dijous, 13 d’agost de 2015

LA REVUELTA DE LAS CAROLINAS

50 años antes de la manifestación de junio 1977 por las Ramblas de Barcelona, tuvo lugar una importante movilización de jóvenes travestidos entre la zona baja de ese paseo y las viajas Drassanes. 



A inicios de los años 30, Jean Genet era un apátrida sin oficio, ni beneficio que se mal-ganaba la vida prostituyéndose o robando para un chulo manco llamado Stilitano. Se movía por al zonal del Raval, desde la calle del Carme hasta las Drassanes y las Ramblas. Podía acudir también en busca de clientela al entorno del burdel de Madame le Petit o a la Criolla. En su obra Querelle de Brest aparece un local llamado "La Feria" en esta ciudad francesa, es en realidad una mezcla de estos dos antros barceloneses. 

En Diario de un ladrón cuenta la presencia de jóvenes travestidos en un local cercano a la Criolla llamado Cal Sacristà. Junto al Bataclán y la Criolla eran los locales preferidos, a los que acudían, podían vestir a la última moda francesa, o ir de faralaes con peineta incluida.




Uno de los espacios preferidos para iniciar los encuentros sexuales eran las vespasianas, unos urinarios que estaban presentes en esta zona:



Muchos delincuentes aprovechaban este ambiente de los bajos fondos barceloneses y se travestían para poder desvalijar a sus víctimas. En el film "La Bandera", Jean Gabin entra en un local, posiblemente la "Criolla", un cliente le advierte: ."en Barcelona tienes que desconfiar de todos'... 'está lleno de transformistas y todo tipo de gente"... Mientras vigila a los tranformistas, alguien le roba cartera y documentación.



En 1933 Barcelona vive una serie de revueltas y varias bombas anarquistas destruyeron alguna de las vespasianas frecuentadas por las Carolinas, nombre con el que denominaba a las personas que acudían travestidas a esta zona. Ello las sublevó y organizaron lo que bien pude ser la pionera de las movilizaciones LGTB de la historia: la revuelta de las Carolinas. En su artículo "La santidad de Genet", Juan Goytisolo extrae este texto de Diario de un ladrón en el que cita esta marcha:


"!Estaba cerca del puerto y del cuartel, y la cálida orina de millares de soldados había corroído su chapa de metal. Al constatar su muerte definitiva, las Carolinas con chales, mantillas, trajes de seda y chaquetillas ajustadas acudieron a ella en solemne delegación para depositar un ramo de flores rojas anudado con un crespón de gasa. El cortejo partió del Paralelo, torció por la calle San Pablo, bajó por La Rambla hasta la estatua de Colón. Eran las ocho de la mañana, el sol iluminaba la escena. Las vi pasar y las acompañé de lejos. Sabía que mi puesto estaba en la comitiva: sus voces heridas, sus gritos de dolor, sus gestos exagerados, se proponían atravesar el espeso desprecio del mundo. Las Carolinas eran grandiosas: las Hijas de la Vergüenza.
Llegadas al puerto, torcieron a la derecha en dirección al cuartel, y sobre la chapa herrumbrosa y hedionda del meadero público, sobre su chatarra muerta, depositaron las flores."


José March Fierro en el bolg que adjunto abajo añade este comentario del citado artículo de EL PAÏS: 

..."llama a las Carolinas valientes precursoras de “las gasolinas” parisienses de mayo de 1968. Vete a saber quienes fueron las gasolinas de Paris, pero estoy convencido de que nunca ha habido travestidos más fieros que los que habitaron el barrio chino entre los años veinte y treinta del siglo pasado. Ni “gasolinas” del Paris de mayo del 68, ni los amanerados del Magic City del Paris de los años treinta, ni los travestidos del Dorado berlinés.

Los travestis catalanes se mezclan con el ambiente anarquista y directamente delincuente y en la crónica policial de Barcelona de aquellos años con frecuencia aparecen hombres disfrazados de mujer que han participado en un atraco en calidad de quien lleva la pistola, o han seducido a jóvenes a los que llevan a parajes solitarios del Tibidabo donde los roban, o se suman a las revueltas para asaltar el cuartel de Atarazanas." 





Buscando por las redes he encontrado este dibujo del barrio Chino barcelonés año 1933. Su autor es un genial dibujante llamado David Santsalvador, murió en la Batalla del Ebro defendiendo a la república. 





Mas información:
La Criolla (III). Los travestis salvajes del barrio chino Del blog "No te quejarás por las flores que te he traído": http://lavaix2003.blogspot.com.es/2015/04/la-criolla-iii-los-travestis-salvajes.html La última imagen procede de este blog. 

Para mas información clicar sobre los textos en azul. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada