dimecres, 16 de març de 2016

MEMORIA DE WENCESLAO MALDONADO, POETA

"...deseo
del deseo de esperarlo
siempre."



A principios de marzo de 2016 se anunciaba la muerte del poeta argentino Wenceslao Maldonado. Hacia poco menos de dos años se había casado con Ariel de 34 años.







Su biografia (1) nos señala que nació el 29 de julio de 1940 en Buenos Aires. Fue sacerdote salesiano. Estudió teología y letras. Fue profesor de griego clásico, latín y literatura italiana y traductor de estas lenguas.






En el género poesía publicó los libros “La estación necesaria” (1990), “El hombre herido” (1994), “Tierra intranquila” (1994), “Dioses del deseo antiguo” (1995), “Si cortarle la cabeza a la Gorgona” (1997, Primer Premio XIX Encuentro Patagónico de Escritores, Puerto Madryn, provincia de Chubut, la Argentina, 1996, cuya versión bilingüe castellano-inglés, “If cutting the head of the Gorgon”, en traducción de Donny Smith publicó el sello Vela al Viento, 2012), “Ceremonial de una familia oscura” (1997). Y ya en este siglo se publicaron las libretas “Paraíso desechado”, “Paternidad de sombra”, “Manual de osos prácticos”, “Zureo”, “Eros y otros deseos”, “Hexagrama”, “Réquiem de guerra”, “Diálogo de pájaros”, “Hay un amor que espera y que no olvida”. En 2008 se edita un volumen que podría clasificarse entre poesía y narrativa: “La proctomaquia o El cantar de los culos. Poema épico-paródico de Aristón de Mitilene”.

Obtuvo el Primer Premio “Iniciación en Prosa”, bienio 1992-1993, de la Secretaría de Cultura de la Nación, por el libro de cuentos “Arquitectura Gótica” (1999). Su segundo libro de narrativa breve aparece en 2004: “Fronteras”. Y en 2012 se edita su novela “Las vigilias de Príapo”. Dos de sus obras teatrales, “La historia del cliptodonte” y “La musa de los muchachos” (presentación irreverente de poemas eróticos griegos) han sido representadas entre 1997 y 2000. Últimamente ha traducido piezas de Giuseppe Cafiero (“Creando un país para Alicia”, estrenada en Buenos Aires en noviembre de 2012) y “Los fantasmas de Joyce” (pre-estreno / work-in-progress, 8 de diciembre de 2013). Integró el grupo Zeus Teatro. Realiza con el actor Marcelo Gamarra performances de poesía, “Wences’s Bar en vivo”, continuación de numerosos eventos realizados por ambos desde la década del noventa.






...Quedaron las fotografías
con su sonrisa inmóvil.
En los estantes hay caracoles,
piedras, jarros, ceniceros
que reposan cansados.
El armario enmudeció vacío.
Su cama es esqueleto rígido.
Solamente, florecidos,
sus dos rosales viven
la diminuta historia del balcón.

Pero él no está,
o a lo mejor está y no sé.



Felix Esteves nos señala  (2):


"Wenceslao es médula, dolor y desesperación cuando leemos sus poemas al hijo muerto en “Paternidad de Sombra” (Editorial Epifania, 2002); es seductor, amante profano y “Príapo” cuando devoramos “Eros y otros deseos” (Simposio, 2010); es iconoclasta, divino fetichista, kitsch transpostmoderno al introducir nuestra mirada a “La Proctomaquia o El Cantar de los Culos” (Simposio, 2008); Wenceslao se trasmuta en Buda y en tranquilizador aroma de flor de ciruelo cuando navegamos en sus minimalistas versos de “Hexagrama, en luces y en sombras.” (Pavadit@, 2012); nuestro poeta de hace deseo y gracia, oso de circo y licántropo urbano en “Manual de osos prácticos” (Simposio, 2008).

La singularidad de Wenceslao Maldonado es única, no obstante me recuerda el homoerotismo de Constantino Cavafis, la escatológica dulzura de Paul Verlaine, el desarraigo de León Felipe, el hermetismo de Eugenio Montale… ...es el de los vocablos brujos y perdidos… el de los pactos de los versos hechizados...






Yo que he enseñado en la Tracia
A recoger tiernas flores
De la breve primavera
Desflorando culos jóvenes,

Yo que amé a tantos muchachos,
Prefiriéndolos a hombres
Cansados de amor y sexo,
Porque hay ternura en el joven,

Yo que ascendí la ladera
Pedregosa de este monte
Tomo mi lira de brisa
Para cantar esos goces

Amo los culos torneados,
Redondos como dos soles,
Y los que ocultan, oscuros,
Todo el vello de la noche.

Amo los culos alzados,
Orgullosos de sus dones,
Y los caídos, turgentes,
Que ríen sin pretensiones.

Amo los culos flexibles
Que abrasan con sus calores,
Y los más duros, más tensos,
Que aprietan para que goces.

¡Culos erguidos de mármol!
¡culos brillosos de bronce!
¡culos blandos de azucena!
¡culos cálidos de roble!

Culos que te están llamando,
Que te requieren a voces,
Culitos que suavemente
Te seducen y te acogen,

Culos, culos, los que fueren,
Siempre atractivos y nobles,
¡mi lira los canta a todos
sobre la cima del Ródope !

¡Los culos, todos los culos,
Acudan a mí esta noche!



 .

En el 2012 en una entrevista a la revista Página/12 (SOY) contaba su idea sobre la pareja ideal griega: 


"Para mí, la pareja griega paradigmática es Aquiles y Patroco, tal como aparece en La Ilíada. Todas las interpretaciones sobre Grecia, de los escritores de esa época, no de la nuestra, que la mayoría son locas porque queremos encontrar cosas que a nosotros nos interesan, ya interpretaban que ellos eran amante y amado. Contra la opinión de siglos posteriores, donde decían que La Ilíada era un poema épico fundacional de los griegos, exento de cuestiones eróticas, los estudios actuales, y mis estudios, están en contra de eso. La línea erótica aparece en las relaciones de pareja de Alejandro —Paris— con Helena. Hay una escena súper erótica donde se la lleva a la cama, y la contraofensiva que balancea todo es la de Aquiles y Patroclo. Aquiles cuando le matan a Patroclo utiliza expresiones que solamente utilizaban los amantes, como decir: es mi cabeza, mi cuerpo. Mi cabeza amada, además de decir mi compañero."

En esta misma entrevista se decía contrario al matrimonio:  Yo no estoy de acuerdo con ningún matrimonio. Sí con que se formen relaciones familiares, casas donde estén todos, los sirvientes, todos, una especie de comunidad. ¿Por qué no vas a tener derecho a formar una sociedad como vos querés? ¿De dónde salió esto? Como ley natural, ¿dónde está lo natural? Todos nos damos cuenta de que los humanos podemos querer a más de una persona, que podemos querer y dejar de querer... 

Dos años mas tarde conocía a Ariel, con quien se acabaría casando. En la misma revista explicando:  "
Nosotros siempre decimos que queremos ser absolutamente libres. Yo siempre estuve en contra del matrimonio como institución, de cualquier matrimonio, pero siempre estuve a favor del matrimonio igualitario en tanto es una defensa legal por derechos que son de las personas y que me parecen anteriores a cualquier ley. Constituye una cobertura legal, una defensa para el día de mañana. Yo tengo un hijo fallecido (se quiebra, Ari lo toma y aprieta con fuerza sus manos), Alejandro, a quien le dediqué un libro. Allí estoy con él (señala una foto). Ale vagaba por las calles y yo lo adopté cuando trabajaba como inspector delegado de una jueza de Menores. Ari, a su vez, tiene su hijo, ahí están los dos (otra foto). Eso también es importante, tenemos pensado una familia así, que abarque posibilidades futuras. Ya no con mi hijo por supuesto, pero sí con el hijo de él."






(1) Información extraida de

(2) Los Mínimos y los Màximos:

Entrevistas revista Pègina/12 (SOY)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada