dimarts, 23 de juny de 2015

EURYALUS, EL MAS BELLO ENTRE LOS HOMBRES DE ENEAS

“Euryalus, quo pulchrior alter non fuit Aeneadum” Eneida, Virgilio.


Jean-Baptiste Roman. Louvre

Euríalo era un joven, hijo de un guerrero fallecido en la Guerra de Troya, que embarcó con Eneas huyendo de la ciudad. Se trataba de un adolescente aun imberbe, cuya belleza deslumbra a todo el séquito de Eneas y la utilizaba para conseguir todos sus propósitos. 

Niso era ya un guerrero adulto famoso por su valor y entrega en el campo de batalla. Aparecen juntos por primera vez en el quinto libro, donde Euríalo utiliza su belleza para ganar una carrera de caballos, con la ayuda del que será su amante.

En el libro noveno, Niso y Euríalo, piden permiso para ir en busca de Eneas en una misión que debe atravesar las líneas enemigas. En principio Niso trata de convencer a su amigo de que no le acompañe, teme que muera por su culpa. Pero Euríalo no conoce el miedo y le sigue, actúa como Patroco con la imprudencia y la temeridad del amante enamorado. 

Niso abre el camino dando muerte a algunos enemigos. Pero Euríalo no puede seguirle y es alcanzado por Volscente. Advirtiéndolo, Niso regresa para rescatar a su amigo, se encomienda a Apolo y da muerte a varios rútulos: 
Matadme a mí en vez de a él. El muchacho no tiene la culpa. Yo lo he arrastrado hasta aquí. El único delito de Euríalo es haber querido demasiado a su amigo infeliz. pero en la refriega, muere Euríalo, víctima de la fría espada de Volcente que "se clava traspasando las costillas del blanco pecho adolescente de Euríalo." 

Pero Niso queda al descubierto, logra vengar a su amado matando a Volcente, al que hunde su espada por la boca del guerrero, pero herido de muerte se arroja encima del cuerpo exánime de su enamorado y se deja morir.




Para Virgilio fue una muerte afortunada, (“Fortunati ambo!”) pues ambos alcanzaron la gloria a través de la muerte, pasando estos dos héroes a tener un lugar inmortal en la historia de Roma y de la literatura inmortal.

Mas información: 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada