dijous, 24 de novembre de 2016

PORFIRIO BARBA JACOB, EL POETA MALDITO

Porfirio Barba Jacob (1883 - 1942) fue uno de los seudónimos del poeta colombiano Miguel Ángel Osorio Benítez. Su obra es casi desconozida fuera de Colombia o México, fue despreciada por autores Pablo Neruda y Octavio Paz. En su pais natal se le considera el gran poeta nacional. 



Su cambio de nombre tuvo un origen más bien prosaico, fue motivado por problemas judiciales. Pasó su vida cambiando de país y domicilio constantemente: Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Cuba, Perú y México. Colaboró con muchas revistas literarias y políticas. "Contradictorio, siempre propenso al escándalo, enriqueció la leyenda sobre su extravagante persona con una producción poética peculiar. Su espíritu errabundo, lleno de pasión y de nostalgia, formó parte esencial de su obra, signada además por la angustia y la sensualidad." (1)

Sus biografías generalmente esconden un hecho muy evidente de su biografía: era homosexual, y además no lo escondió. Luis Antonio de Villena es de los pocos que señalan esta realidad, al hablar de su poesía señala que forma parte de: "lo mejor de su labor de maldito, de homosexual, amante de los muchachos, que asumió su condición ( y hablamos de 1920) a la par que hacía gala de su amor a la poesía, de su dipsomanía, de ser un marihuano y de vender su periodismo al mejor postor, desde Colombia a México, pasando por toda Centroamérica yCuba".(2)




Balada de la Loca Alegría 


Mi vaso lleno -el vino del Anáhuac- 
mi esfuerzo vano -estéril mi pasión- 
soy un perdido -soy un marihuano- 
a beber -a danzar al son de mi canción... 

Ciñe el tirso oloroso, tañe el jocundo címbalo. 
Una bacante loca y un sátiro afrentoso 
conjuntan en mi sangre su frenesí amoroso. (3 Poema completo)

En Babelia (EL PAIS), "El hombre que parecía un caballo", María Mercedes Carranza señaló: 

Porque Barba decidió ser un poeta maldito, cuyo modelo tomó de Poe, Verlaine y Baudelaire; y como ellos vivió en la miseria, con abundancia de alcohol, hospitales, homosexualidad y cárceles. Ese malditismo lo traslada a su poesía, que es exaltada y plena de exacerbada pasión, pero también angustiada por el temor a la muerte, la evidencia de la nada y la fugacidad de las cosas de la vida, de lo cual su magnífico poema Futuro es un buen ejemplo: 'Decid cuando yo muera... (¡y el día esté lejano!): / soberbio y desdeñoso, pródigo y turbulento, / en el vital deliquio por siempre insaciado, era un llama al viento... / Vagó, sensual y triste, por islas de su América; / en un pinar de Honduras vigorizó el aliento; / la tierra mexicana le dio su rebeldía, / su libertad, su fuerza... Y era un llama al viento'. (4)



Alberto Mira en "Para Entendernos" señala que "su homoerotismo aparece también como elemento transgresor en poemas cuyo sentido central no reside en la loa al cuerpo efébico" En uno de sus poemas "presenta la búsqueda del amor que lleva a cabo el poeta. Los diversos muchachos que encuentra se corresponden con arquetipos masculinos y a menudo se describen en términos físicos". (5)

Elegía platónica 

Amo a un joven de insólita pureza, 
todo de lumbre cándida investido: 
la vida en él un nuevo dios empieza, 
y ella en él cobra número y sentido. 

Él, en su cotidiano movimiento 
por ámbitos de bruma y gnomo y hada, 
circunscribe las flámulas del viento 
y el oro ufano en la espiga enarcada. 

Ora fulgen los lagos por la estría… 
Él es paz en el alba nemorosa. 
Es canción en lo cóncavo del día. 
Es lucero en el agua tenebrosa…



Víctima de la tuberculosis falleció en México DF en 1942, junto a un joven amante y su amigo notorio, gran prosista y poeta, el “contemporáneo” Salvador Novo.


Retrato de un joven 

Pintad un hombre joven… con palabras leales 
y puras; con palabras de ensueño y de emoción: 
que haya en la estrofa el ritmo de los golpes cordiales 
y en la rima el encanto móvil de la ilusión. 

Destacad su figura, neta, contra el azul 
del cielo, en la mañana florida, sonreída: 
que el sol la bañe al sesgo y la deje bruñida, 
que destelle en los ojos una luz encendida, 
que haga temblar las carnes un ansia contenida 
y que el torso, y la frente, y los brazos nervudos, 
y el cándido mirar, y la ciega esperanza, 
compendien el radiante misterio de la vida… (6)








(1) Wikipédia. 
(5) Alberto Mira, Para entendernos: http://www.casadellibro.com/libro-para-entendernos-diccionario-de-cultura-homosexual-gay-y-lesbic-a/9788479489595/862506
(6) Selección de poemas homoeróticos de Porfirio Barba Jacob:  http://conflagraciones.blogspot.com.es/2012/08/balada-de-la-loca-alegria-mi-vaso-lleno.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada