dimarts, 27 de maig de 2014

VIAJE A TURQUÍA SIGLO XVI

Viaje a Turquía es un libro de viajes escrito a mediados del siglo XVI, posiblemente 1559, y atribuido al escritor castellano Cristóbal de Villalón. Es la visión de un hombre procedente de la Castilla de Felipe II recorriendo diversoso lugares del Imperio Otomano, especialmente Constantinopla (Estambul)



La aparición del libro aparece en un momento de máxima tensión entre el Imperio Otomano y los reinos cristianos de Occidente. Mientras que aquí se vivía una dura época de persecución contra la sodomía, en Estambul o el norte de África existía una liberalidad sexual que era utilizada como ejemplo de su innata perversidad.

El anterior presidente iraní hizo célebre la frase "en Irán no hay homosexuales". El siglo XVI era habitual oir cosas similares aquí, expresiones como "Catalunya está límpia de sodomitas".

Los inquisidores en muchas ocasiones atribuian a la sodomía un ADN extranjero e infiel, "turcos y moros" eran los predilectos, aunque los griegos e italianos tambien se les atribuían este tipo de "perversiones".

Desde el anonimato de su autor el libro nos presenta a dos personajes procedentes de Turquía  Juan Voto a Dios y Matalascallando y Pedro de Urdemalas que comentan sus vivencias por el país del levante mediterráneo, así como la vida y las costumbres de sus habitantes. Nos presenta un mundo en claro contraste con la realidad que se estaba viviendo en Castilla. Seguramente el anonimato era una forma de evitar problemas con la temible Inquisición.

Para las autoridades castellanas Turquia era el paradigma de la perversión y la maldad, por lo que el libro debe ir con mucho ciudado a la hora de elogiar sus costumbres. Algunos críticos ponen en duda que su autor llegara a viajar a este país y señalan que buena parte del trabajo podía ser de oídas. 

El libro está dedicado a Felipe II y en su introducción el autor señala que quiere mostrar las flaquezas y el poder del Turco, la ineficacia del pago de los rescates y las inmoralidades de sus ejércitos.




El autor nos presenta una ciudad pobre que nada tiene que ver con el esplandor de la vieja Bizancio, cuenta también como era la vida en las tres iglesias cristianas, que aun quedaban abiertas al culto, o la función social de sus hospitales.  Se sumerge también el mundo de los baños y los grandes zocos, no elude ni los burdeles ni las costumbres mas íntimas. Y allí nos habla de las costumbres sodomíticas de sus habitantes.

Cuenta el libro que las mujeres eran conscientes del gusto de sus maridos por los más jóvenes, que éstos tienían por costumbre llavarlos a la cama junto a ellas, para luego "ni tocarlas" para poder prestar mas atención a los muchachos. Los cristianos que visitaban la ciudad acababan pervirtiéndose visitando sus célebres burdeles, donde los "bujarrones"  eran los mas deseados.

Sobre su ejército nos dice:

"En todo su ejército de mas de 80.000 hombres, no hay mujer alguna. La verdad es que como son bujarrones llevan sus pajes hartos, no hacen caso de mulleres" (1)


Las costumbres que nos cuenta el libro, aunque exageradas, coinciden con las descripciones que nos han llegado por otras vías o por la propia literaruta otomana. El posible autor, Cristobal de Villalón, seguramente jamás estuvo en Turquía, tal vez ni siquiera saliera de Valladolid en toda su vida. Estudió teología, fue un buen conocedor de la cultura greco-romana y seguramente seguidor de Erasmo, lo que le obligó a llevar muchas precauciones. 

El Viaje a Turquía fue censurado por la Inquisición que ararncó todo el apartado sobre las novelas de caballerías. En 1558 publicó su Gramática castellana, que se aleja de la latina más que la de Antonio de Nebrija  y se centra ya en los problemas concretos de la lengua.




(1) Cita de Riera i Sans, Jaume. Sodomites catalans. Història i vida, s XIII-XVIII. Editorial Base.

Mas info:

Texto completo del Viaje a Turquía:

3 comentaris:

  1. Curiosísima entrada, he de hacerme con ese texto pues parece de lo más divertido y utilizable para desarmar prejuicios y argumentos extraños.
    Un abrazo

    ResponElimina
  2. Siempre la fascinación por oriente, aunque ya sabes que estos textos siempre han de ser leídos con cierta prevención.

    ResponElimina
  3. Siento que más de un texto de éste libro que recomiendas Leopoldo hará recordar las mil y una noches... Creo que tomando en cuenta lo que relata Marco Polo sobre sus viajes, las mil y una noches omite bastante en sus cuentos (muchos tienen cierto aroma homosexual) creo yo.

    ResponElimina