dijous, 18 d’agost de 2011

LOS GHILMAN, MITOLOGÍA Y REALIDAD.

Según el Corán en el paraiso existen unas criaturas cuyo fin es dar satisfacción a los musulmanes justos. Son los Ghilman, de sexo masculino, o Huríes, del femenino. Todos ellos llegan célibes y jóvenes al paraiso. Los muchachos acostumbran a ser eunucos y feminizados, aunque no necesariamente. El Corán los cita en cuatro estaciones, pero su presencia en la mitologia india, persa u otomana es constante en los textos de la edad Media.

Su función consintia en servir, acompañar o dar satisfacción sexual a sus nuevos dueños, quienes para llegar allí debian haber sido respetuosos con los preceptos coránicos, es decir unos musulmanes justos. Como criaturas del paraiso jamás envejecían.

Pero los ghilman no sólo está presente en el Corán o la mitología persa, la historia nos los muestra en la tierra, en muchas cortes otomanas, en el Califato Abbasíi o en las cortes medievales hindúes.

Las primeras noticias que tenemos de ellos es en el siglo IX, eran prisioneros de origen turco que pasaron a ser soldados esclavos, llegando a protagonizar revueltas y a tener su propio ejército. Eran célibes sea por decisión propia o tal vez por ser eunucos. Por ello no llegaron a formar dinastías.

Los esclavos recibían un trato distinto según el temperamento o el capricho del nuevo dueño. Así unos eran tratados cruelmente, otros pasaban al séquito personal y afectivo, algunos eran castrados. Los ghilman eran apreciados por su extrema belleza, por lo generalmente pasaban a formar parte del servicio personal, llevaban ropas muy vistosas, joyas, se perfumaban.


Los ghilman jugaban también un importante papel en la educación sexual de los hijos de los magnates musulmanes, pues para preservar la virginidad de sus hijas, preferían que sus muchachos se iniciaran sexualmente con los esclavos propios.



 Fuente:
http://en.wikipedia.org/wiki/Ghilman

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

LOS AIKANE DE LOS MARES DEL SUR