dijous, 3 de novembre de 2016

WU ZETIAN, REFORMISMO Y SEXO ORAL

Fue una de las mujeres con más poder de la China Imperial. Wu Zetian   (624 – 705) fue soberana durante 15 años, inteligente, bella, reformista y seguramente tan cruel como todos los emperadores de su tiempo. 



De ella nos han llegado sus excentricidades, sus anécdotas amatorias o su crueldad. No su gran capacidad reformista, sus campañas para lograr la escolaridad infantil o subir el estatus de la mujer o los campesinos. También promocionó el budismo, menos beligerante con los derechos de las mujeres (con respeto a la religión oficial el confucionismo). Wu llegó a afirmar que Buda era mujer. 

Empezó siendo la concubina del emperador Tang Taizong. No perdió el tiempo y logró serlo también de su propio hijo Gaozong.  . Saltando de cama en cama y de amante en amante, Wu no tardo mucho en alcanzar la posición de emperatriz consorte. Amantes, asesinatos y torturas fueron sus principales medios para llegar al poder. En el 690 y tras haber quitado a dos de sus hijos del trono, Wu Zetian se proclamo la primera y única Emperatriz de la historia de China, fundando la nueva dinastía Zhou. Una dinastía que duró solo el tiempo en que estuvo en el poder.

Cuando llego al trono con unos 65 años realizó un decreto por el cual los dignatarios visitantes debían rendirla respeto haciéndole un cunnilingus. Decreto que estuvo vigente hasta meses antes de su muerte con 80 años.




Su gobierno se basó en el mas brutal despotismo. Las purgas y persecuciones, contras sus enemigos, caracterizaron su gobierno. Característica de todos los gobernantes de su tiempo, pero Wu fue mujer y luchó por el bienestar de su pueblo.  Wu rompió el estricto código moral confuciano. Lo niveles de bienestar y paz fueron muy superiores a otras épocas de la historia china. Rompió con el confucionismo oficial y estableció la libertad de culto. No solo reformó el sistema educativo, también abrió hospitales públicos, ayudó a la investigación médica y mejoró la vida de los campesinos chinos. El acceso a la administración fue meritorio, valorándose más la capacidad que la pertenencia a una familia. Los viejos poderes imperiales esperaban pacientemente para acabar con ella y su obra.


Wu Zetian abdicó a los 80 años tras un golpe de estado.  Sus ministros y familiares fueron ejecutados, la dinastía Tang fue restaurada. Aunque ella no fue ejecutada, fallecía pocos meses después.
Corte femenina de la emperatriz Wu. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada