dimarts, 31 de maig de 2022

LA HOMOFOBIA Y LA TRANSFOBIA A TRAVÉS DE LA HISTORIA. II PARTE LA OSCURA EDAD MODERNA.

 


Porque entre los otros pecados y delitos que ofenden a Dios nuestro Señor, e infaman la tierra, especialmente es el crimen cometido contra orden natural; contra el que al las leyes y derechos se deben armar para el castigo deste nefando delito, no digno de nombrar, destruidos de la orden natural, castigado por el juicio Divino [...]

mandamos, que cualquier persona, de cualquier estado, condicion, preeminencia o dignidad que sea, que cometiere el delito nefando contra naturam …que sea quemado en llamas de fuego en el lugar, y por la Justicia [...]  Reyes Catolicos Premática sobre el pecado nefando.




Auto de fe en la plaza Mayor de Valladolid, según una calcografía de principios del siglo XVII.


Tenemos la idea falsa de que la Edad Media fue una época de oscurantismo y persecución que acabó con la llegada de la Edad de las Luces, la mal llamada Edad Moderna. No fue así, con el siglo XV se entró en una época oscurantista, de regímenes absolutistas que lo eran por la gracia de Dios y actuaban de conformidad con ello. 


Fueron siglos de persecuciones contra los sodomitas, que eran llevados a las plazas de los pueblos y ciudades para ser quemados tras terribles tormentos. También época de persecución de la brujería, contra mujeres libres, curanderas, sabias y en muchas ocasiones lesbianas.



I ARAGÓN Y CASTILLA



En España la realidad fue aún peor. Los Reyes Católicos (1497) dictaban la Pragmática de Medina del Campo que iniciaría una feroz persecución contra el "pecado nefando", persecución que sería trasladada a los países conquistados por Castilla, especialmente en América. Los sodomitas descubiertos debían ser quemados y sus bienes incautados.

El sexo no procreativo era considerado un vicio, un pecado. El concepto sodomía no afectaba tan solo a los hombres que tenían sexo con otros hombres, también las mujeres que practicaban el sexo "dorsal", incluso dentro del matrimonio. Ellas podían ser castigadas por sodomía.


En los reinos de la Corona de Aragón a partir de 1525 se autorizó a la Inquisición a actuar contra los sodomitas, pues ni sus fueros, ni sus constituciones la penalizaban. En Zaragoza o Valencia los sentenciados a muerte fueron centenares.  Es necesario recordar que hasta el siglo XVIII Castilla y los reinos de Aragón tuvieron leyes distintas e incluso las competencias del Santo Oficio variaban según de que territorio se trataba. 


Paralelamente algunas ciudades italianas se sumaron, más tarde fue Francia (1530) Inglaterra (1533) el Sacro Imperio (1532). Los países nórdicos tardaron. Curiosamente Rusia o los países islámicos fueron mucho menos estrictos durante estos siglos. En Francia mientras los tribunales eclesiásticos dictaban sentencias contra los sodomitas, mientras sus reyes y príncipes tenían relaciones homosexuales  sin ningún pudor.


El siglo XVI y el reinado de Felipe II fue la época más dura. Entre 1616 y 1630 todos los casos fueron sentenciados a la hoguera. Muchas personas preferían suicidarse antes de ser detenidos y cruelmente torturados, otros eran asesinados por su propio entorno para evitar el descrédito que suponía convivir con un sodomita.


Se consideraba que era un vicio importado de Italia, incluso se señalaba a Antonio Pérez, secretario de Felipe II caído en desgracia, como la persona que lo había introducido. Artistas y pintores eran especialmente vigilados para evitar que introdujeran ideas contrarias a los establecido o practicaran "actos impuros". Aludir o citar la sodomía estaba mal visto y cuando se hacía era siempre para criticarla.


En Sevilla había un lugar llamado la Huerta del Rey donde la práctica del cruising ya era muy común en pleno siglo XVI. Se trataba de un campo de árboles frutales en las afueras de la ciudad propicio para los encuentros ocasionales y refugio de clandestinos amoríos. También era un lugar donde algunos mozuelos por un pequeño sustento satisfacían los deseos de hombres adultos. Pero en Sevilla donde más personas fueron quemadas acusadas de sodomía.


Es Quevedo quien mas cita a la sodomía sea para acusar o desprestigiar a alguien (a Góngora le llamaba "apenas hombre" y "bujarrón") o para hacer burla de ella: "De los sodomitas no solo no sabemos de ellos pero ni querríamos saber que supieren de nosotros; que en ellos peligrarían nuestras asentaderas y los diablos por eso traemos colas, porque como están acá habemos menester mosqueador de los rabos." Las acusaciones de Quevedo a Góngora provocaron un juicio "postmortem" al poeta cordobés.


Aún así existió  un barrio semi-clandestino en Valencia y otro en Nápoles. Castilla mostraba su orgullo en ser hegemónica en la lucha contra el pecado nefando, vicio que procedía de Italia o que era practicado por los infieles turcos, mientras los países protestantes legalizaban el divorcio, cerraban monasterios y permitían a los clérigos casarse. Su afán en cristianizar el mundo les llevó a martirizar cruelmente a los indígenas sodomitas del "Nuevo Mundo".






II RESTO EUROPA Y AMÉRICA



A pesar de las persecuciones, durante esta época había lugares donde los hombres se encontraban para tener sexo. Tabernas, baños públicos, posadas... Normalmente en las zonas periféricas de las grandes ciudades podían existir lugares que pasaban desapercibidos por quienes perseguían a los "sodomitas".


En la periferia de Londres existían las "molly house", posadas en las que dos hombres podían alquilar una habitación para estar solos sin que nadie les preguntara. Incluso llegaron a celebrarse bodas en algunas de ellas, aunque sin validez jurídica. Aunque en los registros ingleses constan inscritas varias parejas homosexuales como matrimonio durante el siglo XVII, época en la que los sodomitas ingleses recibían duras penas. 


Redes de prostitución clandestina funcionaban en las grandes ciudades, en ellas nobles, clérigos o hidalgos eran sus clientes, los posaderos no ponían problemas ante un negocio seguro. Mientras los niños y los adolescentes eran embaucados, a veces contra su voluntad. Ello bajo el peligro de azotes, galeras, torturas u hogueras. Los prostíbulos eran tolerados y pagaban sus impuestos a la iglesia y al rey en muchas ciudades.


Los caballeros o hidalgos pasaban largas temporadas fuera de casa, incluso años, generalmente enrolados en los ejércitos. Muchos jóvenes soldados buscaban la protección de un soldado mayor, hecho que se veía con cierta normalidad dentro del ámbito militar, pero no fuera, en la marina incluso se protegían estas uniones. 


Conocida es la anécdota de Benvenuto Cellini que al ser acusado de sodomía declaró que "el noble arte de hacer el amor era práctica de los dioses antiguos o los gobernantes, no de un humilde artísta. ". A pesar de ello fue condenado en varias ocasiones. 


Una mención especial merece Prusia. Durante el siglo XVIII los distintos reinos europeos fueron suavizando sus leyes contra la sodomía. Voltaire señaló:   La sodomía, mientras que no haya violencia, no puede ser responsabilidad de las leyes criminales. No viola el derecho de ningún otro hombre. [...] Es un vicio bajo, asqueroso, cuyo verdadero castigo es el desprecio. Este pensador francés fue amigo de Federico el Grande, pero al descubrir su homosexualidad le definió como «amable ramera» .  


Prusia no suavizó sus leyes hasta finales del siglo XVIII, manteniendo duras penas como trabajos forzados o reclusión de 4 a 6 años, pero antes aplicó la pena capital con extrema dureza.  La peor época fue la de Federico Guillermo I el «Rey Sargento»,  éste llegó a ejecutar a un amante de su hijo Federico el Grande obligándo a éste a estar presente ante el pelotón de fusilamiento.






Otro caso fue el de Anastasio Lagrantino, cuyo nombre oficial era Catharina Margaretha. Vivió como hombre y se casó con una mujer prusiana. Denunciado por su suegra fue detenido/a y acusado de cometer sodomía con instrumento inadecuado. Federico Guillermo ordenó su muerte por decapitación. 


La legislación prusiana tendrá terribles consecuencias para Alemania y Europa a partir de su unificación a finales del siglo XIX.


III LESBIANAS


Poco sabemos de las lesbianas durante esta época, más allá de las terribles persecuciones contra la brujería. En América se conocen casos de guerreras que se casaban con otras mujeres y adoptaban a propios hijos, aunque más allà del escándalo que produjo entre los exploradores no se conocen actuaciones en contra. 


La Inquisición en la Corona de Aragón condenó a diversas mujeres por sodomía, pero eran relaciones heterosexuales, se les acusó de ser "conocidas por detrás" (sexo anal) por sus maridos y esposos.






En Brasil la competencia de perseguir a la sodomía era de la Inquisición, allí se conocen algunos de los pocos casos de lesbianas sentenciadas por el delito de sodomia. Tal es el caso de Filipa de Souza, fue juzgada junto a otras mujeres y acusada  de  haber tenido relaciones sexuales con ellas. Tras ello fue humillada publicamente en la picota, mientras su historia era explicada en la catedral de la ciudad para escarnio de sodomitas. Tras ello tuvo que pagar las costas del juicio, antes de abandonar la ciudad camino del destierro. Nada más se supo de ella.


La mujer inglesa de los siglos XVIII-XIX no tenía derechos, estaba expulsada del mundo de la enseñanza y la cultura y vivía subyugada a la voluntad de los hombres. Muchas mujeres se opusieron a ello. El castigo que podían recibir era la ablación de clítoris, las mujeres no tenían derechos y sus tutores podían disponer de ellas, fueran padres, hermanos o esposos.


 

En este estado de cosas muchas mujeres optaron por travestirse y llevar una vida libre simulando ser hombres. Una de ellas fue Mary Hamilton, después Charles. Su biógrafo señala que ya con 14 años se juntó con otra joven metodista, Anne Johnson. al ser descubierta tuvo que huir, y así en cerca de 10 ocasiones hasta llegar a somersetshire donde conoció a Mary Price, una joven desconocedora de todo lo concerniente al sexo. Se casaron y el matrimonio duró dos meses, al ser reconocida reconocida por un antiguo paciente Finalmente su pareja admitió ser engañada "por las prácticas más viles y engañosas", y que "Después de su matrimonio se acostaron varias noches y que Charles Hamilton "había entrado en su cuerpo varias veces", lo que le hizo creer que Hamilton era un verdadero hombre ".  


Mary/Charles fue condenada a prisión y picota pública  por fraude por "hacerse pasar por hombre''. 




El caso de Anastasio Lagrantino, el de Mary Hamilton como las guerreras mohaves podrín tener interpretaciones que las identificaran como transexuales. Como lo fue el caso de Antonio de Erauso, la monja alférez, quien recibió "autorización papal de vestir como hombre". En una época de gran represión era difícil incluso el travestismo, que visibilizaba algo que era duramente reprimido como lo he contado. 

A través de las actas de los tribunales, especialmente los del Santo Oficio, se encuentran casos de personas condenadas por sodomía que se sentían o hacían pasar por mujeres. Generalmente aducían que habían sido engañados por el demonio que les había confundido.

Bibliografía



Aldrich, Robert. Gays y lesbianas, Vida y cultura. Ed Nerea.ç

Bruquetas se Castro, Fernando. Reyes que amaron como reinas. La Esfera Libros.

Cabañas Agrela, Miguel. Reyes sodomitas. Ed Egales

Garza Carvajal, Federico. Quemando mariposas: Sodomía e imperio en Andalucía y México, siglos XVI-XVII: 39 (Rey de bastos) Ed Laertes

Riera, Jaume. Sodomites Catalans. Editorial Base.

Tomás y Valiente, Francisco "El crimen y pecado contra natura". Ed Tecnos.

divendres, 27 de maig de 2022

DEL VICIO SODOMITICO A LA ESTIGMATIZACIÓN DE LA HOMOSEXUALIDAD

 

A menudo vemos cómo cada vez que surge una desgracia o aparece una nueva epidemia sale alguien culpando a la homosexualidad. Desde el estigma de la lepra, al cóvid o la viruela del mono, desgraciadamente siempre ha sido así.




En realidad este mensaje estigmatizador aparece por primera vez a finales del siglo IV y llegó de la mano de Agustín de Hipona que por primera vez relaciona a Sodoma como paradigma de todas las impiedades, y señala que la “fornicación entre hombres era un peor crimen que fornicar con la propia madre y violaba la “sagrada” relación que existía entre los hombres y el “Creador”.

Ya antes la Bíblia había señalado a la lepra como un castigo divino contra el hombre por sus muchos pecados, especialmente los de fornicación y entre ellos la que se realizaba entre hombres, pero formaba parte de la condena generalizada contra cualquier relación sexual no procreativa.

Las palabras del de Hipona sirvieron para hacer leyes contra la sodomía, un buen pretexto para sacar enemigos incómodos. Así Jaime II el Justo un día dijo “los pecados de sodomía en nuestro reino hacen llorar a Dios y debemos actuar” Y así ordenó procesar a los Templarios y al conde de Empúries bajo acusación de sodomía, pero una vez cobrado una buena suma de dinero, el problema ya había desaparecido.



Teólogos, médicosy juristas  consideraban las enfermedades como una manifestación de la voluntad de Dios que actuaba según la moral de las personas. Así  la lepra con se relacionaba con la herejía,  así los pueblos que permitían estos comportamientos, sufrirían el castigo divino a través del envío de epidemias, terremotos, seguías, inundaciones,... Y  entre todos esos pecados se encontraba también la sodomía, pecado para las autoridades eclesiásticas i crimen para las civiles.

Con el crecimiento de las ciudades aumenta las libertades, especialmente las sexuales, y los poderes eclesiásticos ven en los que no siguen sus pautas un peligro por su pérdida de poder. Así su estructura represora se iniciará contra herejes, judíos y los sodomitas. Reinos e iglesia querrán unificar todo bajo un solo poder de origen divino leyes que regularán comportamientos y castigarán diferencias, y la Inquisición será la herramienta que lo llevará a cabo con puño de hierro y ausencia absoluta de misericordia. Boswell señala que ello produjo una “pérdida de libertad para grupos sociales diferenciados o en condiciones de desventajas”

La peste o la sífilis serán las nuevas epidemias que se utilizarán para culpar a los sodomitas. Girolamo Savonarola en Florencia o San Bernardino en Siena clamaban contra los actos contrarios a la naturaleza, según ellos  causantes de tanto mal, mientras olvidaban que la sífilis era el enfermedad de moda entre papas y cardenales y su principal causa de muerte. Fruto de ello en Florencia se quemaron a cientos de personas acusadas de sodomía, en Castilla y sus colonias de ultramar a los Reyes Católicos dictaron en 1497 la Pragmática contra la sodomía, paralelamente a otras leyes contra gitanos y judíos. La Inquisición fue la que se encargó a los reinos de la Corona de Aragón.



Siempre ha sido más fácil buscar al culpable, que describir las raíces de la enfermedad y así siempre fue más fácil culpabilizar que sanar. Así la sífilis era un castigo divino por la sodomía o un mal francés o turco, y el sida era la respuesta de Dios a la vida disoluta de los homosexuales, y se definió antes como el cáncer rosa que saber de la existencia del VIH. Estas enfermedades de transmisión nada tienen que ver con grupos de riesgo, sino en prácticas que permite la transmisión más allá del género o color de piel de las personas.

Pero uno de los argumentos más gruesos vinieron del papa Juan Pablo II diciendo que "el uso de preservativos es una blasfemia contra Dios incluso para prevenir el SIDA", este hecho especialmente en África, ha causado cientos de miles de muertos, posiblemente millones; un genocidio en toda regla que ha quedado impune.



Pero día a día seguimos viendo como se culpabiliza antes de buscar causas y soluciones, y siempre los homosexuales somos los primeros en recibir. Ha ocurrido con el cóvid, con la viruela del mono e incluso se han creado noticias falsas señalando que la masacre de Texas la realizó una persona trans. 

dimecres, 18 de maig de 2022

LA HOMOFOBIA Y LA TRANSFOBIA A TRAVÉS DE LA HISTORIA. I PARTE.

 INTRODUCCION


¿Cuáles son los mecanismos que hacen posible los odios homofóbicos o transfóbicos? Homosexuales y transexuales han sufrido en muchas épocas la opresión, la discriminación y la persecución por parte del estado, la sociedad o las distintas confesiones religiosas. En este artículo no voy a entrar a analizar las causas de la homofobia, tan solo indicar como se ha vivido en las distintas etapas de la humanidad.





Intentar explicar cómo ha estado esta persecución o los odios hacia las personas LGTB en todos los tiempos de la humanidad en un formato breve no es tarea fácil. De entrada te encuentras con los clásicos tópicos sobre el ataque divino a Sodoma, decir que Roma y Grecia fueron un paraíso "rosa", o el señalar la Edad Media como una época de persecución feroz de la homosexualidad, o que la cultura azteca fue abiertamente homófoba al igual que el islamismo en su historia.


Es fácil, si sumamos todos los hechos acontecidos en una época que abarca varios siglos podemos llegar a conclusiones erróneas. En la Edad Media hubo persecución de la sodomía, es cierto, pero posiblemente el número de víctimas durante este milenio sea inferior a las de siglos posteriores, como lo fueron los siglos XVII o el mismo siglo XX.


Otro elemento que nos puede llevar a error es ver o analizar solamente las leyes de cada una de estas épocas. Como he repetido en otras ocasiones el concepto de sodomía no existía ( se empezó a usar el siglo XI) y muchos menos el de homosexualidad o transexualidad, por lo que cuando analicemos estos aspectos jurídicos hemos de ser muy cautos y saber interpretar correctamente a qué tipo de relaciones se refiere exactamente. 


Las traducciones generalmente han sido interesadas y poco fiables.

En muchas épocas las legislaciones que hoy definiríamos como homófobas tenían una intencionalidad distinta. Desde Justiniano o Felipe IV de Francia hasta Edgar Hoover se ha utilizado la homosexualidad para desacreditar, perseguir o eliminar a grupos o personas molestas.




ANTIGÜEDAD


El mundo mesopotámico aceptó con normalidad tanto las relaciones homosexuales como la transexualidad, el Código de Hammurabi reconocía el derecho de las Salzikrum (mujeres-varón) a escoger esposa y todo indica que no existía ningún tipo de ley que lo reprimiera. Fue el siglo XII a JC cuando aparece la primera ley que habla de penas o incluso castración para los homosexuales:


"Si un hombre ha yacido con su amigo y se prueban los cargos y se le encuentra culpable será castigado convirtiendole en eunuco." (1)

La primera divinidad condenada por su homosexualidad fue el dios egipcio Seth (2) Como en otras culturas antiguas el que un egipcio tuviera relaciones homosexuales no estaba mal visto, pero si que éste fuera penetrado,o fuera el actor pasivo de esta relación. Debía hacerlo a una persona de rango inferior. Diferenciaban los roles, y el activo estaba asociado al poder, al honor y a la fuerza; el pasivo a la sumisión e incluso a la deshonra. En la pugna entre Horus y Seth podemos observar que lo que les preocupaba no era el que tuvieran relaciones sexuales, sino cual de los dos era el penetrado, cual tenía el semen en el interior de su cuerpo. Seth por ello fue desterrado: un dios no podía ser penetrado sexualmente.


Tanto griegos como romanos despreciaban a los hombres que optaban por roles femeninos, llegando a dictarse persecución contra ellos, la discriminación les llevó a la marginalidad. Curiosamente sus héroes y divinidades no dudaban en transvestirse (Hércules o Aquiles) o transformarse (Zeus) para lograr sus objetivos, eso sí objetivos siempre muy masculinos: seducir a una mujer. (3)


Epaminondas, el gran estratega tebano, fue duramente criticado por no esposarse con una mujer y tener descendencia con ella. No solo no se casó nunca, vivió en pareja con Pelópidas durante veinte años, cosa poco frecuente en Grecia, y tuvo además sus propios erastés: Micetas, Asópico con quién luchó en Leuctra y finalmente Capìsdoros con quien fue enterrado. Para los griegos el tener amantes masculinos estaba socialmente aceptado, pero no tener una esposa y engendrar hijos estaba mal visto. (4)


Los romanos llevaron las relaciones homosexuales a un ámbito más privado. Las leyes suntuarias y del matrimonio de Octavio Augusto castigaban las relaciones extramatrimoniales entre personas de una misma clase, pero lo permitía si eran con personas de una casta inferior. (5)


Poca información tenemos sobre como veían romanos y griegos las relaciones sexuales entre mujeres, se desarrollaban en el ámbito de lo privado, aunque en la Grecia antigua se llegaron a celebrar ceremonias parecidas a las bodas entre mujeres. Autores que defendieron las relaciones homosexuales, especialmente la pederastia, atacaron y ridiculizaron el amor entre mujeres, como fue el caso del poeta bilbilitano, Marcial.


Nerón y Heliogábalo organizaron sus propias bodas y ambos optaron por ser la esposa en la ceremonia. este hecho enfureció a la sociedad romana, siendo posiblemente la causa de su propio asesinato. (6)


Para los romanos la pasividad era cosa de esclavos o libertos. Seneca decía:  "La pasividad sexual para un hombre libre es un crimen, para un esclavo una necesidad, para un liberto una obligación" (Extracto de la exposición "Sexo en Roma" del Museu Arquelógic de Badalona). En esta misma exposición un texto de Valerio Máximo explicaba como un hombre hallado en casa de una mujer casada para salvar su vida usa como pretexto que estaba detrás de un jovencito al que había visto en la calle, ello le salvó.


Tanto a Julio César como a Adriano se les atribuyó amantes masculinos. Pero mientras al primero se le echaba por cara, al segundo se le alabó. César conoció siendo joven al rey Nicomedes, famoso por su gusto por sodomizar efebos, la posibilidad de haber estado sodomizado lo utilizaron contra él  toda su vida, además de la expresión “César es la mejor esposa de los romanos”, que era un insulto para un noble romano.. Adriano amó al joven Antinoo, una relación que fue admirada por la sociedad de su tiempo, a la muerte del muchacho las ciudades más importantes levantaron estatuas en su honor, para hacer su belleza inmortal. (7)


Antinoo, museo de Delfos



En sus inicios el cristianismo nació con la voluntad de romper los estigmas, entre ellos el que afectaba a los "eunucos" (fueran o no de nacimiento), fueran judíos o gentiles. Pero esta apertura se va cerrando a medida de que se va convirtiendo en la religión oficial del Imperio Romano. En esta época se vive una situación curiosa, mientras las comunidades cristianas organizan uniones entre personas del mismo sexo y crean su propio santoral (Sergio y Baco), el cristianismo en el poder dicta las primeras leyes de persecución contra la homosexualidad (Emperador Teodosio el Grande). (8)

Santos Sergio y Baco.


Es también al final de la Edad Antigua cuando aparece la figura de San Agustín de Hipona, quien tras haber tenido relaciones bisexuales adopta el cristianismo e inicia una feroz campaña contra la presencia de la mujer en la iglesia y contra la homosexualidad. Fue uno de los fundadores del pensamiento homofóbico cristiano. (9)


EDAD MEDIA


Si Juan Crisóstomo y Agustín de Hipona crearon las bases de un discurso homófobo, Pedro Damián y Ramón de Peñafort  lo elevaron a la categoría de crimen o delito. 


El benedictino Pedro Damián (s XI) cita por primera vez el término sodomía en su "Liber Gommorrhianus" y señala "todas aquellas prácticas sexuales que no servían para la reproducción". En este libro intentaba atacar los distintos pecados contra natura practicados por los monjes de su época. Este monje presionó para que los sodomitas fueran expulsados del clero, pero el Papa se opuso, posiblemente porque de haberlo hecho se habrían quedado sin clero.


El predicador Ramón de Peñafort (s XIII) fue un dominico que persiguió implacablemente a la herejía, creó el concepto de pecado nefando como delito e intenté perseguir a las mujeres libres acusándolas de brujería.  En 1225 escribió su "Summa de Paenitentia" una compilación de textos sobre pecados y su penitencia, en ellos aparecía el pecado nefando, uno de los más graves pecados que el hombre puede cometer. "Este pecado reclama una venganza por parte de Dios, porque como dice San Agustín, viola la asociación que debe existir entre Dios y nosotros: la perversión del apetito sexual embrutece la naturaleza de la que Él es su autor"


Para él tan culpable era el que cometía el "crimen" sodomítico una vez, como el que lo hacía habitualmente, y lo comparaba con quien asesina a su madre: "solo se puede ser matricida una vez". Sus aportaciones al derecho canónigo sirvieron de base para las acusaciones de sodomía en los reinos cristianos que no lo contemplaban ni en sus fueros, pues eran de obligado cumplimiento al ser dictadas por el Papa.


Poco sabemos de como fueron las relaciones sexuales entre mujeres  durante la Edad Media. Las leyes monacales regulaban la vida de los conventos femeninos o los castigos contra monjas que sentían "deseos carnales" hacia otras monjas, o la prohibición de componer canciones o poemas amorosos. Entrado el siglo XIII se dictaron leyes que prohibían a las monjas dormir juntas y tener una vela abierta toda la noche para poder ser observadas. Muchas monjas eran hijas de familias bienestantes sin ninguna vocación religiosa que eran obligadas a entrar en el convento ante la imposibilidad de un matrimonio. 


La primera ley civil que condenaba a las lesbianas fue el Código de Orleans, 1260. Esta ley se refería principalmente a  la sodomía, pero contenía una breve referencia al sexo entre mujeres:  "Mujer que lo hace debe perder cada vez un miembro y a la tercera deber ser quemada". La palabra lesbiana no empezó a utilizarse hasta el Renacimiento.


Aunque algunos historiadores minimizan el discurso homofóbico de Tomás de Aquino, lo cierto es que éste influyó de forma decisiva en la actitud de la iglesia cristiana y los reinos occidentales durante siglos. Éste  trató de demostrar que la sodomía se oponía a la naturaleza: la naturaleza había creado la sexualidad para la procreación, usarla para cualquier otro propósito iba contra la naturaleza. (13)


Bible moralisée, s XIII_XV



El de Aquino no utiliza Sodoma ni ninguna catástrofe bíblica para hablar de la homosexualidad. Centra su argumentación en intentar demostrar que la finalidad de las relaciones sexuales es la procreación. Para él la conducta natural se opone a la conducta "contra natura". 


En la Summa Theologiae engloba los pecados de la carne dentro del vicio de la lujuria. Según él, ésta sobrepasa la manera racional de vivir y el "orden" natural. La lujuria (dentro de ella el "vicio" contra natura) repugna la recta razón y es pecado. Es pecado contra natura la masturbación, el bestialismo y el vicio sodomítico. Éste último se comete cuando se realiza entre sexos "no debidos". Para Tomás de Aquino el orden natural estaba marcado por Dios, por ello este pecado era una injuria contra éste.   “La sodomía es llamada ‘el vicio antinatural’ por la gente común, y por ello puede decirse que es antinatural” "Debe notarse que podemos referirnos a la naturaleza humana como lo peculiar al hombre, y en este sentido todos los pecados, en la medida en que se oponen a la razón, se oponen a la naturaleza 


Los reinos de la península Ibérica apenas dictaron leyes contra la sodomía. Alfonso X el Sabio en sus Siete Partidas dictó terribles leyes contra los sodomitas, pero apenas se pusieron en práctica por la oposición de las ciudades que consideraban que invadían competencias suyas. Algunas ciudades como Tortosa o Teruel tenían fueros que sí señalaban penas contra ellos. Pero los Fueros y Usos (Usatges) de los territorios de la Corona de Aragón no penalizaban. Los procesos que se realizaron fueron al amparo de las leyes decretales del Papa, y más por motivos políticos. 


Las primeras leyes contra los sodomitas fueron posteriores a esta edad. En Castilla y sus territorios de ultramar  fue a través de la Pragmàtica de Medina del Campo (1497), los territorios de la Corona de Aragón fue por una bula papal de 1525 que dio competencias a la Inquisición para perseguir a la sodomía.






INFORMACIÓN

(1) La historia de la homosexualidad escrita para fundamentalistas.

http://lacienciaysusdemonios.com/2011/11/14/historia-de-la-homosexualidad-contada-para-fundamentalistas-1a-parte/

(2) Seth y Horus

http://leopoldest.blogspot.com.es/2013/08/seth-y-horus-la-vision-de-la.html

(3) Transexualidad en la mitología griega:

http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/01/la-transexualidad-en-la-mitologia.html

(4) El tebano Epaminondas

http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/08/el-tebano-epaminondas-el-hombre-que.html

(5) La homofobia romana

http://leopoldest.blogspot.com.es/2013/08/la-homofobia-en-tiempos-del-imperio.html

(6) Heliogábalo, el emperador que quiso ser emperatriz

http://leopoldest.blogspot.com.es/2013/07/heliogabalo-el-emperador-que-quiso-ser.html

(7) Julio César, la mejor esposa romana

http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/02/cesar-la-mejor-esposa-romana.html

(8) Teodosio y la persecución de la homosexualidad

http://leopoldest.blogspot.com.es/2010/09/de-como-teodosio-el-grande-por.html

(9) San Agustín y el caldero de amores.

http://leopoldest.blogspot.com.es/2010/10/san-agustin-y-el-caldero-de-amores.html

(12) Ramón de Peñafort 

https://leopoldestape.blogspot.com/2014/07/ramon-de-penyafort-el-predicador.html

(13) Tomás de Aquino

http://leopoldest.blogspot.com/2014/06/tomas-de-aquino-y-el-vicio-sodomitico.html


Mas


Riera, Jaume. Sodomites catalans, Ed Base

Boswell, John. Cristianismo, Tolerancia Social y homosexualidad. Ed Egales

Boswell, John, Las Bodas de la Semejanza. Muchnick editores


diumenge, 1 de maig de 2022

UN PASEO POR LA HISTORIA DE LA DIVERSIDAD SEXUAL Y DE GÉNERO DE ESPAÑA.

 En todas las épocas desde la Prehistoria, en los distintos pueblos de la Península Ibérica han existido personas que han amado a otras del mismo sexo, o los han deseado o lo han hecho indistintamente. También personas que no se han sentido identificadas con el sexo asignado o que al nacer han interpretado mal su género. Y no siempre se les ha reprimido.





Antes de la romanización de la península, en las distintas tribus se podía ver
mujeres que salían a cazar o a luchar junto a los guerreros, como una más,
mientras que había hombres que se quedaban cuidando a los niños y
curando a los enfermos. Ello fue visto con gran escándalo por parte de los
primeros exploradores, especialmente por los Pompeyo. Las leyes romanas
no castigaban ni las relaciones homosexuales, ni la transexualidad, pero los
hombres más femeninos o las lesbianas eran fruto de escarnio. Al final del
imperio las corrientes neoplatónicas y estoicas se unieron al cristianismo para
rechazarlo al considerarlo antinatural y contrario a la ley de dios, fue entonces
cuando se realizaron las primeras leyes penalizantes, leyes recogidas
después en las recopilaciones visigóticas. En el siglo XIII aparecieron los
primeros fueros o usos (Usatges) que dejaron de contemplar cualquier
penalización.

Las primeras leyes que condenaron la sodomia fueron las Partidas de Alfonso
X el sabio (que no se aplicaron por invadir competencias de las ciudades) y
las leyes decretales del papa Gregorio IX (1230) de obligado cumplimiento
para los reinos cristianos. Apenas se aplicaron y cuando lo hicieron fue para
reprimir grupos o personas contrarias, como contra los templarios.
La primera ley que condenaba la sodomia fue promulgada por los Reyes
Católicos en 1499, Pragmática que afectó al reino de Castilla y los territorios
de Ultramar. 

Las 7 Partidas de Alfonso X



En los reinos de la Corona de Aragón se dieron las
competencias al Santo Oficio a partir de 1525, aunque sus leyes no se
promulgaron hasta el reinado de Felipe II. Centenares de personas fueron
quemadas, especialmente en Zaragoza, València o Sevilla. La Inquisición fue
disuelta en 1820, y la Constitución de 1848 despenalizó la homosexualidad.

Salvo un breve período al final de la dictadura de Primo de Rivera, las
relaciones homosexuales no fueron penalizadas hasta 1954, mediante la Ley
de Vagos y Maleantes, antes solo el Código Militar las contemplaba como
crimen. En 1970 apareció la Ley de Peligrosidad Social, una ley con voluntad
preventiva que quería condenar por ser y no por hacer. Durante esta época la
mayor herramienta represiva fue la policía, las constantes redadas hicieron
pasar por las comisarías a miles de homosexuales y transexuales, recibiendo
vejaciones, malos tratos y en alguna ocasión violaciones. A disposición
pasaban los detenidos con pocos medios, ante el juez no tenían derecho a
defensa y al acabar la condena eran desterrados de sus poblaciones.
La LPS motivó la aparición del primer activismo en Catalunya, AGHOIS, que
más tarde fue la base del Frente Español de Liberación Homosexual. Al final
del franquismo aparecieron las primeras asociaciones, en 1977 el FAGC llegó
a tener cerca de mil afiliados.




En 1978 se eliminó la palabra homosexual de la LPS, pero siguieron las
redadas, especialmente contra transexuales. Los jueces dejaron de dictar
sentencias mucho antes.

La aparición del sida (1981) y el asesinato de Sonia Rescalvo en Barcelona
(1991), obligó a entidades y organismos políticos a modificar actuaciones y
leyes. Así aparecieron las leyes de parejas de hechos en distintas
autonomías y la aprobación de la igualdad de derechos a la hora de formar
matrimonio en el 2005 por el gobierno Zapatero.



A inicios del 2002 se descubrió que personas condenadas por mantener
relaciones homosexuales, aún tenían antecedentes penales. Algunas
autonomías elaboraron leyes contra la LGTBfóbia y para defender los
derechos de las personas trans, pero la falta de una ley estatal dificulta su
aplicación real. En el caso de la ley trans, el feminismo TERF se opone
rotundamente a su reconocimiento.

Hoy junto a un pleno reconocimiento de los derechos de las personas LGTB,
una coeducación que visibilice la diversidad sexual y de género y una
atención específica en los centros sanitarios y residencias a las personas
LGTBI, la mayor preocupación está en el aumento de grupos de extrema
derecha que van entrando en instituciones proclamando su veto a cualquier
reconocimiento e intentando acabar con todos los programas y ayudas que se
han realizado hasta hoy, auge que también se sufre en la calle con un
constante aumento de las agresiones a personas LGTBI.



LA REINA DEL BARRIO "CHINO"