divendres, 14 de desembre de 2012

ROBIN HOOD, ¿REINA DE LOS BOSQUES?


Cuando llegó a oídos de William E. Robin Hood, conde de Huntington, que los historiadores ingleses estaban replanteando la historia de su ilustre antepasado le entró una enorme preocupación que se tornó en ira al ver que contaban una historia muy distinta. Las conclusiones le mostraban como un héroe mas interesado con el sexo masculino que en el femenino. Y es que los historiadores británicos les encanta investigar para mayor disgusto de su nobleza, que al igual que todas las noblezas es de pasado mas que "ilustre".

La historia que nos ha llegado a nosotros proviene de una leyenda que los románticos manipularon debidamente y el cine de tanto repetirla, la ha acabado presentando como real. Pero eso de unos hombres robustos que vivían en comunidad en el bosque siempre ha despertado la imaginaría gay.



Robín era un noble anglosajón del siglo XII, que fue a las cruzadas con el rey normando Ricardo I (Corazón de León). Fue un buen amigo de éste, quien tras su largo cautiverio le honró con el título de  conde de Huntington. Título que ha pasado de generación en generación hasta su hoy cabreado descendiente.

El rey Ricardo no se caracterizó por sus relaciones con el sexo femenino, según su biógrafo Jean Flori ni siquiera llegó a acostarse con su esposa Berengüela de Navarra. Si que se le señalan multitud de amantes masculinos: Felipe Augusto de Francia, Suleimán (también señalan que este fue amante de su madre, Leonor de Aquitania, creo sin demasiadas evidencias) y especialmente trovadores. No sería descartado que Robín estuviera en la lista, aunque si es difícil llegar a conocer su existencia, mas lo es señalarlos como amantes.



Ha sido un profesor de historia de la Universidad de Cardiff el culpable del enorme disgusto del último vástago de la casa de Robin Hood. Stephen Knight ha vuelto a las leyendas y baladas tradicionales, sacándole toda la caspa romántica posterior. Su conclusión: a Robin le iban mas sus aguerridos compañeros que las apuestas damas de la época. Su principal amor fue Litle John, un joven alegre y robusto:

"La balada no dice expresamente que ambos jóvenes fueran homosexuales, señala que vivían en una comunidad exclusivamente masculina, con claros indicios de relaciones homoeróticas." Para Knight la lucha de Litle John con el padre Tuck con unas rígidas varas encima de un grueso tronco es una de las muchas evidencias que se aportan.



Señala también la no presencia de Marian por ninguna parte y el origen vulgar del célebre héroe, ennoblecido por el rey Ricardo.

Sin duda esto ha provocado una enorme polémica. Para unos historiadores la ambigüedad sexual del héroe de Sherwood es evidente. Para otros, incluida la conservadora Society Robin Hood, no es mas que una campaña que intenta intoxicar a los niños ingleses.

Mas información:

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada