dimarts, 18 d’octubre de 2011

EUGENIO DE SABOYA, MARTE SIN VENUS.

En la mas libertina que liberal corte de Luís XIV, destacaba por encima de todos su hermano Felipe de Orleans. Éste siempre iba rodeado de una corte de juerguistas, amantes entre ellos. Al mismo príncipe le encantaba vestirse con ropa femenina, especialmente la mas íntima.
Entre este grupo había un joven, ni alto, ni agraciado, era el Príncipe Eugenio de Saboya (1663-1736). Éste al llegar a los 20 años solicitó al Rey Sol su ingreso al ejército francés, y  le fue denegado. Su respuesta fue vestirse de mujer y junto al Duque de Turena salir a perseguir cortesanos. Pocos meses después taba al servicio del Emperador de Austria. El motivo de negársele la entrada en el ejercito francés no fue su homosexualidad, sino el hecho de que su madre, ex amante de Luís XIV, había caído en desgracia.
Militar de prestigio, considerado héroe nacional en Austria. Luchó contra el turco, conquistó Belgrado, luchó contra los borbones en España e Italia. De no haber abandonado España, la Guerra de Sucesión habría tenido un final muy distinto. Sus palacios en Viena o Berlín forman parte de las rutas gays de estas dos ciudades. Uno de sus mas célebres palacios fueron los Belvederes de Viena.



Nunca se casó, su homosexualidad era conocida públicamente y vivió gran parte de su vida con el marqués de Moussaye. Sus compañeros de armas le llamaban "Marte sin Venus". Al morir fue enterrado con todos los honores en la Catedral de San Esteban de Viena.

8 comentaris:

  1. Una historia aleccionadora sobre el ejercito y la homosexualidad, hoy que tanto se tiende a confundir el tocino con la velocidad.

    ResponElimina
  2. La historia militar y la homosexualidad han ido unidas siempre muy estrechamente. Los siglos XVII-XVIII no solo conocieron a Eugenio de Saboya, el propio hermano del rey mas princesa que principe de Orleans fue un aguerrido militar, uno de sus amantes, el duque de Lorena, también lo fue.

    ResponElimina
  3. El problema es que mientras príncipes y arisócratas se ponían lencería fina en la intimidad, la iglesia perseguía a los disidentes acusandolos de sodomía en muchas ocasiones. Unos debian estar en el armario y otros lo lucian publicamente, así con el tiempo las relaciones homosexuales se realacionaron con la aristocracia decadente, un vicio dandy.

    ResponElimina
  4. Siempre ha habido esa doble barra de medir, todo un ejercicio de hipocresía.

    ResponElimina
  5. Xabier Lizarraga Cruchaga23 d’octubre de 2011, 23:10

    Así es, querido Leopold, no olvidemos a Alejandro Magno y al hombre de todas las mujeres y mujer de todos los hombres, reina de Bitinia: Julio César... y tanto otros. Bella semblanza, gracias, una vez más.

    ResponElimina
  6. vamos descubren que el agua moja , el libertinaje sodomita siempre a existido en el poder, quien manda puede practicarlo sin trabas

    ResponElimina
  7. Este debate sólo Demuestra que la mojigateria ha existido hoy y siempre, la identidad sexual de una persona no la hace mala o buena. En este caso se trata de un héroe patrio para austria y, sin duda, un gran estatega militar.

    ResponElimina
  8. La homosexualidad del principe eugenio solo demuestra la mojigateria ha existido hoy y siempre, se rasgan las vestiduras ahondando en su identidad sexual y lo cierto es que.se trata de un heroe nacional para austria y sin duda un gran estratega militar.

    ResponElimina