dijous, 16 de febrer de 2012

HART CRANE: SEXO, BEBIDA Y POESÍA


Uno de los últimos proyectos del actor James Franco ha estado el llevar al cine la vida del poeta norteamericano Hart Crane (1899-1932), film ( The Broken Tower) presentado en el festival de Los Ángeles 2011, creo aun no estrenado en España, contiene escenas de alto voltaje homoerótico. 

El 26 de abril de 1932, el poeta Hart Crane viajaba de Veracruz a Nueva York en el buque Orizaba, tras quitarse lentamente la ropa, se lanzó al mar. Había intentado tener relaciones con un marino y acabó con una fuerte paliza. Si vida fue una constante imposibilidad de poder vivir la homosexualidad libremente, sus deseos se enfrentaron a su formación cristiana y solo el alcohol le permitía huir de su realidad. 



Era el final de una vida caracterizada por el sexo, la bebida y la poesía. Su vida y su trabajo poéticos tiene muchos paralelismos con Walt Withman. Abandonó la escuela muy pronto, tras una tormentuosa relación con un hombre mayor que él, deambulando por todo el país y trabajando de forma inconstante como  remachador, almacenista, periodista, redactor de anuncios -sin abandonar la ni poesía ni el alcohol.

Se pasó la vida huyendo, de los lugares, de sí mismo, de su sexualidad, fuera físicamente o a través del alcohol. No era el clásico escritor borracho, Hart escribía estando borracho, desde la inhibición que le producía el alcohol. 




En 1929 escribía el poema "En la tumba de Melville". Al entregarlo su editor le preguntó: "¿De que demonios hablas en este poema?.  La respuesta de Crane a la editora fue una extensa apología de la autonomía del lenguaje poético y de su “otra lógica”.
Lejos de este arrecife, a veces, bajo la ola
Los dados de los huesos de los muertos

Vio llegar un mensaje, al contemplarlos
Batir la orilla, en polvo oscurecidos.
Sin campanas cruzaban barcos náufragos.
El cáliz de la muerte generosa
Devolvía un disperso, lívido jeroglífico,
Envuelto en espiral de caracolas.
Luego en la calma de una vasta espira,
amarras hechizadas, y en paz ya la malicia,
Había escarchados ojos que elevaron altares;
Por los astros reptaban las calladas respuestas.
Ni cuadrante ni brújula imaginan
Más distantes mareas… Y por la azul altura
El canto no despierta al marinero.

Que su mítica sombra sólo el mar la conserva.


Alcohólico, homosexual, eternamente arruinado, arrogante y calificado como "inmoral" su obra apenas fue entendida o aceptada en vida suya, lo que le llevó a una terrible sensación de fracaso. Como suele ocurrir en estos casos, tras su muerte empezó a ser valorada su obra, siendo considerada hoy una de las mas importantes dentro de la poesía inglesa del siglo XX.

Mas información:
Ambiente G nos ha presentado dos cortes del film "The Broken Tower, recomiendo su visionado:
Interesante antología poética:

1 comentari:

  1. James Franco ya fue Allen Ginsberg en Howl.
    parece que está especializándose en poetas...
    tiene algo de Brando, Dean. me gusta este chico.

    un abrazo.

    ResponElimina