divendres, 16 de maig de 2014

CONFLICTO DE COMPETENCIAS ENTRE INQUISICIÓN Y LA CORONA DE ARAGÓN ENTORNO A LA SODOMÍA


Como he indicado en otras ocasiones la Inquisición se implanta en la Corona de Aragón y el Reino de Castilla en 1478. Su objetivo era mantener la ortodoxia religiosa y perseguir la herejía. Institución ligada a la monarquía no tenía las mismas competencias en todos los territorios. Inicialmente en Castilla podía perseguir a la sodomía, en los territorios de la Corona de Aragón no.




La incautación de bienes de los condenados dio un enorme poder a los tribunales del Santo Oficio. Pero una vez expulsados los judíos los ingresos fueron disminuyendo, así que la persecución del llamado "crimen sodomítico" fue una solución que les permitió buenos ingresos. El no poder actuar en la Corona de Aragón les impedía obtener una imporante fuente de financiación. Lograr actuar en estos territorios mas que una cuestión religiosa, era para ellos una necesidad económica.

Encontraron una aliado inesperado en Carlos I, con motivo de un conflicto jurisdicional con Sancho de la Cavalleria, jurista de Zaragoza. Éste vio la posibilidad de actuar contra él acusándolo de sodomita. Pero el proceso era largo, la justicia aragonesa solicitaba pruebas y no aceptaba la tortura. La solución fue autorizar la actuación de la Inquisición en estos territorios contra la sodomía, hecho que autorizó el Papa Clemente VII en 1524. Solo afectó a Aragón, Valencia y Catalunya, el resto del territorio no. Ello originó un conflicto competencial que no se solucionó ni tan siquiera en 1714.

Hasta entonces la sodomía era competencia de la multitud de juzgados de estos territorios. En Catalunya, por ejemplo "Els Usatges" no decían nada sobre sodomía, se utilizaban aun leyes procedentes del Imperio Romano o las leyes visigodas. La primera vez que una ley catalana introdujo el tema de la sodomía fue en 1585, el rey Felipe I (II de Castilla) la introdujo en las "Constitucions de Catalunya" (libro IX, titulo V). Esta introducción no significó la solución del concepto competencial.

Las sentencias de los tribunales del Santo Oficio debían aplicarse de acuerdo con "las constituciones y leyes seglares" de cada país, según la sentencia de 1524. Los jueces catalanes, aragoneses o valencianos vieron invadidas sus competencias y se agarraron a este aspecto para poner todas las trabas que tuvieron a su alcance. Por si fuera poco los inquisidores acostumbraban a ser castellanos, hecho que aumentó el conflicto y la desconfianza.

Las leyes seglares o las constituciones no permitían los juicios secretos, sin desvelar la identidad de los testimonios y mucho menos la inacautación preventiva de bienes, en el Reino de Aragón además estaban prohibidas las torturas para forzar declaraciones.  Se llegó al acuerdo de que un juez asistiría como "oyente" a los juicios del Santo Oficio, al que se le dio la categoria de "consultor".

Los conflictos no acabaron aqui. Las sentencias de muerte debían ser ratificadas por las distintas audiencias y estas raramente lo hacían cuando eran por sodomía. La mayoría fueron bloqueadas. Los tribunales de la Inquisición optaron por enviar a galeras a los condenados.

Durante el reinado de Felipe I (II de Castilla) se produjo el mayor conflico jurisdicional al intentar procesar éste a su antiguo secretario por el delito de sodomía:  http://leopoldest.blogspot.com.es/2012/10/un-pimpollo-en-la-corte-de-felipe-ii.html

El conflicto no se solucionó ni tras la anulación de las constituciones catalanas o los fueros aragoneses, ni con el Decreto de Nueva Planta. Los Capitanes Generales nombraban los jueces "oyentes" y las audiencias seguían teniendo la última palabra. Esto, y que con la llegada de los borbones se relajó la persecución de la sodomía, significó un enorme descenso de procesos y sentencias.



Es imposible saber el número total de personas encausadas durante este período, es necesario recordar de nuevo que todos los tribunales tenían competencias en este sentido y que nuestra convulsa historia ha hecho desaparecer muchos archivos que nos ayudarían a conocer la realidad de estas persecuciones.

La aparición del libro de Jaume Riera i Sans, Sodomites catalans, ha aportado mucha luz a un período del que teníamos poca información. Aporta la historia de mas de 300 casos que fueron juzgados por los distintos tribunales, comenta las leyes utilizadas y los conflictos competenciales en este complejo mundo que fue el de la Corona de Aragón.

Bibliografía:
Riera i Sans, Jaume. Sodomites catalans. Història i vida, s XIII-XVIII. Editorial Base.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada