diumenge, 2 de desembre de 2012

LA CONDENA DE GIOVANNI DI GIOVANNI DE 15 AÑOS POR EL DELITO DE SODOMÍA


A mediados del siglo XI un monje, llamado Petrus Damianus, en su "Libro de Gomorra" utilizaba por primera vez el término "sodomita" para narrar las relaciones homosexuales, especialmente entre los monjes. Aunque dedicó todos sus esfuerzos para conseguir su condena y persecución apenas tuvo incidencia dentro del mundo cristiano.

Un siglo después se crea la Inquisición, encargada de perseguir la herejía y la brujería. Pronto también lo hará contra la sodomía, aunque se utilizará mas como agravante contra los condenados. Al mismo tiempo el Papa Gregorio IX ordena la persecución de monjes y clérigos sodomitas, quienes podían pagar una sanción eran perdonados, los mas pobres sufrían los peores castigos. Algunas órdenes religiosas empiezan a tomar medidas para evitar la sodomía de sus monjes.



Al mediados del siglo XIII Tomás de Aquino en su tratado de la moral cristiana señala los actos sexuales "contra natura", entre ellos aparece la sodomía.  Pronto empezaron las primeras sentencias contra sodomitas, incluso en ciudades donde la liberalidad estaba mas extendida, como Venecia o Florencia.

Con motivo de la epidemia causada por las pestes negra y bubónica los clérigos aprovecharon para señalar a la sodomía como causante de la ira de Dios. Para purificar el mal los pecadores debían ser quemados en la hoguera.

Una de estas víctimas fue un joven llamado Giovanni di Giovanni de tan solo 15 años. El tribunal de la Podestá le acusó de de ser «un público y notorio sodomita pasivo.». Fue condenado a ser castrado y paseado en burro por la ciudad. Para acabar la tortura su ano fue abrasado con un hierro candente, pues era parte usada para mantener relaciones sexuales. No sobrevivió a la tortura. Era 1365.



Florencia fue una de las ciudades mas tolerantes hacía las relaciones entre personas del mismo sexo, todo indica que gran parte de los jóvenes la practicaba. Ello no impidió que en épocas de graves epidemias la población aterrorizada por los clérigos acabara condenando y persiguiendo a quienes la practicaban. Después de este período fue a finales del siglo XV cuando nuevamente se agravaron estas persecuciones con la aparición de un dominico fanático llamado Girolamo Savonarola (14521498):    http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/09/savonarola-y-la-persecucion-de-la.html 


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada