dijous, 22 de desembre de 2011

EROS/CUPIDO A TRAVÉS DEL ARTE.

Cuentan que Afrodita quedó embarazada tras ser poseída por la espuma del mar. De este embarazo nacieron dos gemelos: Eros o Cupido, dios del amor, y Hímero. dios de la lujuria y el deseo sexual. Junto a Potos (dios del anhelo del amor), los tres juntos forman los Erotes. Según la mitología una relación debía basarse en estos tres componentes: amor (Eros) deseo (Hímero) y compromiso (Potos). (NOTA: hay muchas versiones sobre es embarazo de Venus, el mas extendido es que fue Mercurio su autor)

Eros también podía enamorarse, así fue al conocer a Psique, una princesa envidiada por Venus por su espectacular belleza. Por ello ordenó a su hijo Eros que la hiciera enamorarse del hombre más feo del mundo. Pero el propio Eros se enamoró de Psique, y la llevó por arte de magia a su casa. Su frágil paz fue arruinada por una visita de las celosas hermanas de Psique, quienes hicieron que ésta traicionase su confianza. Herido, éste la expulsó y Psique vagó por la tierra, buscando a su amor perdido.
Jacques Louis Davis

Antonio Canova

Eros y Psique

Reinhold Begas

Pascal Simón.

También se enamoró de su hermanastro Himeneo, de gran belleza y encargado de presidir las bodas. Esta relación con Cupido inspiró la escultura de George Rennie "Cupido soplando en la antorcha de Himeneo para reencender su llama". Esta escultura ofrece una visión desde varios puntos de vista. Las redondeadas carnes de los dos cuerpos desnudos, la belleza de los muchachos, sus genitales que corresponden más a los de un niño que a los de un adolescente, la veladas insinuaciones eróticas, las alas de Cupido, las manos que se tocan, se abrazan… La obra se encuentra en el Victoria and Albert Museum de Londres.


Tras el juicio de París, Afrodita mandó a Eros que provocó el enamoramiento de Helena, siendo Hímeno quien le produjo una irresistible atracción sexual hacia el impresentable troyano.
Eros y Paris, Museo de Nápoles.



Eros/Cupido es representado generalmente como un adolecente, a veces niño, a veces ya un joven apuesto. Suele aparecer desnudo, alado y con sus inseparables flechas. En algunas ocasiones con los ojos vendados, pues:

«El amor no ve con los ojos, sino con el alma, y por eso pintan ciego al alado Cupido. Ni en la mente de Amor se ha registrado señal alguna de discernimiento. Alas sin ojos son emblema de imprudente premura, y a causa de ello se dice que el amor es un niño, porque en la elección yerra frecuentemente. Así como se ve a los niños traviesos infringir en los juegos sus juramentos, así el rapaz Amor es perjuro en todas partes.» (Sueño de una noche de verano).
los Erotes

Museo Capitolino

Emil Wolf

Caravaggio

Battistello

Claudius Marioton.

Denis Antoine Chaudet.

Ermé Bouchardon



Julien de Parme

Eros, ceràmica griega.

Parmigianino

Thorvalsens



William Adolphe Bougeureau.
Venus del Espejo, Velázquez.

 

3 comentaris:

  1. Xabier Lizarraga Cruchaga22 de desembre de 2011, 16:36

    Bella versión mítica y preciosa la colección de cuadros y escultiras que nos ofreces, querido Leopold.

    ResponElimina
  2. Maravillosa página, un placer para los sentidos. Gracias

    ResponElimina