dimarts, 6 d’agost de 2013

SETH Y HORUS, LA VISIÓN DE LA HOMOSEXUALIDAD EN EL ANTIGUO EGIPTO.

En la mitología egipcia Seth es el dios del desierto, es un dios poderoso y temible. Su figura puede compararse a la del personaje bíblico de Caín, pues movido por la envidia asesinó a su propio hermano Osiris, una divinidad mucho mas benévola.



Ni los textos, ni las abundantes representaciones nos dan una idea clara de como eran las relaciones homosexuales durante este largo período, en general cualquier representación sobre la sexualidad es rara. La mastaba de Saqqara con la tumba de los manicuros del faraón nos muestra que estas relaciones pudieron vivirse con cierta normalidad: http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/10/unidos-en-la-vida-y-la-muerte-en-la.html. Las representaciones del faraón Akhenatón nos muestran una percepción sobre la sexualidad o le género distinto a otras culturas antiguas: http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/03/la-ambigua-sexualidad-del-faraon.html

Como en otras culturas antiguas el que un egipcio tuviera relaciones homosexuales no estaba mal visto, pero si que éste fuera penetrado, fuera el actor pasivo de esta relación. Debía hacerlo a una persona de rango inferior. Diferenciaban los roles, y el activo estaba asociado al poder, al honor y a la fuerza; el pasivo a la sumisión e incluso a la deshonra.

Seth era un dios asociado a la masculinidad, normalmente se le señala también como un dios protector de la homosexualidad. Pero su historia no dice mucho a su favor. Mientras Osiris en el inframundo se acostaba con Isis para poder revivir, allí conciben un hijo, Horus, que intenta vengar a su padre. Juntos aparecerán en un largo culebrón de enredos mitológicos, allí ambos luchan entre sí convertidos en hipopótamos, se reconcilian y hasta mantienen una serie de extraños acoplamientos más seminales que propiamente amorosos.Una relación homoerótica que posiblemente intenta mostrar de forma simbólica  la unificación del Alto y el Bajo Egipto.


Seth en el Louvre


Tras esta unificación la pareja de dioses es representada frecuentemente como símbolo de la unidad egipcia con connotaciones en muchas ocasiones homoeróticas. En algunas interpretaciones Seth llega a dar a luz a un niño de Horus.

Pero Seth quiere ser el único dios y prepara un trampa para desacreditar a su sobrino Horus. Denuncia a éste ante los jueces señalando que había sido fecundado por Seth, pero Horus es advertido y extrae el semen de su interior y disimulado dentro de una ensalada hace que su tío lo ingiera. Y así Seth ante los ojos de los jueces  aparece como el fecundado y por tanto deshonrado.

Cabe señalar que Seth y Osiris al perder el poder también pierden el pene, seguramente relacionando esta castración con  la pérdida del poder. 



Mas información: 
Seth y Horus, la homosexualidad en la mitología egipcia

2 comentaris:

  1. Leopold, he escrito un largo comentario, y no me lo ha aceptado...!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Debe ser un fallo técnico, no tengo ningún límite a las publicaciones o comentarios.

      Elimina