dijous, 11 de febrer de 2016

LA VIDA BOHEMIA DE ENRIQUE GÓMEZ CARRILLO.

"Pero hay un alma: un alma muy buena, muy loca, que es la mía… también hay nervios, nervios vibrantes, nervios enfermizos, nervios afinados y exacerbados por la fiebre de las capitales nocturnas…”. E, Gómez Carrillo.

Enrique Gómez Carrillo (1873 - 1927), fue un crítico literario, escritor, periodista y diplomático guatemalteco. Vivió la bohemia parisina de inicios de siglo, estuvo casado con Raquel Meller y tuvo una "gran amistad" con Verlaine, Rimbaud y Oscar Wilde. 






Escribió alrededor de 80 libros, de géneros variados, aunque destacan principalmente sus crónicas internacionales, en las que ejercitó una prosa modernista,  fue llamado el «Príncipe de los Cronistas». También fue promotor del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera como cónsul en Madrid, Londres, Hamburgo y París. Estuvo casado con  Aurora Cáceres (1905-1906), Raquel Meller (1919-1920) y Consuelo Suncín (1926-1927).

Gómez Carrillo era "un hijo de la bohemia y se gozaba en ella, era un hijo de las calles, del alumbrado a gas, de las putas y sus chulos, de los bares, de la gran ciudad, de la capital del mundo de ese entonces y aún más, estaba completamente al tanto de que esa vida le carcomía los nervios". (1). Allí conoció a Ruben Dario, y bebió del modernismo, aprendido en las mejores universidades "tabernas de los mercados, comiendo almendras frescas, bebiendo vinos añejos y diciendo versos…”. 


También fue amigo de los hermanos Machado, Manuel decía de él "“Hay en sus ojos una tristeza vaga y larga… que no se disipa ni con el champaña, ni con las chicas del Montmartre.” 


Se casó en varias ocasiones con ilustres damas de su época, de las que tardó poco tiempo en divorciarse, Una de ellas, Aurora Cáceres dijo de su relación:  "Nuestro matrimonio era tan distante que durante un altercado reaccionamos así: «él con cortés distanciamiento y yo con frialdad marcada y fingida»." Entre sus amantes se encuentra la célebre espía Mata Hari, según el almirante alemán Canaris fué él quien la denunció a las autoridadres francesas. 



Rubén Darío decía de él:  "En su obra pasada prevalecen, junto con un inesperado sentimentalismo que se diría romántico, mucha modernidad, la euritmia, las elegancias femeninas, la danza, los personajes de la “comedia” italiana, la anécdota maliciosa, la conversación con sus amigos célebres, la ironía, el halago, la perversidad, el goce, todo lleno de una sutileza francesa, de modo que se diría escrito, o por lo menos pensado, en francés, en parisiense."


Una de sus obras más conocidas es "La Miseria de Madrid". (2)  Se trata del primer 
testimonio “novelesco” de un hispanoamericano acerca de la vida literaria madrileña. Una visión esperpéntica y dandista  del “absurdo” Madrid de la Restauración previo al desastre del 98, La miseria de Madrid estremece a Gómez Carrillo simple y sencillamente porque es antiestética; por lo tanto, lo feo y ridículo que encuentra tanto en la arquitectura, como en la vida literaria de la Villa y Corte. Las relaciones homosexuales y bisexuales se encuentran también dentro de esta percepción antiestética, sin llegar a saber hasta que punto llegó a participar de ellas. 

Sus biógrafos hablan de la entrañable amistad de este autor con Paul Verlaine y Arthur Rimbaud, incluso con Oscar Wilde. Verlaine lo reconoció como amigo entrañable , al cual visitó en varias ocasiones en el hospital. pero como muchos autores de su época tuvo una reacción contradictoria con respeto a las relaciones homosexuales,. En las páginas de “Notas sobre las enfermedades de la sensación desde el punto de vista de la literatura” (1898) escribe “Lo que en literatura se llama ‘amor sano’ no existe en la Naturaleza ó por lo menos no existe como tal amor [. . .]. El amor-pasión, en cambio, ha inspirado las más bellas páginas de la literatura contemporánea” . 

Esta actitud ambigua, a veces condenatoria, a veces con tintes homoeróticos es muy común a muchos escritores de su época.  Gómez Carrillo murió en París, en 1927, y se encuentra sepultado en el Cementerio de Père Lachaise. Junto a él reposan los restos de su esposa Consuelo que, cuando murió era condesa de Saint-Exupéry por su tercer matrimonio con el piloto y escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.


Bibliografía

(1)  Gómez Carrillo, íntimo. O yo amo a París   http://educacion.ufm.edu/gomez-carrillo-intimo-o-yo-amo-a-paris/

(2)   La miseria de Madrid del guatemalteco Enrique Gómez Carrillo: esperpento, dandismo y bohemia* Cristián H. Ricci. University of California, Merced.   http://www.bama.ua.edu/~tatuana/numero4/riccilamiseria.pdf

Prosas profanas, revista Página 12:    http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-4380-2016-02-05.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada