dilluns, 24 de gener de 2011

LEOPOLD Y LOEB, UNA HISTORIA DE CINE.

Durante muchos años la presencia de homosexuales en el cine estaba ligado al mundo de los bajos fondos, cuando no era así eran personas enfermas, resentidas y generalmente asesinas. Es el caso de Waldo Lydecker en "Laura", Cairo en "El  halcón maltés", etc.


Cuando aparecia una pareja de amantes del mismo sexo era para representar la maldad mas absoluta. Richard Eugene (Dick) Hickock y Perry Edward Smith inspiraron "A sangre fría" novela de Truman Capote llevada al cine. Pero la historia real de Leopold y Loeb fascinó tanto que fue llevada hasta en cinco ocasiones a la gran pantalla.



Leopold y Loeb eran dos jóvenes de 19 y 18 años, de una familia acomodada de Chicago, con un expediente escolar ejemplar y un coeficiente intelectual por encima de lo normal. Entusiastas lectores de Nietzsche y su teoría del superhombre, empezaron a teorizar sobre el crimen perfecto y planearon ejecutarlo. Sin duda poco entendieron de la filosofía del célebre pensador alemán.

Una tarde de mayo de 1924 salieron con su coche y se encontraron con un joven de 24 años, lo invitaron a subir y lo asesinaron. Luego rociaron ácido sobre su cara y lo malenterraron en una zanja de desagüe. Simularon un secuestro y solicitaron 10.000 dolares a la familia. Fue una chapuza monumental.

Cuando apareció el cadáver las gafas de uno de ellos estaban junto a él. La policía no tardó en detenerles y una vez en comisaría no aguantaron el interrogatorio y acabaron denunciándose  mutuamente.

El juicio fue seguido con gran expectación. Se trataba de dos miembros de la alta sociedad de Chicago a los que les podía caer la pena de muerte. Su defensor fue un activista contrario a la pena capital. Basó su defensa en el hecho de que eran amantes y homosexuales, eso equivalía entonces a enfermos y desviados sexualmente. La alegación de locura transitoria (la homosexualidad estaba considerada una enfermedad mental) les salvó de la pena capital, pero fueron sentenciados a cadena perpetua.

El tema ha sido llevado 4 veces al cine. La primera vez en 1929 "Cuerda" de Patrik Hamilton, que sirve de base para la versión que realizó Alfred Hitchcock en 1.948, con el nombre de La soga.



Meyer Levin noveló la historia en 1956 cambiando el nombre a los personajes. Dos años después Richard Fleischer con el título "Compulsión" la llevó al cine, con la presencia de Orson Welles como abogado defensor.


"Swoon" de Tom Kalin en 1985, "Juegos divertidos" del austriaco Michael Haneke en 1997,  están también inspirados en esta historia. Incluso Broadway ha estrenado un musical inspirado en la historia de Leopold y Joeb: "Emocioname"

1 comentari:

  1. He visto la soga pero no lo tenía relacionado,
    Es un tema penoso pero interesante.
    Gracias Leopold.

    ResponElimina