divendres, 2 de març de 2012

CARLO CARAFA, DE BANDIDO A CARDENAL.


Carlo Carafa (1517-1561) hizo carrera como mercenario en Italia y Alemania. Fue un asesino despiadado, acusado de  múltiples fechorías, especialmente de la masacre de unos soldados españoles. Pero tenía un tío poderoso: Giovanni Pietro Carafa.

Su familiar era un cardenal ultraconservador a quien se le encomendó la reorganización de la Inquisición, lo que le llevó a crear el temible Santo Oficio. Anti-español y profrancés se caracterizó por su feroz persecución del luteranismo y los judios. Creó el gueto de Roma y les obligó a llevar una señal distintiva, sombreros amarillos para los hombres y velos o mantones para las mujeres. Octogenario ya, fue elegido Papa (Pablo IV) y pronto nombró a su sobrino cardenal y Secretario de Estado. Eran napolitanos y les unía un fuerte sentimiento antiespañol.


John Gielgud interpretó al Papa Paulo IV en el film Elizabeth

Pablo IV fue enormemente impopular y los rumores y las habladurías se cebaron en la vida privada del nuevo cardenal. Avaro, cruel y libertino pronto llegó a oidos del anciano Papa la vida privada de su sobrino, a quién entre otras cosas se le acusaba de practicar el "pecado repugnante en el que no hay distinción entre hombre y mujer"( palabras del Cardenal Charles de Lorraine)  

En las fiestas privadas de este cardenal participaban varios miembros de la familia Caraffa y un joven llamado Ascanio, amante suyo, al que comparaban con Ganímedes. Joachim du Bellay, les dedicó un soneto a la muerte del joven, que acababa así:

Ascanio, che Carafa amava più che gli occhi: 
Ascanio, che superava in bellezza del volto 
il bel coppiere troiano (Ganímedes), che versa da bere agli dèi"

Ascanio, al que amaba más que a sus ojos Carafa: 
Ascanio, que superó en la belleza de la cara 
, el bello troyano copero (Ganímedes) , el que vertía la bebida de los dioses   (Traducción con ayuda de google)

Aunque Pablo IV se negó a creer la evidencia, finalmente se vio obligado a desterrarle junto a los demás miembros de su propia familia. A su muerte fueron juzgados. Carlo fue acusado de malversación de fondos, apología del protestantísmo, asesinato y sodomía. Acusaciones mas motivadas por revanchismo político que por otro motivo, pues estas acusaciones fueron práctica común de muchas de las familias que dominaron los Estados Pontificios durante siglos.


Mas información

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada