divendres, 22 d’abril de 2022

FREDERICK ROLFE, CANTOR DE LA BELLEZA JUVENIL

 Frederick William Rolfe ( 1860-1913), más conocido como barón Corvo, se retrató a sí mismo como un nombre que resumía la quintaesencia inglesa. Utilizó múltiples seudónimos, aunque el más conocido fue el de barón Corvo. 





Fue un novelista excéntrico, además de fotógrafo, pintor y poeta. Católico y homosexual, quiso ser sacerdote, pero fue expulsado del seminario por no ocultar su orientación sexual. El título de barón Corvo tiene el origen en la duquesa Sforza Cesarini que lo adoptó como nieto, otorgándole este título. Su carácter polémico le llevó a ganarse la enemistad de quienes le ayudaron, acabando solo y arruinado en Venecia.

Rolfe seminarista, 1890



Rolfe nunca se mostró incómodo con su evidente homosexualidad, defendió el "amor griego", señalando su preferencia hacía los más jóvenes, no se le conoce ninguna relación con ellos. En sus poemas aparece este gusto por los jóvenes muchachos.

"Balada de los muchachos bañándose"


¡Una primorosa visión por mí nunca vista!
En una barca a la deriva y con hora disponible
en la costa de la tierra de las escocesas
bajo las sombras de los acantilados, miro
un tropel de chicos, delgados y gallardos,
que ríe en un encantador desorden
sabiendo que no hay miedo ni cuidado alguno,
los chicos que se bañan en la bahía de San Andrés.

...

El hondo azul del agua tan azul cual pueda ser,
rocas surgiendo altas entre el rojo llamarada de las nubes
muchachos con el color del marfil
arrostrando leves olas y buceando en ellas
muchachos blancos, rubicundos, morenos y desnudos
con luces y sombras entre el rosa y el gris
y como perlas el agua en su brillante cabello,
los chicos que se bañan en la bahía de San Andrés.

...

Una noche de verano y un mar de zafiro
una puesta de sol y un reverberar dorado,
se arrojan desde lo alto de escabrosas rocas
miembros maravillosos en el luminoso aire
frescos como una llama blanca ruborizada y bella
redondos brazos ágiles en la espumante sal
y el mar que en todas partes parece vivo con ellos,
los chicos que se bañan en la bahía de San Andrés.

Entre sus amigos estuvo Charles Masson Fox (1866–1935), un clérigo anglicano de su edad,  éste lo mantuvo y lo instaló en un palacio renacentista en el Gran Canal. Tenía un barco privado tripulado que se parecía a la barca de Cleopatra.  Rolfe y Fox nunca fueron amantes, pues la preferencia de ambos fue la de los jóvenes gondoleros.  Rictor Norton (2) señala que  "correspondencia entre ambos constituye una especie de masturbación mutua"Corvo esperaba que Fox obtuviera un placer vicario al saber cómo gastaba el dinero de su patrón en estibadores jóvenes y guapos" En una de las cartas de Rolke a su mecenas le decía:

Ahora te haré sentar. . . . Te he dicho que había dado una propina a Zildo y Carlo en tu nombre. Dos días después escribieron postales diciendo que habían ido a ver Caballería y Pagliacci al Teatro Rossini y les agradecieron el placer de su amable gentileza.
           Ahora sobre ayer. Me pareció haber llegado el momento de romper con toda precaución y prudencia. Así que lo hice, tan a fondo como quieras. Peter me conoció y le expliqué que me he quedado en cuanto a tu dinero, y le ofrecí a darle todo lo que me quedaba de los suyos para sus necesidades, y por un día de placer.
           ¡Si hubiera visto cómo me radiaba! Enseguida eligió el último. "Mi placer es estar con mi benefactor", dijo. ¡Te gustaría que un niño mayor de diecisiete sea tan dulce como eso! Y me cogió el bolso en el que yo tenía el dinero y se declaró a mi disposición.


Los últimos años de su vida mantuvo una apasionada correspondencia amorosa con el sacerdote católico Robert Hugh Benson, correspondencia que se perdió al morir este, dado que su familia las quemó. Pero la larga labor epistolar de Rolfe se conserva con gran admiración por unos críticos que la valoran más que su obra literaris. 

W. H. Auden dijo de Rolfe que  "tiene todo el derecho a estar orgulloso de sus garras verbales... Un gran vocabulario es esencial para el estilo insultante, y Rolfe a base de estudio y constante práctica se convirtió en uno de los grandes maestros del vituperio" Sus disputas, a veces paranoicas, aparecen en sus cartas enfrascado en frecuentes polémicas.

Rolfe conoció la obra fotográfica de Wilhelm von Gloeden y Guglielmo Plüschow, lo que le llevó a adentrarse en arte fotográfico que estos desarrollaron en Taormina, él utilizó a muchachos que pululaban por el palacio en que vivió en Roma. Fotos de menos valor que las que realizaron los dos autores en Sicilia, pero con un indudable contenido homoerótico.







Su obra literaria no recibió duras críticas, más bien fueron amables con él, pero ni sus escritos, ni sus fotografías, ni sus pinturas le dieron ingresos para poder vivir, por lo que perdido el apoyo se sus mecenas acabó en la miseria. Su obra empezó a valorarse 30 años después de su muerte, autores como Graham Greene o James Joyce pudieron ser influenciados por su obra.

En una de sus novelas, El deseo y la búsqueda del todo, escrita en Venecia, señaló:  "Quien desea debe perseguir su deseo aunque el mundo entero lo obstruye"


(1) Procedencia del poema, blog Bajo el signo de Libra: 

(2) Rictor Norton. "The Venice Letters. "The Gay Love Letters of F. W. Rolfe, Baron Corvo"

dijous, 21 d’abril de 2022

DE JESUS, CENTURIONES, AMADOS SIRVIENTES Y EUNUCOS. O QUE DICEN LOS EVANGELIOS SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD.



Los textos de la Biblia, generalmente, son reacios a cualquier tipo de relación sexual no reproductiva. Cuando se refiere a las relaciones homosexuales se ha exagerado la condena y se ha obviado cuando habla de ellas con normalidad.

Pero, ¿Qué dicen los evangelios sobre las relaciones homosexuales? ¿Hay alguna referencia sobre la transexualidad? Intentaré acercarme a ello:

Jesús y el discípulo amado, siglo XI. San Juan de la Peña.



Hemos de tener en cuenta en primer lugar que conceptos como los de homosexualidad o sodomía no existían en los primeros siglos de presencia del cristianismo, por ello podían aparecer con otros nombres que muchas veces al ser traducidas han perdido su significado inicial. Traducciones, en muchos casos, manifiestamente tendenciosas.


Los hechos que analizamos son los descritos en los evangelios oficiales, pues no se dispone de evidencias que permitan verificar si ocurrieron o si las personas señaladas existieron en realidad.


Observemos la actitud de Jesús en el contexto del Nuevo Testamento, donde no se encuentra ningún pasaje donde diga alguna cosa en relación a las relaciones homosexuales. De manera que presentar el amor entre personas del mismo sexo como una amenaza al cristianismo o a la vida de familia no tiene ningún fundamento.


La primera referencia se encuentra en la historia donde Jesús cura al criado del Centurión. La palabra usada para el criado es "pais" la cual en la cultura griega se refiere a un amante más joven de un hombre mayor o más educado. La historia demuestra claramente un amor inusualmente intenso, y la respuesta de Jesús fue totalmente positiva:


"Al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, que le rogaba diciendo: «Señor, mi “pais” está postrado en casa, paralítico, gravemente afligido». Jesús le dijo:«Yo iré y le curaré». Pero el centurión le dijo: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra y mi “pais” siervo sanará, pues también yo soy hombre bajo autoridad y tengo soldados bajo mis órdenes, y digo a éste "ve" y va y al otro "ven" y viene; y a mi siervo "haz esto", y lo hace». Al oírlo Jesús, se maravilló y dijo a los que lo seguían: «En verdad os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; pero los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes». Entonces Jesús dijo al centurión: «Vete, y que se haga según tu fe». Y su pais quedó sano en aquella misma hora (Mt 8, 5-1) "


El centurión que tiene un amado sirviente (etimós doulós en el evangelio de Lucas) enfermo pide a Jesús que le cure. La escena ha sido interpretada por la tradición en el contexto de apertura eclesial a los paganos, pero en su fondo hay un relato antiguo (transmitido al menos por el Q; cf. Lc 7, 1-10; Jn 4, 46b-54). Jesús no ha satanizado a los soldados, ni ha querido combatirlos con las armas, sino que ha descubierto en ellos un tipo de fe que no se expresa en la victoria militar, sino en la curación del amado sirviente enfermo.


Jesús cura al amado sirviente y presenta a su amigo-centurión como signo de fe y de salvación, sin decirles lo que deberán hacer mañana. Creo es evidente que no exige, ni quiere, que rompan su amor, sino que lo vivan en libertad: Vete, y que se haga según tu fe.


Es necesario reseñar la importancia del hecho de que tanto Lucas como Mateo citan esta historia. Mateo utiliza (pais) joven amante... Lucas utiliza en cambio doulos(criado) y le añade "entimós" (estimado). Es de los pocos hechos señalados en dos evangelios distintos.


Otro pasaje interesante por la actitud asumida por Jesús es en relación a los llamados eunucos:

"Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos hechos por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda." (San Mateo 19:12).


Todo indica que el concepto eunuco era mucho más amplio del que hoy tenemos, en él se podían incluir los castrados, los célibes y los homosexuales. ¿A qué se refiere cuando dice "hay eunucos que nacieron así"? Muchos vemos en esta expresión una clara referencia a la homosexualidad. Este significativo comentario de Jesús admite estilos de vida distintos del heterosexual.


Como podemos ver el evangelio de Mateo se refiere a estas tres clases diferentes de ser eunucos, los célibes, los castrados para servir como esclavos, de modo que no pudieran engendrar hijos, y a los que eran eunucos desde su nacimiento u homosexuales(como se les llamaría hoy).

Era usual que en aquella época las casas reales y ricas utilizaran a esclavos castrados para trabajar y cuidar a las concubinas. Sin embargo al asignar a esclavos a los miembros femeninos de la familia real los elegirían esclavos homosexuales, esto disipaba las dudas o preocupación sobre los embarazos indeseados y las violaciones.


En este contexto podemos interpretar la historia encontrada en Hechos 8:26-40. En este pasaje el Espíritu Santo envía a Felipe para dar testimonio de Jesús y para bautizar a un eunuco etíope:


 “Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. 27 Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, 28 volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. 29 Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. 30 Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? 31 Él dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él. 32 El pasaje de la Escritura que leía era este:

Como oveja a la muerte fue llevado;

Y como cordero mudo delante del que lo trasquila,

Así no abrió su boca.

33 

En su humillación no se le hizo justicia;

Mas su generación, ¿quién la contará?

Porque fue quitada de la tierra su vida.

34 Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? 35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. 39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. 40 Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea.




Curiosamente podemos observar como uno de los primeros convertidos al cristianismo era una persona excluida por razones sexuales de la comunidad del Antiguo Testamento.


La declaración de Pablo que aparece en Romanos 1:18-32 es la que se ha tomado como el rechazo más fuerte en el Nuevo Testamento sobre la homosexualidad. Es necesario aclarar que en realidad se refiere acerca de la influencia de la cultura pagana en los primeros cristianos romanos. Después de dar una descripción detallada de un mundo donde se adoraban falsos ídolos, el continua diciendo:


"Por eso Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos, y han cometido unos con otros acciones vergonzosas. Incluso sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por las artificiales”


A lo que Pablo se refería en este pasaje era a la prostitución homosexual que se realizaba en los templos paganos e incluso en algunos judios, la cual fue realizada por varios tipos de cultos (es bueno señalar que algunos cultos utilizaron la prostitución heterosexual). Una vez más Pablo no se está refiriendo al amor entre personas del mismo-sexo, y además él no tiene claramente ningún concepto de las personas para quienes esta forma de vida es "natural."


A ello debemos unir las referencias a Juan Evangelista como el discípulo amado o al que Jesús amaba, representado durante la edad Media y el Renacimiento de forma cariñosa con su maestro.


Más información:


Lo que la Biblia dice sobre la homosexualidad:

http://www.editorialegales.com/fichalibro.php?id=507




LA REINA DEL BARRIO "CHINO"