dimecres, 23 d’agost de 2017

POEMA DE MUHAMMAD SHAMS AL-DIN HAFIZ

Iran durante siglos mostró su amor por la belleza o la buena bebida, un mundo epicúreo en el que el amor  hacia los jóvenes se veía con normalidad. 



Shas, poetas o generales cantaron o contaron su amor hacia bellos efebos. Su presencia gráfica es evidente, tanto en gravados como en poemas homoeróticos. Sin embargo muchos escritos poéticos han sufrido, con el paso del tiempo, la negación por parte de los sectores mas reaccionarios. Ello es motivado por la falta de géneros en su escritura y en traducciones que evitaban la evidencia y feminizaban o masculinizaban la ambigüedad. 

Un caso muy evidente fue el de Muhammad Shams al-Din Hafiz (1326-1389). Hoy tiene gran popularidad en Irán, incluso fue el poeta de cabecera del ayatolláh Jomeini. Según la biografía que realizó Sir Richard Burton (1821-1890) toda su poesía va dirigida a los jovenes, de los que canta su belleza y su deseo hacia ellos. Sus textos pérsicos tienen la ambigüedad a la que me he referido, pero en sus introducciones en árabe esta característica queda patente.

Mohammed Shams al-Din Hafiz
Dibujo del siglo XVIII.

De su biografía se sabe mas bien poco. estuvo casado, tuvo un hijo y se cree era sufí. Debido a que sus escritos, Ghazals, fueron considerados perniciosos fue desterrado. Estos textos están imbuidos de un misticismo homosexual que asusta a muchas mentes occidentales debido a la expresión de amor entre hombres. Él creía que podía ver la imagen de dios en el rostro de la persona amadaSu fervor religioso se correspondía con sus deseos carnales y no veía ninguna contradicción en ello.

Shakespeare, Goethe o Guide se fascinaron con sus poemas, considerándolo como uno de los poetas líricos mas importantes de la historia.

En Diwan se recopila toda su obra.  Contiene más de 500 poemas, en su mayoría en forma de Ghazals. Son  odas cortas en las que ensalza los placeres de la vida o satiriza a sus compañeros derviches (enseñaba en un colegio derviche en Shiraz). También satiriza a la hipocresia de los líderes religiosos y canta a las delicias del vino o la caza.

Jeque y joven de fiesta en un jardín, por Mohammad Ali, 1530


Aquí un ejemplo de su obra:

"Con un aspecto desaliñado,
se enjuaga con el sudor de la embriaguez
Tenía la camisa desgarrada,
una canción en los labios
y la copa de vino en la mano
Con los ojos en busca de problemas,
de los labios suavemente queja
Así que en la medianoche de ayer
se acercó y se sentó a mi almohada...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada