dilluns, 4 de març de 2013

JULIO II, GUERRERO, MAQUINADOR Y SODOMITA.


Guiliano della Rovere (1443-1513) fue coronado Papa con el nombre de Julio II en 1503. Conocemos su gran labor como mecenas y protector de artistas como Miguel Angel Buonarroti o Rafael Sanzio o `por ser quien inició la construcción de la actual Basílica de Vaticano. Encargó a Miguel Angel los frescos de la Capilla Sixtina o la construcción de su propia tumba, inacabada, con la impresionante escultura de Moisés. Julio II transformó Roma en el centro del Renacimiento italiano

Inició su carrera a la sombra de su tío Sixto IV Papa. Sus enfrentamientos contra el Papa Borja Alejandro VI son célebres, le acusó de llegar al papado mediante el engaño y el soborno, métodos que utilizó para él mismo llegar al papado. Una vez en el poder se dedicó a guerrear contra todos los vecinos para recuperar feudos. Guerreó contra venecianos y franceses y autorizó a Fernando el católico a anexionarse Navarra con el pretexto de que este reino apoyaba a los albigenses.



Todo aquello que denunció de Alejandro VI, lo practicó sin ningún pudor. Tuvo una amplia familia, varios hijos bastardos, fue un bebedor empedernido, sodomita, sanguinario, maquinador y gobernó Roma como un monarca absolutista. Un personaje maquiavelismo que bien pudo inspirar el célebre libro del escritor florentino.

Su afición por los jóvenes motivó muchos comentarios jocosos de sus enemigos:

 "Dele la vuelta, santo padre, a san Pedro 
y ponga freno a su ardiente deseo
porque disparando a ciegas,
el resultado final será fallido
y el deshonor se hará presente
aunque siempre haya alguien
que le empuje por detrás
pero estando contento
con el vino de Corso, Trebbiano y Malvasia
y en un bello acto de sodomía
usted lanzará loas y bendiciones
en compañía de Squarcia y Curcio en su sagrado palacio

guardando la botella en su boca y el miembro en su culo." (Marino Sanudo, poeta veneciano)

Es necesario recordar que todas estas críticas venían de sus enemigos venecianos, franceses o protestantes. Como lo fue el historiador veneciano Girolamo Priuli:

"El sabe vivir con sus calamidades  y mas cuando es visto con un hombre joven, que ayuda a dar bulo a su afición a se un compañero pasivo u aficionado al vicio de Gomorra"

Lo que es cierto es que decretó la creación de prostíbulos masculinos obligando a entregar la cuarta parte de lo recaudado a la iglesia. También lo es la sífilis que le complicó la vida y le llevó a la muerte. Los últimos años de su vida se advertía a los peregrinos que visitaban al Papa no debían besarle los pies. 


Moisés, en la tumba de Julio II.


Mientras Miguel Angel realizaba las pinturas de la Capilla Sixtina Julio II se fijó en el retrato del profeta Zacarias con un  libro que colocaba en su manos, se fijó que era su propio retrato y exclamó. "No me representa a mi, deberías ponerme con una espada".





Mas información:

Sixto IV

LOS PAPAS Y EL SEXO. ERIC FRATTINI

El tormento y el éxtasis



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada