dimecres, 17 d’octubre de 2012

LA OSCURA EDAD MODERNA II


A pesar de las persecuciones, durante esta época había lugares donde los hombres se encontraban para tener sexo. Tabernas, baños públicos, posadas...  Normalmente en las zonas periféricas de las grandes ciudades podían existir lugares que pasaban desapercibidos por quienes perseguían a los "sodomitas".


En la periferia de Londres existían los "molly houses", posadas en las que dos hombres podían alquilar una habitación para estar solos sin que nadie les preguntara. Incluso llegaron a celebrarse bodas, aunque sin validez jurídica. Mirad: http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/10/bodas-homosexuales-en-la-inglaterra-del.html
Ciudades como Nápoles o Valencia tenían barrios semiclandestinos en la que convivían comunidades homosexuales con relativa libertad.


En Sevilla había un lugar llamado la Huerta del Rey donde la práctica del cruising ya era muy común en pleno siglo XVI. Se trataba de un campo de árboles frutales en las afueras de la ciudad propicio para los encuentros ocasionales y refugio de clandestinos amoríos. También era un lugar donde algunos mozuelos por un pequeño sustento satisfacían los deseos de hombres adultos.( "Quemando mariposas: sodomía e imperio en Andalucía y México". s XVI. Ed Laertes)

Redes de prostitución clandestina funcionaban en las grandes ciudades, en ellas nobles, clérigos o hidalgos eran sus clientes, los posaderos no ponían problemas ante un negocio seguro. Mientras los niños y los adolescentes eran los embaucados, a veces contra su voluntad. Ello bajo el peligro de azotes, galeras, torturas u hogueras.




Los caballeros o hidalgos pasaban largas temporadas fuera de casa, incluso años, generalmente enrolados en los ejércitos. Muchos jóvenes soldados buscaban la protección de un soldado mayor, hecho que se veía con cierta normalidad dentro del ámbito militar, pero no fuera. Si vamos subiendo de categoría o clase social, la práctica se vuelve mas habitual.

Conocida es la anécdota de Benvenuto Cellini que al ser acusado de sodomía declaró que "el noble arte de hacer el amor era práctica de los dioses antiguos o los gobernantes, no de un humilde artísta. ":  http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/09/las-nobles-practicas-de-benvenuto.html

Reyes, mariscales de países como Francia o Inglaterra acostumbraban a estar rodeados de sus amantes masculinos, sabiendo que ni la iglesia, ni la justicia actuaría contra ellos. Muchos de estos personajes (Luis XIII, Enrique III o Jacobo I de Inglaterra aparecían rodeados de jóvenes bellos y ambiciosos cortesanos. En el caso de Enrique III o el hermano de Luis XIV, Felipe de Orleans, era habitual que aparecieran en las fiestas palaciegas con atuendos femeninos. 

Panfleto que ridiculizaba a Enrique III valois. 


Mas información:
http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/02/enrique-iii-la-reina-valois.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada