dilluns, 2 de novembre de 2015

BRUJAS, HECHICERAS, ENDEMONIADAS... LESBIANAS. (II)

En febrero de 2015 publicaba en este blog: BRUJAS, HECHICERAS, ENDEMONIADAS ... LESBIANAS. En él me quejaba del escaso interés de los historiadores en profundizar en un tema, que significó la muerte de millones de mujeres, mas allá de la especulación acientífica.



Un libro y una feria nos muestran una realidad que generalmente se quiere ignorar o se invisibiliza: la de mujeres que se amaban entre ellas, es decir, de lesbianas. 

Vilaweb nos muestra como en la "fira de bruixes" de Sant Feliu Sasserra a través de diez cuadros explican una realidad de odio, desconfianza y represión con las mujeres sabias, especialmente durante el siglo XVII. Mientras los grupos reaccionarios y cristianos les acusaban de todos los males, especialmente de las hambrunas y las malas cosechas. En uno de los cuadros explica como estas mujeres se amaban entre ellas. 



Norma Blázquez en su "El retorno de las brujas" nos muestra a unas mujeres  que sabían de anatomía, botánica, sexualidad, amor y reproducción. Se las ha presentado como malvadas, feas o depravadas, en realidad era un modelo que ponía en entredicho el poder patriarcal y una medicina dominada por la superstición religiosa e incapaz de dar respuestas al poner por delante sus creencias. 



Según ella eran "parteras, alquimistas, perfumistas, nodrizas o cocineras que tenían conocimiento en campos como la anatomía, la botánica, la sexualidad, el amor o la reproducción, y que prestaban un importante servicio a la comunidad. Conocían mucho de plantas, animales y minerales, y creaban recetas para curar, lo cual fue interpretado por los grupos dominantes del medievo como un poder del Diablo." Nora nos habla de unas mujeres cuyo "conocimiento implicaba la posibilidad de ejercer una sexualidad más libre, lo cual ponía en riesgo la hegemonía masculina y, por ello, los hombres expropiaron su conocimiento y las aniquilaron en las hogueras. Asimismo, la mayoría de estas mujeres vivían solas, en casas en el bosque, independientes, generaban sus propios ingresos y esto provocaba mucha desconfianza.

Nora señala que "La creación de la noción de bruja, como hemos visto, incluía al sabbat o aquelarre, en el que estaba presente una idea de libertinaje sexual. Las brujas no solamente podían provocar un mal a través de sus maleficios, sino además, de acuerdo con esta imagen, eran un sector en el que la sexualidad se expresaba fuera de cualquier control. Era una sexualidad femenina fuera del control masculino, lo que resultaba intolerable en esa época y, de hecho, resulta intolerable aún hoy. Además, esa expresión de la sexualidad femenina estaba relacionada con el Diablo, de donde surge la asociación entre la libertad sexual femenina con la idea del Mal. Aunque es necesario realizar estudios específicos sobre este tema, hay bases suficientes para proponer que la persecución de las brujas, la violencia hacia ellas, y su destrucción, también buscaba garantizar el control sobre la sexualidad femenina."

Aquí podéis consultar el trabajo completo de Norma Bláquez: http://computo.ceiich.unam.mx/webceiich/docs/libro/El%20retorno%20de%20las%20brujas.pdf  Contiene además una importante bibliografía. 



Silvia Federici también ha investigado de forma rigurosa las razones políticas y económicas que se ocultaron tras la caza de brujas.  Señala los "siglos de ejecuciones y torturas que condenaron a miles de mujeres a una muerte atroz fueron liquidados por la Historia como producto de la ignorancia o de algo perteneciente al folclore. Una indiferencia que ronda la complicidad, ya que la eliminación de las brujas de las páginas de la historia ha contribuido a trivializar su eliminación física en la hoguera."


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada