dilluns, 25 de febrer de 2013

RICARDO CORAZÓN DE LEON Y ALMA DE MARIPOSA.


Leyendo la biografía de Jean Flori del rey Ricardo I Plantagenet, una cosa me llama la atención: el esfuerzo de su autor en negar la homosexualidad de los distintos personajes históricos que aparecen. Desde Roldán (con Oliveros) a Ser Lancelot (con Galehaut) nunca puede hablarse de amor entre hombres solo de "amor cortés". Cuando en "Lancelot du lac" se cita a éste héroe como "amante de hombres y mujeres" lógicamente no habla de bisexualidad, solo que era una figura literaria.

No acaba aquí la negación de cualquier evidencia de relación homosexual. La tumultuosa relación entre Enrique (hermano mayor de Ricardo) y Felipe Augusto de Francia no indica nada, ni siquiera la escena del rey francés  lanzándose  desesperado a la tumba se su amante fallecido para besarle. Lo mismo ocurre con el "Corazón de Leon" de quien explica que no tuvo amantes femeninas conocidas o que su boda con Berengüela de Navarra jamás llegó a consumarse, durmiendo en habitaciones separadas tras su boda, viviendo siempre en distintos palacios o viajando en barcos distintos. Si los criterios que utiliza para negar la homosexualidad de este rey, se utilizaran para intentar mostrar la heterosexualidad de muchos reyes, pocos pasarían la prueba.



Las crónicas de la época nos hablan de un príncipe (hijo de Leonor de Aquitania y Enrique II) que vivía junto a Felipe Augusto de Francia  "que comían todos los días a la misma mesa y del mismo plato y por las noches no los separaban sus camas. Y el rey de Francia lo amaba como a su propia alma; y ambos se amaban tanto que el rey de Inglaterra estaba completamente asombrado y maravillado ante el apasionado amor que había entre ellos." (The Annals of Roger of Hovedon, trad. Henry Riley, Londres, 1853, 2, pp. 63-64.)

Felipe Augusto y Ricardo I


Cuentan que estando enfermo el rey normando llamó a sus médicos, estos le señalaron que su enfermedad era motivada por practicar la sodomía: «Acuérdate de la destrucción de Sodoma y abstente de los actos ilícitos, sino sobrevendrá sobre ti el legítimo castigo de Dios». El rey como penitencia se hizo azotar en público y llamó a su esposa para yacer con ella. Esta relación parece que jamás llegó a producirse. Este hecho no fue la primera vez que ocurrió, su promesa de llevar una vida mas "santa y ascética" era siempre olvidada tan pronto acababa la penitencia. 

La relación amorosa entre ambos reyes duró hasta el anuncio de Ricardo que de iba a casarse, el rey francés jamás se lo perdonó.

Ricardo y Felipe Augusto juntos en Acre.


Lo cierto es que Ricardo I de Inglaterra (1157-1199) fue un rey muy distinto a lo que la novela romántica nos presenta. Durante si vida apenas pisó suelo inglés, actuando mas como Duque de Aquitania que como Rey de Francia. Su todopoderosa madre, Leonor, fue quien pagó el rescate. Fue un rey pendenciero, cruel que se desentendió de las cuestiones políticas para enfrascarse en mil aventuras siempre rodeado de jóvenes compañeros de juegos. Su obsesión fue ser el mayor rey guerrero de la historia. Murió con 42 años tras guerrear contra su padre, invadir Sicilia y Chipre, conquistar Acre,  enfrentarse contra Saladino en las Cruzadas, sobrevivir a un cautiverio y morir atacando una ciudad francesa. Su cuerpo fue enterrado en suelo francés, su tierra.

En Palestina rompió su larga relación con Felipe Augusto, éste fue sustituido por Raifé de Clermont. Los continuos  encuentros privados con Saladino y el historial homoerótico de ambos hace suponer hubo una relación amorosa. A la muerte del líder kurdo, Ricardo hizo realizar varias misas por su alma. En su lecho de muerte el rey Plantagenet repitió varias veces el nombre de Saladino. La lista de amantes masculinos  siguió hasta su muerte.

La Enciclopedia Británica dice de Ricardo I:
"Richard was irresponsible and hot-tempered, possessed tremendous energy, and was capable of great cruelty. He was more accomplished than most of his royal family, a soldier of consummate ability, a skillful politician, and capable of inspiring loyal service. In striking contrast with his father and King John his brother, he was, there seems no doubt, a homosexual. He had no children by Queen Berengaria, with whom his relations seem to have been merely formal."



Mas información: 




1 comentari:

  1. me parece una historia de pasion fascinante la de RIcardo Y SAladino aunque de haber sido asi estoy seguro que todo se tiene que haber iniciado por parte de Ricardo tratar de seducir a Saladino. Poco se habla de esto, por falta de datos y por negar la homosexualidad de los heroes europeos, pero aun asi, su historial amoroso paso a la historia.

    ResponElimina