declarado, que fallecería por enfermedades derivadas del sida en 1985.


Pero en plena expansión del VIH/sida tomó una decisión que la coloca junto a Reagan y el Papa Woytila es ser una de las máximas responsables de haber dificultado el tomar decisiones que hubiesen frenado la expansión del virus del VIH.

En 1988 introducía en el Local Government Act una enmienda que afirmaba que las autoridades locales «no deben promocionar intencionadamente la homosexualidad o publicar material con la intención de promocionar la homosexualidad» o «promocionar la enseñanza de la aceptabilidad de la homosexualidad como una supuesta relación familiar en cualquier escuela subvencionada.».






Los argumentos empleados para aprobar esta enmienda se basaban en una supuesta protección de los niños, a los que era necesario defender de predadores homosexuales y activistas buscando indoctrinar a jóvenes vulnerables sobre la homosexualidad, con argumentos como:

"la promoción de la homosexualidad en las escuelas socava el matrimonio"
Era una ley parecida a la aprobada en la Rusia de Putin y que iba a dificultar terriblemente cualquier campaña de prevención del VIH, que estigmatizaba y discriminaba a las personas LGTB y que sería copiada por otros países de la Comunidad Británica, con consecuencias nefastas. 

El miedo y el estigma había estado alimentado por los tabloides británicos, como el Daily Mail, creando una situación de pánico entre una población desinformada y aterrada. Elló provocó toda una serie de protestas y manifestaciones claramente homófobas, ante las cuales el gobierno británico, en lugar de hacer pedagogía, se puso al frente de las reacciones irracionales.

La respuesta fue la reorganización del movimiento LGTB británico. El actor Ian McKellen
 salía públicamente del armario ante las cámaras de la BBC. Pero este artículo no fue derogado hasta la llegada de los laboristas al poder. 10 millones de personas ya habían fallecido, muchas más lo harían en los años sucesivos, millones de personas vivían con el virus. Algún día se pedirá responsabilidades a estos tres nefastos personajes, por ahora el que se elimine el nombre de esta plaza me parece un buen primer paso. 


1 comentari:

  1. HA SIDO SIEMPRE UNA IRRESPONSABLE EN ESTO... Y EN MUCHAS COSAS MAS.

    ResponElimina