dissabte, 26 de maig de 2012

LAS RELACIONES HOMOSEXUALES A TRAVÉS DEL ARTE. (II PARTE)

En esta segunda parte vamos a ver como las distintas culturas orientales representaron las relaciones homosexuales a través de sus distintas representaciones artísticas. Desde Japón hasta Turquía, durante siglos se vivieron estas relaciones con mucha mas naturalidad de lo que en muchas ocasiones se ha intentado vender. Como vimos en la primera parte en el antiguo Egipto ya se encontraron pinturas y murales que la representaban.ç






Fue con la llegada de los misioneros cristianos, primero, y las potencias occidentales, después, cuando empezó a considerarse pecaminosa o delictiva, para mas adelante al ver que los occidentales la practicaban ocultamente, considerarla un vicio extranjero.


Japón entre los siglos XVII y XIX desarrollo una importante y floreciente industria de grabados de contenido erótico. Son los denominados shunga. Estos grabados no acostumbraban a producirse como láminas sueltas, como hoy los podemos visualizar, sino en rollos de formato horizontal.


El shunga ( «imágenes de primavera») es un género de producción visual japonés que tiene como tema principal la representación del sexo. El floreciente negocio que representó llevó a que estos trabajos fueran firmados y sus autores gozaran de notoriedad pública: Ishikawa Toyonobu 1711-1785, Suzuki Harunobu,  Miyagawa Choshun, etc.








En China se consideraba que homosexualidad se debía a la existencia, en un individuo, de una mayor carga de la energía del sexo contrario de lo habitual, por lo que no se la considera algo antinatural sino al contrario se creía que los homosexuales, practicantes de la manga cortada, eran personas más equilibradas en su naturaleza que el resto.

Al igual que en japón su producción fue muy importante y durante muchos siglos. Al final del s. XIX con la llegada de los occidentales empezó la persecución y ocultación de la homosexualidad. Con la revolución cultural de Mao se destruyó gran parte de este legado, se salvaron rollos de dibujos y pinturas en distintas colecciones privadas.




 El mundo islámico y en especial el chií, no  persiguió las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, incluso sus líderes se mostraban orgullosos de tener jóvenes amantes.  Durante el siglo XVI se produjo una abundante producción de miniaturas:







Los hombres mas poderosos les gustaba mostrarse junto a sus jovenes amantes. Uno de sus mas poderosos lideres, el Sha Abbás I fue representado de forma claramente amorosa en numerosas miniaturas con sus pajes. 


En muchas representaciones aparecen los ghilman , una especie de esclavos sexuales. La mitología los situaba en el Paraiso al que llegaban célibes para satisfacer los deseos de los musulmanes justos. En la tierra estaban al servicio de sultanes o generales. Generalmente eran eunucos.




Al igual que otros paises orientales, en la India se desarrolló una importante industria de pinturas, miniaturas y dibujos en los que podía observarse todo tipo de relaciones sexuales, destacando los temas relacionados con el Kamasutra. Aquí se llegaron arepresentar las relaciones sexuales dentro de los propios templos.

Como ha sucedido en otros muchos lugares, los movimientos anticoloniales y el exceso de celo de muchos nacionalistas, que llegaron a interiorizar totalmente los valores de los dominadores, empezando por el mismo Mahatma Ghandi (que desconfiaba profundamente de toda sexualidad), dieron a la homosexualidad la calificación de "vicio occidental", lo que ha llevado a una destrucción sistemática de los muchísimos ejemplos de prácticas homosexuales esculpidos en los templos o a la "heterosexualización" de algunas figuras, lo que da a los mismos hindúes una visión bastante sesgada de su pasado.







En Turquía la representación de jóvenes danzantes con atuendos femeninos estuvo muy extendida durante siglos. Eran los  koçeks de origen gitano, armenio o judío, ya que los turcos no podían tener una profesión considerada "humillante".


1 comentari:

  1. no es por nada pero en la segunda "pintura" que en este árticulo se muestra se ve a un hombre de rasgos occidentales siendo penetrado por un "asiático"...lo que nos llevaría a pensar que el acto de homosexualidad era usado como sinónimo de humillar a alguien(al hombre "occidental"), y este es el sentido que siempre se ha dado a penetrar a otro hombre en cualquier cultura antigua o moderna. (es decir,no se veía como algo bonito o deseable)

    ResponElimina