dimarts, 8 de febrer de 2011

-¿CUANDO TERMINARÁS? -CUANDO ACABE.

Confieso que he iniciado la vista de la película "El tormento y el éxtasis" con un enorme escepticismo. El film, de 1.965, es una gran superproducción americana dirigida por Carol Reed y basada en la novela histórica "La agonía y el éxtasis" de Irwing Stone. Es entretenida y no tergiversa la historia como en otros films de la época.

En esta película se nos cuenta la relación entre Julio II y Miguel Ángel durante la pintura del techo de la Capilla Sixtina. Durante los ocho años que duró cada vez que el papa Della Rovere oficiaba misa en la Capilla al salir preguntaba:

-¿Cúando terminarás?

-Cuando acabe- Contestaba el escultor florentino.




La figura de Miguel Ángel es interpretada por Charlton Heston, en una interpretación floja y mediocre. Julio II es brillantemente caracterizado por Rex Harrison. Giovanni Medicis lo interpreta un Adolfo Celli con 50 años, el futuro León X tenia cerca de 25 años.

La película hace un interesante recorrido por la obra de Miguel Ángel para situarnos en las obras de construcción del Vaticano y su enfrentamiento con su rival el arquitecto Angelo Bramante. En medio el belicoso y maquivélico Julio II intenta recuperar los terrenos perdidos por los Borgia y levantar el templo.

No nos cuenta como se financió la construcción del gran templo romano, ni la vida libertina que se llevaba en su entorno. Pero si da una leve pincelada al señalar cómo vende un birrete cardenalicio  para un niño con la intención de lograr fondos.

En tiempos en los que la industria cinematográfica estaba entregada a producciones exageradamente religiosas, su presencia en este film es moderada. Con una sola salida de tono, cuando Miguel Ángel es inspirado por unas nubes con la presencia de Dios y la Virgen María. Pero se trata de un film de 1965 y este tipo de concesiones eran imprescindibles.



La película se inventa una relación imposible entre el artista y la hija de Lorenzo de Medicis. Aunque aun no había iniciado su relación con Cecchino dei Bracci y mucho menos con Tommaso Cavalieri, ya se acostumbraba  a rodear de jovencitos. La película nos ofrece dos detalles muy interesantes:

 -Cuando acuden a una casa de cortesanas y les preguntan si allí está Miguel Ángel, una de las cortesanas tras reír escandalosamente dice "¿Miguel Ángel, aquí.?" y sigue riendo.

-En el andamio se ven varios jóvenes, la cámara se acerca muy sutilmente a la mirada de uno de ellos y podemos observar una mirada que va mas allá de la admiración.


Al igual que en Ben Hur, Charlton Heston interpreta a un personaje que había mantenido relaciones homosexuales, sin que él jamás llegara a enterarse.






1 comentari:

  1. ¿Así que Chartlon Heston hace una interpretación mediocre...? Bueno, es una opinión. Pero lo más sorprendente es leer que Judah Ben-Hur mantuvo relaciones homosexuales. Y da igual homo que hétero, porque... es un personaje de ficción. Madre mía.

    ResponElimina