dissabte, 26 de febrer de 2011

LOS NIÑOS DANZANTES KÖÇEKS.

Al igual que los Bacha-bazi de Afganistán o los ghilman en Persia en Turquía existió al tradición de niños a los que se educaba como bailarines feminizados que actuaban en las grandes recepciones de los sultanes y en los palacios otomanos. El koçek era típicamente un hombre joven bailarín,"Rakkas", generalmente vestido con atuendo femenino, empleado como artista. Generalmente los koçek eran de origen gitano, armenio o judío, ya que los turcos no podían tener una profesión considerada "humillante".


Entraban a formar parte de estas bandas a muy corta edad y seguían formando parte mientras tuvieran un aspecto femenino y juvenil, lo que les llevaba a disimular su barba y a pintarse la cara para aparentar menos edad. No deben confundirse con los danzantes sufíes,  si bien sus danzas tienen una gran influencia de esta cultura mística.

Su atuendo habitual consistía en una pequeña chaqueta de terciopelo rojo bordada con un bordado de seda de oro camisa, shalvars (pantalones anchos), una falda larga y un cinturón dorado anudado en la espalda.  Los jóvenes, a menudo con mucho maquillaje, se rizaban el pelo y se dejaban largas trenzas que tapaban bajo un sombrero negro de terciopelo rojo decorado con pequeñas monedas, joyas y oro.


Durante sus actuaciones  cuentan que "los hombres se volvían locos, rompiendo los vasos, gritando hasta perder la voz".  La lucha entre ellos acababan siendo a muerte pues competían para conseguir los favores sexuales de los chicos. Esto dio lugar a la supresión pública de estas danzas finales del s. XIX.


 Los jóvenes fueron tenidos en gran estima. Poetas famosos, como Fazyl bin Enderuni Tahir , escribieron poemas sobre ellos.Actuaban también en tabernas nocturnas de Estambul en las que se servían Meze , raki o vino. Antes de comenzar su actuación, el köçek bailaba solo entre los espectadores, para mostrarse iniciando una insinuante ceremonia de seducción.


Los koçeks eran mas valorados que las Çengi, las chicas que realizaban la danza de vientre. Por ello la rivalidad era enorme, llegando a producirse altercados y asesinatos para apartar la atención de los hombres hacia los jóvenes danzantes.


Antes de su prohibición los grupos de danzantes koçeks recorrieron toda la Anatolia, Persia, Grecia o los Balcanes. Hoy aun existen algunas compañías, que actúan como una atracción para turistas.

Koçeks en la corte de Abbás I Sha de Persia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada