dilluns, 28 de març de 2016

REYES EN EL ARMARI (II)



Solo los papas han perseguido con más constancia a la homosexualidad, pero la realeza europea siempre se caracterizó por su absoluta intolerancia. Mientras de puertas para adentro las cosas eran muy distintas.


Para ampliar información, clicar sobre textos en rojo. 





Alberto Víctor de Clarence (1864-1892), nieto de la reina Victoria e hijo de Eduardo VII, tenía que suceder a éste como rey del Reino Unido, pero una oportuna gripe le apartó del camino a la corona. Antes se le relacionó con el escándalo del burdel masculino de la calle Cleveland n° 19.

.


En Alemania el escándalo Eulenburg-Hertefeld destapó las amistades masculinas del kaiser. El palacio de caza de Grunerwald fue el lugar elegido para la sonada orgía que hizo temblar los cimientos del imperio alemán, allí acudieron varios miembros del entorno del Emperador, el grupo conocido como "Círculo de Liebenberg". Todo indica que las mujeres "se lo montaron con quien quisieron", mientras que algunos hombres tuvieron relaciones homosexuales. A final del siglo XIX ya estaba en vigor el célebre artículo 175 que penalizaba este tipo de relaciones.


.

La reina Sofia, madre del actual rey Felipe VI; ha hecho públicas en mas de una ocasión su enorme rechazo a los derechos igualitarios de los homosexuales. Conocida es la relación  entre su padre, Pablo I de Grecia, y el conocido prostituto Denham Fouts (1914-1948). En la lista de amantes de Denham Fouts estaba el príncipe Pablo de Yugoslavia o el Shah de Persia o escritores como Gore Vidal, Truman Capote o Christopher Isherwood.



En las familias del entorno borbónico español encontramos dos personajes bien conocidos. El primero fue Francisco de Asís de Borbón, su matrimonio con su prima Isabel II fue cuestión de estado, pero la única relación que tuvieron fue el pago que hacía la reina a su marido para que este reconociera a sus hijos como propios. 

Su noche de boda fue un fracaso. Se cuenta que Isabel II comentó a un diplomático “que voy a decir de un hombre que en la noche de bodas llevaba en su camisa más bordados que yo en la mía”. Mientras por las calles de Madrid se cantaba: "Isabelona / Tan frescachona / y don Paquita / tan mariquita". Otra copla decía:

"Gran problema es en las Cortes
Averiguar si el consorte
Cuando acude al excusado
Mea de pie o mea sentado"




Otro caso conocido fue el nieto de Isabel II, Luis Fernando de Orleans y Borbón. Amigo de Marcel Proust, conocido en las mejores salas del París de entreguerras donde paseaba sin disimulo su mas galante mariconería. 

Según su biógrafo  José Carlos García Rodríguez, era   "Homosexual, cocainómano, traficante de drogas,...vivió como quiso y donde quiso. Gastó más de la cuenta, lo suyo y lo de los demás, e hizo honor a sus apellidos. Era simpático, muy simpático, como su abuela Isabel II, y poco agraciado físicamente", lo que no fue impedimento para conquistar el corazón y la cartera de algunos de "los y las" mayores fortunas y bellezas de aquellos años.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada