dijous, 22 de gener de 2015

APUNTES SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD EN MELANÉSIA

Melanésia es un conjunto de islas formada por varios estados, como Papúa Nueva Guinea, Salomón, Vanuatu o Nueva Caledonia. Numerosas etnias y grupos lingüísticos se concentran en estas islas. Se pueden distinguir dos grupos lingüísticos distintos: los hablantes de las lenguas papúes y los de las lenguas oceánicas melanesias, aunque existen unas 350 lenguas habladas por distintos grupos étnicos, a veces de reducidos tamaños.



La homosexualidad está muy extendida en Melanésia,  la sexualidad en general y la homosexualidad en particular forman parte de su tradición. Las relaciones homosexuales en esta amplia zona son distintas a las de otros lugares, posiblemente por no haber estado contaminadas por la homofobia occidental. Estas relaciones están siempre estructuradas por edad, que es la variable clave que las define, como en el ritual del muchacho y su mentor o "inseminador", rituales que recuerdan las civilizaciones antiguas.




Gilbert H. Herdt, antropólogo,  señala cuatro tipos de prácticas entre individuos del mismo sexo: las estructuradas por la edad, por el género, por la clase y las homosexuales. Estas prácticas no afectan al conjunto de la población, él las sitúa entre un 10% y un 20%. Layard, otro antropólogo, llama a estos grupos "sociedades admiradoras de hombres" y "comunidades de compañeros". Viven en poblados pequeños y con pocos habitantes, y existe un gran desequilibrio a favor de los varones frente a las mujeres así como una baja tasa de fertilidad, factores que pueden estar relacionados con su cultura de la sexualidad.

Para estos pueblos los términos homosexualidad o pederastía no existen, y estas prácticas forman parte de su cultura, por lo que no ven en ello el estigma que las sociedades occidentales han importado a otros lugares, como África.

"Practican admisiones ceremoniales celebradas para un cierto número de candidatos, siempre masculinos y de pertenencia obligatoria. Esta iniciación sitúa a los muchachos en sociedades secretas de hombres de las que las mujeres y los niños están totalmente excluidos. Suele producirse antes de la pubertad e indica también una separación de la madre, del hogar y de los compañeros de juegos. En suma, un rito de paso con toda la fuerza del tabú, tan característica de las sociedades exóticas, donde la tecnología o la economía se han mantenido en grados de desarrollo ínfimos. El acto homosexual incorporará al muchacho al nuevo grupo, con un estatus nuevo. Desde el punto de vista de los nativos, la meta clave del contacto sexual es la "inseminación", es decir, introducir el esperma en el cuerpo del muchacho para que pueda crecer, lo que actúa como función social para el mantenimiento del culto, la obediencia a la autoridad, el desarrollo de la agresividad y la definición antagónica frente a las mujeres." (1)

En muchas ocasiones este tipo de prácticas homosexuales no buscan  el simple placer sexual, existe la creencia de que con el semen del joven amante se fortalecen. Una vez los jóvenes son considerados adultos, adoptan a otro joven amante y empieza una nueva iniciación.



Según Gilbert H. Herder podemos distinguir cinco tipos de categorías culturales que son(2):

Juego erótico: es básicamente el chemonyi, gastar el semen para conseguir el orgasmo. Se prefieren más los contactos entre varones que entre mujeres, ya que una esposa (que no es más que una propiedad sexual) es menos excitante que un joven o una mujer virgen. Esta categoría también es empleada en las felaciones homosexuales, aunque el receptor de semen lo toma para su “crecimiento”. 

Procreación: contactos heterosexuales de genital a genital que produce el nacimiento de una descendencia. La inseminación oral de la mujer prepara al cuerpo y lo fortalece para hacer niños. Esto también hace que la mujer pueda crear leche materna, con la creencia de que el semen se transforma en leche. Dentro del vientre, la leche se transforma en tejido fetal: hueso, piel, músculos y órganos. 

Crecimiento: el crecimiento humano se debe a la ingestación de semen o sus equivalentes (leche materna o nueves de pandanáceo). El crecimiento masculino es debido a las inseminaciones durante su infancia, asemejando las felaciones con el amamantamiento. Estos espermas serán distribuidos por el cuerpo y harán madurar la piel, los huesos y el cráneo. El semen también será acumulado como un embalse en los genitales del joven y su función es el desarrollo del vello corporal y el de un pene maduro, además de para poder tener contactos sexuales posteriores. 

Fortaleza: el semen masculiniza el cuerpo de una persona. “En términos masculinos sambia, la fortaleza es un producto de transacción que hace uso de la secreta adquisición sexual de semen de otros hombres por parte del padre, que luego él utiliza para alimentar a su esposa, cuyo cuerpo, a su vez, tiene una capacidad ‘natural’ para almacenar el fluido y convertirlo en alimento de pecho que fortalece y madura al niño”

Espiritualidad: es una composición de elementos naturales y sobrenaturales. En esta categoría están los espíritus familiares más importantes que se cree que los hombres varones los transmiten mediante el semen. Los muchachos solo heredan a los familiares del padre mediante el semen. También la concepción del alma entra en esta categoría, que muchos creen que es producto del esperma del padre.

Un ejemplo de estas tribus son los BIG NAMBAS. Viven en aproximadamente diecinueve aldeas en la región de la Malekula Interior (Vanuatu). La iniciación de los jóvenes varones se hace a través de ritos homosexuales. Los hombres mayores muestran su poder con sus falos erectos que constituyen un indicativo de dominación masculina.

La iniciación empieza a los 10 años aproximadamente. A esta edad son enviados con los mas ancianos. Alli aprenden a trabajar en el campo, por la noche duermen con ellos, teniendo relaciones sexuales. Al ser considerados adultos de les entrega un cinturón de corteza para vestirse. El antropólogo Giart opina que  "abuelo y  nieto no tienen una relación homosexual en el sentido occidental (por lo pronto, no hay libre elección de la pareja sino una manifestación del tabú) y que sería más preciso decir que se masturban el uno al otro". (1)

Otros  antropólogos señalan que estas prácticas homosexuales están altamente desarrolladas. Los jefes tienen mas de un joven amante, llegando a tener mas relaciones sexuales con ellos que con sus esposas.    A veces, los hombres permiten que sus amantes tengan relaciones sexuales con otros hombres a cambio de regalos, pero sólo durante breves espacios de tiempo. El coito anal en estas tribus acostumbra a realizarse de pie. 

Deacon señala que los vínculos entre los miembros de esta tribu no son solo de índole sexual, en muchos casos se pueden ver parejas que conviven, trabajan juntos y cuando uno muere el otro llora intensamente.






 Mas información:

 (1)  Ritos y tabúes homoeróticos en Melanésia:

(2) Las realaciones homoeróticas de los pueblos melanésios:






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada